CÓMO ALIMENTAR NUESTRO CEREBRO

Sabía que lo que usted come y cuando, repercute en su cerebro mucho más de lo que podría pensar?
Todos recordamos a nuestra madre diciéndonos: -cómete el pescado, es alimento para tu cerebro!!
Las últimas investigaciones nos revelan que la comida afecta a la mente de forma notable. En otras palabras, lo que usted se lleva a la boca puede modificar su estado de ánimo, su memoria y su lucidez mental.
Vamos a aprovechar estos hallazgos en el trascurso de un día normal para mejorar su agudeza mental, sobre todo en tiempos de clase o de exámenes o trabajos intelectuales.

ALGUNAS SUGERENCIAS….COMENCEMOS POR EL DESAYUNO
Lo que hace mucha gente en la mañana es agasajarse con carbohidratos (pan, bollos, dulces).
Como los azúcares y almidones incrementan en el cerebro la concentración de una sustancia neurotransmisora sedante, la serotonina, quien desayune este tipo de alimentos se sentirá bajo en energías y probablemente no alcance un nivel óptimo de agudeza mental.
El tocino y huevos contienen grandes cantidades de grasa y colesterol. Tardan más en digerirse, lo cual hace que disminuya el flujo de sangre al cerebro y reduce la agudeza mental y la concentración.
Un buen desayuno debe incluir alimentos bajos en grasas. Habría que comer jamón magro, queso con bajo contenido de grasas o tipo cotage en lugar de mantequilla y fruta fresca o zumos y pan integral.
Qué de la cafeína?? Si usted toma una o dos tazas de café en el desayuno, se sentirá más alerta, se acortarán los tiempos de reacción y realizará mejor algunas tareas mentales difíciles. Sin embargo, después de la tercera o cuarta taza, la sobre estimulación por efectos de la cafeína puede hacerle sentir menos lúcido.

LA COMIDA…
La mayoría de las personas están conscientes de los peligros de tomar unas copas de vino u otra bebida alcohólica con la comida y de que ello puede entorpecer la mente el resto de la tarde (al alcohol se le debería llamar “alimento anti-cerebro”)
Ahora bien, un tipo de comida en la que se ingieren carbohidratos en cada plato, es decir una comida que sólo incluya alimentos como pan, pasta, patatas y algún postre dulce hace que la persona se vuelva somnolienta y aletargada y, según estas investigaciones, menos capaces de concentrarse en el trabajo que los que ingirieron una comida rica en proteínas. Ciertos aminoácidos presentes en el pescado, la carne, la yema de huevos, derivados de la soja, la avena, arroz y ciertos frutos secos desempeñan un papel muy importante en la memoria.
La doctora que llevó a cabo este estudio sugiere llevar latas de atún como tentempié para aquellos que realicen trabajos intelectuales intensos.

POR ÚLTIMO, LA CENA…
A no ser que usted necesite energía para trabajar o estudiar de noche, absténgase de ingerir demasiadas proteínas para la cena. Ingiera mejor, carbohidratos que serán los que le harán estar somnoliento y dormir mejor.
Otra vez llegamos a la conclusión de que es mejor alimentar nuestro cerebro con nutrientes y no con píldoras.
Es imposible llegar a una sobredosis de nutrientes. Obténgalos en la forma que los ha provisto la naturaleza, es decir a partir de los alimentos.

QUÉ PASA EN EL CEREBRO?…
Las comidas ricas en proteínas provenientes de aves o pescado, por ej. Proveen al torrente sanguíneo de “tirosina” y otros aminoácidos. La tirosina pasa al cerebro, en donde se convierte en los compuestos llamados dopamina y norepinefrina, que hacen que uno esté más despierto. Si la tensión nerviosa agota la reserva de estos neurotrasmisores en el cerebro, la persona podría caer en un estado de confusión, indecisión, angustia y depresión.
Otro compuesto clave que se trasporta a través de la barrera sanguínea del cerebro es la “colina”, presente en el pescado, la carne, la yema de huevo, los derivados de la soja, la avena, el arroz, cacahuetes y las nueces. La colina es un precursor químico del neurotrasmisor cerebral llamado acetilcolina que desempeña un papel muy importante en la memoria.

Susana Crea

Tomado de “Vida Saludable”

Iglesia En Marcha.Net

20 May '09

Deja un comentario

*