RELIGIONES


Defensor a ultranza de la laicidad en la educación, José Pedro Varela aceptaba que se impartiera en las escuelas la enseñanza religiosa no obligatoria.
Con el andar del tiempo, en nombre de un laicismo extremo, los seguidores de su doctrina olvidaron esa postura del fundador y desterraron de las aulas el estudio de las religiones.
Ahora, los participantes en el “diálogo interreligioso”, representantes de cincuenta grupos de adherentes a diversos credos, proponen que la educación uruguaya incorpore el estudio de las religiones para entender mejor ciertas disciplinas como la historia y como un ejercicio para fomentar la tolerancia.

Señalan los proponentes que no se trata de impulsar una prédica para conseguir adeptos, sino de colmar una carencia. Dicen que los estudiantes necesitan información sobre el tema religioso para comprender el pasado y desentrañar las claves del presente. Muchos ejemplos hay al respecto. Sin una idea sobre las raíces del cristianismo o el surgimiento del protestantismo parece difícil explicar la evolución histórica del mundo occidental. Del mismo modo, sin conocimiento de lo que significa el budismo cuesta interpretar la situación de diversos países asiáticos. Una muestra de la actualidad de esos estudios es el conflicto de Medio Oriente, incomprensible si no se tienen nociones sobre las religiones implicadas.

Los miembros del referido diálogo mantuvieron reuniones en el ministerio de Educación y Cultura adonde llevaron sus planteos. Precisamente, dicho ministerio ambientó en la anterior administración una discusión sobre laicidad y religión como parte de un impulso a la educación en valores. Se insistió entonces en la necesidad de no soslayar -en virtud de un concepto mal entendido de laicidad- el hecho religioso en el sistema educativo. Se aclaró entonces que no se trata de formar feligreses de tal o cual religión, sino de explicar las ideas básicas de cada credo en conexión con la historia social y política de los pueblos en estudio.
Laicidad en la educación equivale a neutralidad, pero en ningún caso debe esgrimirse para justificar la absoluta ignorancia sobre las religiones.

Fuente: El País Digital / Iglesia En Marcha.Net

7 Jun '09

Hay 2 Comentarios.

  1. Carolina Vallejo
    10:55 pm junio 7, 2009

    No comparto la última oración. Laicidad y neutralidad son cosas distintas.
    Si se deben dar a conocer todas las posturas religiosas. Por ej. cuando se plantea el Origen deben darse las distintas versiones.
    Eso si proselitismo no.
    Mta. lic. Carolina Vallejo

  2. Carolina Vallejo
    10:48 pm junio 8, 2009

    Bien elocuentes son las palabras de nuestro primer mandatario(julio,2005) :
    “Se falta a la laicidad cuando se impone a la gente.Pero también se falta a la laicidad cuando se priva a la gente de acceder al conocimiento y a toda la información disponible.”
    “La laicidad no es empujar por un solo camino y esconder otros.La laicidad es mostrar todos los caminos y poner a disposición del individuo los elementos para que opte libre y responsablemente por el que prefiera.”
    “La laicidad no es la indiferencia del que toma partido. La laicidad es asumir el compromiso de la igualdad en la diversidad.”

    Fte.: Da Costa , Néstor. Laicidad en América latina y Europa. CLAEH. Montevideo, 2006.Pág. 176 y 177
    Gracias. Mta.Lic. Carolina Vallejo

Deja un comentario

*