¿SE PUEDE TERMINAR CON LA VIOLENCIA?

Esta es una pregunta muy ambiciosa que no se puede contestar con un si o un no, porque es un tema muy complejo.

Tampoco pretendo hacer un análisis profundo del tema, pero si reflexionar brevemente sobre el mismo.

En esta época del año donde se habla tanto de la paz, del amor, de compartir, de dar y de muchos sentimientos similares, todos nobles y loables, ¡falta tanto la Paz!

Hablo de la Paz con mayúscula, la que Jesucristo nos vino a dar, la Paz en medio de las tormentas de la vida, la Paz en medio de las circunstancias mas adversas. Esa Paz que no se obtiene por mas que nos envíen postales deseándonosla, esa Paz que no se compra, ni se obtiene con regalos o adornando toda nuestra casa y hasta el jardín.

Por eso la pregunta inicial tiene una respuesta: no se puede mientras los seres humanos no la busquemos primeramente en forma individual, mientras no le demos lugar al Príncipe de la Paz en nuestros corazones. Mientras no vaciemos  nuestros corazones de todo sentimiento contaminante, mientras no dejemos que Jesucristo limpie nuestros corazones y sane las heridas del alma y del espíritu.

Mientras no permitamos que nuestro corazón sea trasformado no se podrá erradicar la violencia.

La violencia se ha instalado y no es de ahora, ya hace tiempo que comenzó a germinar, no se quitaron las raíces y está dando frutos.

La violencia es lamentable en todos los órdenes de la vida, pero mas aún en los niños, se los ve violentos entre ellos, con sus padres, no respetan la autoridad, he visto niños con ondas matando pajaritos por el solo placer de hacerlo. Me dirán que siempre los hubo, bueno, entonces siempre hubo violencia.

El punto mas claro de que la violencia se ve hasta como “normal”, lo notamos en el hecho de que hasta se debate si es lícito o no quitarle la vida a un ser inocente e indefenso, como en el caso del aborto provocado.

Pero hay una esperanza y se llama Jesucristo, El Príncipe de la Paz, el que puede trasformar por completo un corazón y una vida.

Por eso en estas Fiestas de Navidad y Fin de Año, “no os preocupéis por lo que habéis de beber o lo que habéis de comer” , ocúpense en darle un lugar en vuestra mesa y en vuestros corazones a Aquel que es el motivo de la Navidad , el Único que puede erradicar la violencia para siempre, primero de nuestros corazones y por lo tanto de la sociedad.

¡¡ Feliz Navidad  !!

Irene Marsiglia – Promotora Social y Legal

Iglesia En Marcha.Net
9 Dic '08

Hay 1 Comentario.

  1. Pingback: ¿Se puede terminar con la violencia? | MisionWeb Network

Deja un comentario

*