SOMOS ÚNICOS E IRREPETIBLES

Si alguien nos dice : – sos único ! , no hay nadie como tu – pensaríamos que esa persona es exagerada o que nos está haciendo un cumplido. Pero no es así , en realidad lo somos, somos  únicos e irrepetibles  y no hay , ni ha habido, ni habrá, alguien como nosotros, jamás.

Nuestro ADN (ácido desoxirribonucleico) , es único en cada individuo de la raza humana, no hubo, ni hay, ni habrá, jamás, otro ser humano con el mismo ADN. Ni siquiera los gemelos univitelinos poseen el mismo ADN.

Que tremendo pensarlo, es como una huella en nuestras células , en las de todo nuestro cuerpo, que hace posible que, mediante ciertos minuciosos análisis de laboratorio, se pueda comprobar que somos nosotros y no otra persona.

Habrán leído o escuchado en las noticias, muchas veces, que se dice que se realizarán análisis del ADN para comprobar la identidad de una persona. Estos análisis se realizan tanto a personas vivas como a fallecidas.

Otra característica que comprueba que somos únicos son las huellas digitales, las mismas ya están presentes en el bebé por nacer, en el vientre materno, desde la octava semana de gestación. Qué maravilloso que siendo tan pequeño ya posea sus huelas digitales, así que podría tener su propia cédula de identidad !

También en este período de gestación posee las pupilas de los ojos , las cuales también son únicas.

La ciencia ha avanzado muchísimo , en los últimos tiempos, pero aún lo mas preciso para la identificación de personas siguen siendo las huellas dactilares, por eso siguen siendo utilizadas en la identificación civil y también como claves de acceso de seguridad. También son utilizadas las  pupilas de los ojos para claves de acceso de seguridad.

Todo esto nos hace reflexionar sobre la importancia de cada individuo, de que Dios nos conoce por nuestro nombre, así lo dice la Palabra de Dios, la Biblia.

Somos únicos e irrepetibles y como tales debemos buscar nuestra propia identidad, nuestro propósito en la vida, el cual fue diseñado por Dios para que nosotros lo llevemos a cabo; si así lo hacemos seremos bendecidos nosotros y muchos, pues los propósitos de Dios no son egoístas, son para este tiempo y para la Eternidad.

Muchos, a falta de propósito e identidad, tratan de imitar a otros, quieren ser como ellos. Tienen ídolos a quienes admiran y se convierten en una burda copia de ellos.

Otros, sin llegar tan lejos, imitan a otros, tratan de copiar su forma de hablar, vestir, escribir, etc. Pierden así su identidad, siendo que si ellos se valoraran podrían saber que Dios los creó con un propósito personal, que somos parte de un Sueño de Amor y que cada uno somos importantes e imprescindibles.

Muchas veces se repite un dicho popular: “nadie es imprescindible”, pero no es del todo cierto. En el plano humano, tal vez, alguien puede ser suplantado en una tarea laboral, por ejemplo. Pero en el plano Divino nadie puede ser suplantado.

Un padre, una madre, un hijo, un hermano, etc. , cada uno es importante dentro de una familia. Lo mismo sucede en una sociedad, todos somos importantes y necesaria es la tarea que debemos realizar.

Somos pequeñas piezas de un gran “rompecabezas” que Dios ha creado, si cada una logra estar en el sitio para el que fue creada vamos a lograr una hermosa sinfonía de AMOR.

Lo que sucede es que esto no se está enseñando , no se está inculcando en las casas, en las escuelas, en los trabajos y hasta en las iglesias !

Si comenzáramos dando a cada uno el valor que realmente tiene, comenzando por nosotros, habría menos depresión, menos baja autoestima, menos suicidios, pues aprenderíamos a aceptarnos y a amarnos; pues es así como nos enseñó Jesucristo: “..ama a tu prójimo como a ti mismo..”

Esto provocaría un gran cambio en la sociedad, la cual está tan deteriorada, pues las personas no se valoran , no se aman a sí mismas y por lo tanto no pueden amar, valorar, respetar , a los demás.

Por eso, hay solamente uno a quien debemos imitar, o mas bien anhelar parecernos, a Jesucristo . El es el MODELO PERFECTO, vino a esta tierra para mostrarnos como vivir, pero no solamente nos enseñó como vivir, sino que nos capacitó para hacerlo. El pagó el precio que nosotros jamás hubiéramos podido pagar y nos sanó, nos salvó y nos santificó a través de Su Sacrificio en la Cruz. Tomó nuestro lugar y nos dio vida, vida abundante y vida Eterna. Dice la Escritura que si hemos muerto con Él en la Cruz, juntamente con Él hemos resucitado a una nueva vida, somos nuevas criaturas en Cristo Jesús.

Por lo tanto en Jesucristo está la respuesta a todas las dudas humanas, a toda soledad, toda depresión, toda frustración. En El está nuestra identidad, pues El nos conoce desde el vientre de nuestra madre, tal cual lo dice el salmo 139: “…mi embrión vieron tus ojos….”

Rindámonos a Jesucristo para que Él nos de la identidad y la personalidad que soñó para nosotros desde antes de la fundación del mundo.

Por lo cual te digo: levanta la cabeza, sonríe, ERES UNICO/A E IRREPETIBLE !

Irene Marsiglia – Promotora Social y Legal
13 mar '09
5 Shares

Hay 3 Comentarios.

  1. magna
    9:10 pm octubre 20, 2011

    Muy interesantes estos artículos, cuánto necesita el mundo de informarse de éste manantial de sabiduria. Bendiciones a los miembros de la Iglesia.

  2. ay no alguien que me diga porque las personas son unicas lo necesito pa’ ya porfavor hagan todo lo posible para q me ayuden

  3. alguien que me ayude porfavor que me diga porque las personas son unicas y porque las personas son irrepetibles es pa’ ya porfavor hagan todo lo posible pa’ que me ayuden

Deja un comentario

*