UNO DE CADA SEIS ADULTOS ES ANALFABETO

Peligro. Un informe de la Unesco alerta sobre una grave crisis mundial en la educación | América Latina y el Caribe avanzan en materia educativa
Millones de niños en el mundo están condenados a la pobreza en el futuro, sin posibilidades de acceder a la educación, debido al fracaso de los gobiernos para suprimir las desigualdades sociales, informó ayer la Unesco.
El informe de seguimiento de la educación en el mundo para 2009, titulado “Superar la desigualdad: por qué es importante la gobernanza”, presentado ayer simultáneamente en París y en Santiago de Chile por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), refleja un presente sombrío y un futuro al tono.
Según el texto, hay una serie de disparidades “inaceptables” en las políticas de los gobiernos, que hacen vanos los esfuerzos para conseguir los objetivos internacionales en materia de educación.
El informe alerta sobre las reales posibilidades de alcanzar para 2015 el objetivo internacional, en materia de desarrollo, consistente en universalizar la enseñanza primaria, uno de los denominados “Objetivos del Milenio” de las Naciones Unidas.
Hoy hay 75 millones de niños en todo el mundo en edad de cursar la enseñanza primaria que no van a la escuela. La peor situación la sufre África subsahariana, donde más del 66% de esos niños no asisten a institución de enseñanza alguna. Según una serie de proyecciones parciales, para 2015, el año en que el acceso a la educación primaria debería universalizarse, por los menos 29 millones de menores seguirán por fuera del sistema.

De acuerdo con la Unesco, el analfabetismo sigue siendo hoy un gravísimo problema. Se estima que en el mundo hay todavía 776 millones de adultos -esto es, aproximadamente un 16% de la población mundial- sin saber leer ni escribir. Las dos terceras partes de estos analfabetos son mujeres.

Si las tendencias actuales se mantuvieran, en 2015 el planeta seguirá contando con al menos 700 millones de adultos iletrados. Para peor, en la actualidad, uno de cada tres niños que viven en los países considerados en desarrollo -cifra estimada en 193 millones- ingresan a la escuela primaria con problemas de maduración cerebral a causa de la malnutrición, y con perspectivas menguadas de adquirir una nueva educación, indica el informe.
La desigualdad entre países ricos y naciones en desarrollo es palpable. Si un niño nació en un país desarrollado, tiene más del 33% de posibilidades de acceder a la enseñanza universitaria. En el otro extremo, en África subsahariana, ese porcentaje es de apenas un 5%.
La culpa de condenar a millones de niños a la pobreza en el futuro radica en el fracaso de los gobiernos de todo el mundo en la lucha contra las hondas y persistentes desigualdades. La indiferencia política, las políticas nacionales de educación poco enérgicas, y la actitud de los dir igentes a la hora de transformar sus promesas en actos, fueron algunos de los hechos denunciados por la Unesco.
El director general de la Unesco, Koichiro Matsuura, comparó la reacción inmediata de los gobiernos frente a la crisis financiera actual, desembolsando billones de dólares, con aquella frente a los problemas de la educación.

“Cuando los sistemas financieros están en crisis, sus repercusiones son sumamente notorias y los gobiernos actúan. En cambio, cuando son los sistemas de educación los que están en crisis, sus repercusiones son menos visibles, pero no por ello menos reales y menos importantes”, señaló Matsuura.
El director de la Unesco trazó una comparación directa entre los problemas económicos y la debacle -y las causas- del sistema educativo mundial. “La desigualdad de oportunidades en la educación es un factor de aumento de la pobreza, el hambre y la mortalidad infantil. Todo eso mengua, en el futuro, las perspectivas de crecimiento económico”, aseguró.
Faltan aportes anuales por US$ 7.000 millones
El informe de la Unesco reprochó al conjunto de donantes el haber incumplido colectivamente sus compromisos de aportes para lograr la universalización de la educación básica. Se calcula un déficit anual en ese rubro de 7.000 millones de dólares.
“Este déficit tan considerable está frenando los progresos hacia la educación para todos”, denunció.
No sólo la pobreza contribuye a la desigualdad; factores como el género, la raza, el idioma, la etnia y el lugar de domicilio (rural o urbano) conspiran contra el objetivo. ansa
En la región se ven progresos y Uruguay está bien ubicado
El informe sobre la educación de la Unesco divulgado ayer alerta sobre una grave crisis mundial, pero en el apartado dedicado a América Latina y el Caribe las perspectivas son mucho más optimistas. La región no está lejos de la universalización de la enseñanza primaria. Y en ese contexto, Uruguay está bien ubicado.
En el informe, la Unesco destaca que en 2006 los niños sin escolarizar en América Latina y el Caribe sólo representaban el 3,5% de aquellos que no asistían a la escuela en todo el mundo. En números, esto representa 2,6 millones de niños.
Aruba y Cuba son los dos países de la región que han alcanzado el estándar de Educación Para Todos (EPT); Argentina, México y Uruguay no tardarían en entrar en esa categoría.
El IDE es el indicador que mide el desarrollo del EPT y oscila entre 0 (el peor resultado posible) y 1 (el mejor). El de Uruguay es 0,963. También destaca que el índice de alfabetización en adultos del país, en el período 2000-2006, es de 98%, solo superado por Cuba en la región estudiada. El 92% de los niños supera el último curso de primaria.
Unesco sostiene que entre 1996 y 2006 el número de niños escolarizados en la enseñanza preescolar, en América Latina y el Caribe, pasó de 16,4 millones a 20,3 millones, lo que elevó la tasa bruta de escolarización de 56% a 65%. En el nivel secundario, la tasa bruta de escolarización aumentó en la región de 80% a 89% entre 1999 y 2006.
En educación superior, además, se registraron 16 millones de estudiantes en 2006. Pero los niveles son muy variables ya que, por ejemplo, la tasa de matriculación en ese ciclo oscila de un 3% en Belice a un 88% en Cuba. En Uruguay, ese porcentaje es del 46%, debajo de cinco países.
Aún así, como resumen, la Unesco evaluó que si bien en todos los niveles educativos “se está registrando una rápida expansión (…), los niveles de aprovechamiento escolar se ubican por debajo de los estándares internacionales.

Fuente: El País – Uruguay / Iglesia En Marcha.Net
26 Nov '08

Deja un comentario

*