ALABANZA A DIOS – En medio de la tragedia


En medio de la desesperación el domingo los haitianos levantaban sus manos al aire pidiendo a Dios que aliviara su dolor.

La catedral principal de la ciudad, construida en 1750, ahora es una pila de escombros. Por esta razón  la parroquia celebraría un servicio improvisado en la acera, cerca de un parque público donde decenas de personas sin hogar acampan.

Posiblemente el sermón del obispo sea la su tarea más difícil, se trata de llevar un mensaje de esperanza a muchos que lo han perdido todo.

“Tenemos que mantener la esperanza”, dijo el obispo Marie Eric Toussant, aun reconociendo que no tenía recursos para ayudar a aliviar el sufrimiento de sus feligreses, y sin saber aún si la histórica catedral volverá a ser reconstruida.

Las iglesias juegan un papel muy importante en la sociedad haitiana. Por esta razón el Presidente René Préval convocó a los líderes religiosos y de negocios el sábado en la estación de policía que se ha convertido en su cuartel general. El propósito de la convocatoria fue para pedir a las iglesias que se centraran en mantener a la gente alimentada, pero le dio poca orientación sobre lo que el gobierno estaría haciendo.

“Ellos todavía están tratando de averiguar qué hacer,” dijo el Obispo Episcopal de Haití, Zache Duracin.

En Port-au-Prince el domingo, algunas personas parecían demasiado preocupados por la supervivencia, o demasiado confusas, para pensar en la iglesia.

Un hombre joven que vive en el parque frente al palacio presidencial con miles de personas sin hogar parecía perplejo cuando le preguntaron si iría a la iglesia.
“¿Es el domingo?”, Dijo.
Sin embargo, otros haitianos pasaron la mañana en busca de consuelo espiritual.

Llevando su Biblia, recorrieron las polvorientas calles a pie en busca de reuniones de oración al aire libre. Las Iglesias que destaban en pie, que una vez estuvieron llenas de feligreses apasionados estaban vacías.

Por otro lado, tres mujeres de edad llegaron alrededor de las nueve con vestidos muy limpios y sin arrugas buscando un servicio.

Pero en su lugar encontraron una reunión de tema físico y no espiritual. Más de 1.200 personas que estaban acampando en el campo de fútbol del campus, y en un bosque de sombra, escuchaban a un hombre con un megáfono y guantes de látex informando al grupo sobre normas de higiene.

Más tarde, llegaron más personas y de izquierda, incluidos Dorsainvil José, de 53 años, que llevaba una Biblia de cuero rojo con su cabeza envuelta en una venda dijo:

“Nos gustaría orar, pero no hemos encontrado a nadie”.

El Obispo Duracin dijo que ;a organización y la supervivencia siguen siendo las prioridades tanto para las personas como para las instituciones.

“La mayoría de las iglesias están abajo”, dijo, que se calcula que más de 100 de las 140 iglesias episcopales se habían derrumbado. “Casi no hay lugar para el culto o la oración”.

La gente tiene miedo de entrar en los edificios, incluidas las iglesias, que no se derrumbaron, dijo, incluido él mismo. Su casa fue completamente destruida, así que él estaba durmiendo en una de las tiendas de campaña que fueron distribuidas a cerca de 40 familias.

Dijo que desde el terremoto, no se había dado un sermón único y estaba todavía tratando de averiguar qué decir. Cuando se le preguntó qué partes de la Biblia que había estado considerando últimamente, respondió rápidamente: “Job”.

Como Job, que perseveró por la muerte y la destrucción, el obispo Duracin dijo que espera que Haití pronto encuentre una manera de seguir viviendo.
“Tenemos que buscar las oportunidades de la catástrofe”, dijo. “Tenemos que llorar. Tenemos que sufrir. Pero tenemos que levantar porque la vida tiene que continuar”.

Fuente: Cristianos.com / Iglesia En Marcha.Net
25 Ene '10

Deja un comentario

*