VIETNAM – Tierra de contradicciones y contrastes


Christian Aid recibió el siguiente informe del líder de un ministerio en Vietnam:

Una casa quemada
“Como ustedes recordarán, el gobierno vietnamita fue clasificado como uno de los más fuertes perseguidores de los cristianos en el mundo. Durante el año pasado, el gobierno hizo cambios bruscos en ciertas áreas de su política. Ahora, en la mayoría de las zonas, las iglesias están permitidas aunque para ser legales deben registrarse con el gobierno. También debe ser registrada una lista de los nombres de todos los miembros. Además, para realizar ciertas actividades específicas, las iglesias tienen que obtener la aprobación previa del gobierno. Esto le permite al gobierno  vigilar de cerca las iglesias.”

Por ello el líder de este ministerio usa este tiempo de “libertad” para viajar a zonas remotas y escribió: “Una de mis experiencias más gratificantes, fue el poder predicar en las zonas donde anteriormente era prohibido adorar a Dios”.

Niños cuyo padre está en prisión
Hace unos años, más de 300 pastores evangélicos de las tribus fueron encarcelados o simplemente desaparecieron. Nadie ha oído hablar de ellos desde entonces. Sin embargo, aprovechando esta ventana de libertad, este ministerio ha establecido contacto con 87 familiares de los presos. Muchos de estos pastores, recibieron penas que van de 3 a 11 años por el simple hecho de predicar el evangelio. El líder informó: “Supimos, que muchos de estos hombres fueron encarcelados gravemente enfermos. Varios murieron en la cárcel y otros fueron enviados a sus casas para morir.” Este ministerio ayudó a una docena de esposas de pastores, para que visitaran a sus esposos por primera vez en mucho tiempo. Gracias a las generosas donaciones de los patrocinadores de Christian Aid, el ministerio, ha podido apoyar anualmente con $300 a muchas de las familias de los presos. Estas mujeres y niños están desamparados, pues no cuentan con alguien que gane un ingreso para ellos. Debido a la intensa pobreza, algunos ni siquiera pudieron ayudar a sus familiares.

Niña cuyo padre está en prisión
Otras áreas no se encuentran muy bien. En algunas provincias los creyentes continúan siendo perseguidos, no sólo por el gobierno, sino también por los budistas. Las zonas rurales son en las que más se sufre. Cuando el gobierno comunista fue criticado por ello, negó categóricamente este tipo de restricciones y malos tratos. Una remota tribu ha experimentado graves persecuciones durante más de cinco años. Son torturados, heridos y sus casas son destruidas y quemadas. El pastor nos expresó su tristeza: “Ellos continúan viviendo una pesadilla. El gobierno no ha hecho nada para mejorar el trato hacia los cristianos, ni tampoco hay la más mínima intención de cambio, por lo que no esperamos un alivio rápido”.

Iglesia En Marcha.Net

27 Feb '09

Deja un comentario

*