MUJERES CONVERTIDAS – Perseguidas por sus familias

Halima Bubkier de 35 años de edad, quien reside en el pueblo de Sinar, se convirtió del Islam al cristianismo en 2008 siendo esto aceptado pacíficamente por su esposo en ese momento. El 14 de setiembre, luego de que la noticia de su conversión se divulgara rápidamente, Halima, madre de 3 hijos, debió enfrentarse a fundamentalistas islámicos, quienes veían su conversión como un acto de traición. Semanas más tarde, durante los ayunos diurnos y banquetes nocturnos de Ramadán, los islamistas negaron la entrada a su esposo a las comidas comunitarias, como consecuencia de la conversión de su esposa. El esposo la expulsó de su casa luego de atacarla y ella decidió acudir a su hermano mayor para que le diera refugio, pero Nur Bubkier fue informado de la conversión así que decidió golpearla e intentó apuñalarla.   En Sahafa, cinco kilómetros al sur de Jartum, otra mujer convertida del Islam está bajo “arresto domiciliario” impuesto por sus familiares por convertirse al cristianismo. Senah Abdulfatah Altyab era estudiante de ciencias de laboratorio en la Universidad de Tecnología de Sudán, pero ahora está aislada en su casa y sin contacto con el mundo exterior. Su educación terminó después de que una película sobre Cristo Jesús resultó en su conversión. “Encuentro la vida muy difícil,” dijo Altyab. “Me siento sola y asolada. ¿Cuánto tiempo tendré que vivir en esta manera? La vida sin educación es miserable.”

Fuente: Compass Direct / Redacción: Iglesia En Marcha.Net
20 Abr '09

Deja un comentario

*