1509 – JUAN CALVINO – 2009

500 AÑOS DE SU NACIMIENTO

JUAN CALVINO (1509, 10 de junio -1564, 27 de mayo) –

Era hijo de un secretario del obispo de Noyon, en Picardía, Francia. Huérfano de madre, fue educado en la casa de un noble. Es decir, que se formó en un ambiente aristocrático. A los 18 años recibió una renta parroquial y la tonsura. Luego se dedicó a los estudios jurídicos y humanistas.

Se trasladó a París, donde entró en contacto con simpatizantes de las ideas de la Reforma. Muy pronto hizo suyas las ideas evangélicas, lo cual le volvió imposible su permanencia en Francia. Eludiendo las fuerzas de la represión, debió huir para encontrar refugio en Basilea, donde, profundizando su pensamiento teológico, publica su “Institución de la Religión Cristiana” en su primera edición, exposición sistemática de la fe cristiana, que se volvió un clásico de la Reforma.

Después de un tiempo se di rige a Estrasburgo, donde el protestantismo ha sido plenamente aceptado. Por esta razón, piensa Calvino que allí encontrará un ambiente adecuado para llevar adelante sus proyectos literarios. Debe pasar por Ginebra.

Ginebra ya se había puesto del lado de la Reforma, no tanto por cuestiones de fe sino más bien por razones políticas, en su lucha por independizarse del ducado de Saboya y sacudir a la ciudad del yugo que le imponía el obispo. Allí estaba trabajando por la Reforma Eclesiástica el reformador Guillermo Farel, quien obligó a Calvino a quedarse y juntos llevar adelante el avance de la Reforma en Ginebra. Calvino y Farel se dedicaron a organizar la comunidad y la vida secular de acuerdo con el Evangelio, tratando de imponer la disciplina eclesiástica a una sociedad licenciosa. Con ello se ganaron una fuerte oposición, lo cual les obligó a abandonar la ciudad en 1538.

Calvino se dir igió a Estrasburgo por invitación de Martín Bucero, reformador de Alsacia. Allí fue pastor de la congregación compuesta por refugiados franceses. Preparó un esquema de Liturgia para el  Culto, una Versión Métrica de los Salmos, con la colaboración de Clemente Marot. Además estuvo preparando su Comentario a la Carta de los Romanos y representando a la ciudad de Estrasburgo tomó parte en coloquios teológicos con luteranos y católicos de otras ciudades. Poco a poco fue difundiéndose su fama como teólogo y especialista bíblico.

Reclamado por los dir igentes de la ciudad, retornó a Ginebra en 1541. Allí procuró organizar la Iglesia de acuerdo a las líneas del Nuevo Testamento, y aunque no ocupó ninguna posición de privilegio en el gobierno de la ciudad, su figura fue dominante en la sociedad por la severidad de sus exigencias éticas, reformando, con su influencia, la ciudad de Ginebra que por entonces era famosa en Europa por la inmoralidad que reinaba en ella.

La influencia de Calvino se dejó sentir también en la reforma de las leyes civiles, volviéndolas más humanas, en la formulación de sistemas educativos para la juventud y en la atención a los pobres y los ancianos. Él soñaba con hacer de Ginebra una comunidad cristiana que respondiera a la voluntad de Dios.

Bajo la influencia de Calvino, las autoridades de la ciudad abrieron las puertas a los refugiados de todas partes de Europa que huían de la intolerancia religiosa. A veces esta gente volvía a sus pagos con la comprensión del Evangelio que habían adquirido en Ginebra. Por eso el pensamiento de Calvino se difundió ampliamente por Europa a mediados del Siglo XVI.

Puede decirse que la idea dominante en el pensamiento teológico de Calvino es la de la absoluta soberanía de Dios. Toda criatura tiene por finalidad en su existencia el rendir gloria a Dios.

La Biblia es la única fuente que el ser humano tiene para llegar a un conocimiento de Dios, de su voluntad y de sus obras en el mundo. Pero la Biblia, al revelar a Dios y lo que Él hace por la humanidad y por el mundo todo, también le proporciona al ser humano la posibilidad de comprenderse e interpretarse. Somos criaturas de Dios y estamos llamados a cumplir deberes o responsabilidades que Dios nos asigna. Por eso no vale el escapismo del mundo para el cristiano.

En cuanto al culto, Calvino, así como Zwinglio, eliminó la misa católica. El culto  calvinista consiste en la predicación, oraciones y canto de los Salmos. La Santa Cena era celebrada cuatro veces en el año, con la participación abierta a toda la comunidad. Una estricta austeridad en las expresiones físicas del Culto, llevó a eliminar de los templos las imágenes, toda representación pictórica, las velas, las cruces y el mismo altar.

La organización de la Iglesia adquirió para este movimiento gran importancia, basándose en las líneas extraídas por Calvino del Nuevo Testametno. En la Iglesia de Ginebra había cuatro cargos eclesiásticos o ministerios: los pastores, encargados de la predicación y la atención espiritual de las congregaciones;    los doctores o profesores de teología, para la tarea docente;   los ancianos, responsables de la dirección y la disciplina en la Iglesia;    y los diáconos, para la atención de los necesitados.

Calvino fundó también dos organismos eclesiásticos: la “Venerable Compañía” (Cuerpo Pastoral), formada por los pastores y doctores para la administración de la enseñanza y la selección de los futuros pastores;    y el Consistorio, formado por pastores y ancianos para la dirección de los asuntos eclesiásticos de la congregación.

A.M.S.

Tomado del Boletín “Vida” de la Iglesia Valdense

8 Ene '09

Hay 1 Comentario.

  1. Volver a las fuentes, (Lutero, Calvino, Pedro Valdo, etc) es vital para las comunidades hoy, profundizar en las raices y refundar las divinas compañias, es escencial. Debemos preparanos y esmerarnos ya que el mensaje que entregamos no es nuestro. Seguir las huellas de grandes maestros y referentes fortalece nuestras congregaciones.
    +Javier

Deja un comentario

*