UN PLAN ESPECIAL

Nadie que lea el Nuevo Testamento con atención puede dejar de ver que Dios tiene un plan especial para cada cristiano en particular. El ha preparado – al decir de San Pablo- obras de antemano para que andemos en ellas.

Dios desea que cada seguidor suyo, sea un miembro activo de la iglesia. Al mismo tiempo Dios desea también que esos miembros se ayuden mutuamente para desarrollarse y crecer como un solo cuerpo.

Usted puede estudiar con atención el pasaje de la carta a los Efesios capítulo 4 versos 15 y 16. Es una verdad del Nuevo Testamento que “somos miembros los unos de los otros”

San Pablo en sus cartas a los Efesios, Corintios y Colosenses escribió la palabra cuerpo (“soma”) más de 30 veces para ilustrar a una iglesia funcionando.  Lo fundamental para toda acción cristina es el amor. Y como podrá esperarse la exhortación de “amaos los unos a otros” aparece más veces que ninguna de las otras. De las 48 referencias a lo que debemos hacer los unos para los otros como creyentes, 11 veces se nos dice que nos amemos unos a otros.
Si añadimos a esto la orden de Cristo de “amaos unos a otros” que está registrada en el Evangelio de Juan, el total llega a 16, en el Nuevo Testamento.

Termino esta breve reflexión animándolo a usted apreciado lector a estudiar a fondo el significado del siguiente texto: Filipenses capítulo 1 versos 9-11.
Piense en tres maneras prácticas en que puede usted contribuir al crecimiento de la iglesia.

Pr. Lemuel Larrosa

Tomado de El Heraldo de la PIEBU

21 Mar '09

Deja un comentario

*