ALCANZANDO A LOS MARGINADOS. . . En Prisión

Durante más de 50 años Christian Aid ha ayudado a los misioneros en la búsqueda de las personas marginadas, para conducirlas al Reino de Dios. En general, estas personas están ocultas en las aldeas remotas de distintas partes del mundo.

En todas las culturas, existen ciertos grupos en que suelen dejarse en el olvido, cuando se trata de la evangelización: las personas sin hogar, víctimas del SIDA, drogadictos, discapacitados (incluido los sordos, ciegos y parapléjicos), los discapacitados o enfermos mentales, los delincuentes en la cárcel (y sus familias) y los que están en busca de ayuda para restablecer sus vidas.
El ministerio Alcanzando a los Reclusos del Ecuador (ARE), trabaja con los presos. No sólo los conduce a un camino de salvación y a una vida nueva en Cristo, sino que también llegan a sus familias. Su testimonio no se detiene cuando salen de la prisión, sino que se preparan para llevar una vida productiva en la comunidad.

Volver a “. . . la vida familiar y a la búsqueda de empleo con antecedentes penales y la falta de capacitación, son enormes desafíos “, informa Ángel Aguirre a Christian Aid. Ángel, un ex-convicto, tiene experiencia de primera mano en tales asuntos. “Nuestro ministerio tiene siete aspectos: la evangelización, el discipulado, el trabajo social, la formación para el liderazgo, la asistencia jurídica gratuita, las confraternizaciones y la asistencia financiera. Las mujeres constituyen aproximadamente el 9% de la población carcelaria del Ecuador. El ministerio para niños es otro aspecto de nuestro trabajo – incluyendo los niños que vienen a visitar a sus padres. Nuestro ministerio en la prisión se extiende más allá de las paredes de las 12 instituciones a las que servimos”, explica.

Si bien las leyes nacionales exigen la rehabilitación de los presos, algunos penales no tienen los servicios, el espacio, la dotación de personal, o el equipo para lograrlo. “Por eso con la ayuda de Christian Aid, comenzamos nuestro propio programa de rehabilitación en 1998. Les enseñamos habilidades como carpintería, albañilería, herrería, pintura, y otros oficios. El centro de rehabilitación se encontraba en una parcela de terreno proporcionado por el gobierno municipal y el edificio fue construido por los ex-convictos que habían completado los programas de rehabilitación.”

Lamentablemente, cuando un intolerante régimen entró en función, el permiso para continuar con nuestro programa fue retirado. “Tuvimos que empacar todo nuestro equipo y lo pusimos en un almacén. Ahora los estudios bíblicos y el apoyo emocional se ofrecen en un espacio alquilado, pero estamos orando para iniciar otro centro de rehabilitación. Compramos unas tierras en Machala, pero necesitamos fondos para comprar materiales de construcción para construir la nueva instalación “, reporta
Ángel y finaliza con una nota optimista: “A pesar de este contratiempo, la gracia de Dios hace que otras áreas del ministerio prosperen. Tenemos la esperanza de seguir compartiendo el evangelio de Cristo.”

Fuente: Primicias de Christian Aid/ Iglesia En Marcha.Net

26 Jul '09

Deja un comentario

*