IGLESIA EN VIETNAM – Bajo ataque

A principios de este año, Christian Aid informó que los cristianos en Vietnam estaban sufriendo abusos. Esto se ha dado mayormente en las zonas rurales, ya que los perseguidores evitan las leyes del mundo exterior. En un área remota, durante los últimos 5 años, se han registrado diversos actos de violencia, que incluyen la destrucción de viviendas y torturas a personas. Estos informes son continuos. Cuando el gobierno comunista fue criticado por esto, negó cualquier tipo de restricciones o malos tratos hacia los cristianos.

Pastor humillado en una denuncia pública

Sin embargo, Christian Aid acaba de recibir otro informe alarmante del Pastor Mai Hong Sanh de la iglesia Misión Buenas Noticias en Vietnam: “El 31 de julio de 2009, a las 8:00 am, fui convocado a una vista de una denuncia pública organizada por autoridades de la ciudad. Había unos 120 empleados del gobierno presentes, y un gran número de policías que guardaban el edificio durante todo el proceso. Yo estaba siendo denunciado públicamente por:”

•    Construir una casa y de haberla construido en tierras agrícolas
•    La operación de un centro de entrenamiento religioso sin permiso
•    Causar división religiosa y social
•    Violar el artículo 3 de las normas relativas a la seguridad y la superstición.

“Las autoridades de la ciudad habían preparado a tres miembros de otra iglesia local protestante, para que declararan en mi contra. Estos miembros declararon que los había botado de la iglesia y que había causado la desunión. También me acusaron de violar la seguridad pública, y de la incautación de sus bienes y tierras para la predicación y la herejía.

“Luego, ellos (autoridades de la ciudad) leyeron en voz alta una carta supuestamente escrita por otra iglesia protestante que hablaba muy negativamente de mí. A los demandantes nunca se les pidió que aportaran pruebas para estas denuncias. Además, no me permitieron defenderme, y todas mis objeciones fueron suprimidas”, informó el Pastor Sanh.

Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él; Filipenses 1:29

“En resumen, salí culpable. Se encargaron personalmente de mí, y mi iglesia y yo fuimos humillados”, lamentó. Pastor Sanh fue condenado a tres meses de lo que eufemísticamente se denomina “reeducación.”

En Vietnam, la “reeducación” puede significar cualquier cosa, desde el lavado de cerebro, hasta la deshumanización.

En estos momentos se necesita su ferviente oración por estos pastores, misioneros y creyentes. Ore especialmente para que se puedan mantener firmes y constantes, y por la intervención divina del Señor, por la Iglesia en Vietnam.

Fuente: Primicias de Christian Aid / Iglesia En Marcha.Net

17 Ago '09

Deja un comentario

*