OBAMA REVIERTE TRABA AL ABORTO


A partir de hoy los grupos en el extranjero que abogan por la planificación familiar y que brindan servicios para abortar podrán volver a recibir financiamiento del gobierno de los EE.UU., gracias a la decisión del presidente Obama de revertir la política conservadora de su predecesor George W. Bush.

La decisión levanta un veto que rigió durante los ocho años del gobierno de Bush, cuando grupos de planificación familiar que promovieran, o siquiera informaran, sobre el aborto se vieron impedidos de recibir fondos federales para su trabajo.

Esa práctica se conoce como la Política de Ciudad de México, porque fue durante una conferencia de Naciones Unidas en 1984, realizada en la capital mexicana, que el gobierno del entonces presidente Ronald Reagan anunció el establecimiento de la prohibición.
En 1993, el demócrata Bill Clinton revirtió la medida, sólo para ser reestablecida con el regreso de las políticas más conservadoras del republicano Bush en 2001.
Así que la decisión de Obama viene a cumplir con lo que se considera ya un tradicional “ping-pong” político en Washington, que siempre coincide con los días en que se recuerda la sentencia de la Corte Suprema de Justicia de 1973 que legalizó el derecho al aborto en EE.UU.
Roe contra Wade
El jueves se cumplieron 36 años de la sentencia conocida como Roe contra Wade, por el nombre de los litigantes, que estableció el derecho de la mujer a terminar un embarazo, reconociendo su derecho a la salud y la privacidad.
Como todos los años, para marcar la ocasión, miles de personas pertenecientes a grupos anti-aborto marcharon hasta la sede del tribunal en el centro de Washington para exigir al gobierno que “cese la muerte intencional” o el “asesinato de inocentes”, como rezaban algunas de las pancartas que portaban.

Algunos grupos en pro del aborto esperaban que el presidente Obama aprovechara el mismo día del aniversario de Roe contra Wade para levantar las prohibiciones de la Política de Ciudad de México.

Pero para desilusión de estos grupos, el jueves la Casa Blanca sólo emitió un comunicado en el que se decía que el presidente Obama ha sido un “consistente defensor de los derechos reproductivos”
El comunicado aclara que el presidente “hará de la conservación de los derechos de las mujeres amparados por Roe contra Wade una prioridad de su gobierno. Él (Obama) se opone a cualquier modificación constitucional que afecte la decisión de la Corte Suprema”.
El tema del aborto es una polémica permanente en la sociedad estadounidense dividida entre los Pro-Vida, opuestos a la práctica como herramienta de planificación familiar, y los Pro-Derechos, que defienden el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo sin la intervención del estado.
Durante su gestión Bush favoreció grupos generalmente vinculados a asociaciones religiosas que predican la abstinencia como herramienta de prevención del embarazo y la transmisión de enfermedades sexuales.

Efecto internacional
Según cifras de Naciones Unidas, EE.UU. es uno de los países que más dinero destina al financiamiento de grupos de planificación familiar.
Por eso se estima que con la eliminación de la Política de Ciudad de México beneficiará a muchas organizaciones que trabajan en países pobres en África, Asia y América Latina.
Portavoces de la Federación Internacional de Planificación de la Familia aseguraron a la BBC que con la llegada de Bush al poder tuvieron que cortar servicios de salud que prestan a las comunidades en África, ya que el gobierno estadounidense era su principal donante.
Según portavoces de la federación, durante el gobierno de Bush dejaron de recibir cerca de US$100 millones y que sólo en el caso de Ghana, unas 50.000 mujeres habrían dejado de recibir servicios de salud.
Fuente: Carlos Chirinos – BBCMundo/ Iglesia En Marcha.Net
24 Ene '09

Deja un comentario

*