URUGUAY TRABAJÓ 132 DIAS ESTE AÑO – Sólo para pagar impuestos

Presión tributaria

En 2007 los uruguayos trabajaron 139 días para pagar impuestos El crecimiento del PBI en 2008 y los sacrificios fiscales en tarifas, atenuaron el peso tributario este año | Un método único monitoreado desde la Tax Fundation

Este año los uruguayos dedicaron 132 días de trabajo para pagar impuestos según muestra el método internacional “Día libre de impuestos” para medir la presión tributaria de un país. El IRPF y el Fonasa tuvieron que ver.

Si en Uruguay se celebrara el “Día libre de impuestos” como en otros países, tras completarse los cálculos de 2008, la “fiesta”, sería el 10 de mayo de 2009. Este año, la presión tributaria en Uruguay se atemperó levemente respecto a 2007, cuando se trabajaron 139 días para pagar los impuestos, de acuerdo a las mediciones realizadas por el Estudio Ferrere, autorizado en exclusiva en Uruguay para el empleo de esta metodología cuyos derechos posee la Tax Foundation de Estados Unidos (ver nota en esta página).

En los cálculos de este año, tras los cierres de junio pasado del IRPF, influirán dos factores que no estuvieron presentes en 2007: un gran incremento del PIB, que va a rozar el 10%, y los sacrificios fiscales que hizo el Estado en las empresas públicas para contener la inflación y reprimir la suba de tarifas (ver nota en esta página)

La medición del Tax Freedom Day se realiza en base a parámetros uniformes en muchos países del mundo hace décadas

Familias. Si el método se aplica y adapta a familias arbitrariamente elegidas, se verá que éstas deberán trabajar aun más jornadas para pagar sus impuestos.

Una familia tipo (matrimonio y dos hijos) con un único ingreso de $ 25.000 mensuales deberá trabajar en 2009 hasta el 28 de mayo inclusive, es decir 149 días, para saldar sus obligaciones impositivas. El 40,79% se le va en impuestos y sólo agrega cuatro jornadas laborales a las que le hubieran correspondido el año pasado.

Y una familia tipo con un ingreso de $ 90.000 mensual deberá dedicar su trabajo del próximo ejercicio hasta el 12 de julio inclusive (193 días laborales). Esto significa 47 días más de trabajo y pasar de dedicar el 40% de los ingresos a pagar impuestos en 2007 a que el Fisco se lleve este año el 53,1%. Sin duda se cumple la premisa de la reforma tributaria de que “paga más el que tiene más” ingresos, aun cuando estos provengan de salarios o de retribuciones por actividades profesionales y no por otro tipo de rentas.

“El cálculo de la presión tributaria sobre las familias no se hace en base a las reglas de cálculo del Tax Freedom Day”, explicó a El País, Alberto Varela, socio del Estudio Ferrere y abogado tributarista. “El cálculo de las familias es un cálculo artesanal en el que seguimos uno a uno los gastos que hace una familia normal, con los ingresos que tiene esa familia y le descubrimos los impuestos que están ocultos en cada gasto, aunque en este caso se excluyen los que están ocultos en las tarifas públicas”, agregó.

“En Uruguay esa no es una tarea sencilla analizar impuestos”, señala Varela. “Hay impuestos `visibles` e `invisibles`, los hay nacionales y departamentales, se los llama de formas muy diversas, tasas, contribuciones, paratributos, etc. Pero todos ellos son, en definitiva, el precio que se paga por vivir en Uruguay”, señaló.

Los impuestos “visibles” considerados en el cálculo son los fácilmente identificables: contribución inmobiliaria, patente de rodados, impuesto de primaria, aportes a la seguridad social, tributos domiciliarios, tasa de saneamiento, Impuesto a la Renta de las Personas Físicas, Fonasa, etc.

Los “invisibles” son los que están ocultos tras del precio de los productos. Cuando se compran bebidas cola, cosméticos, perfumes o afeitadoras no resulta evidente para el consumidor que está pagando casi un 37% de impuestos (entre IVA e IMESI).

Tampoco las personas son conscientes que la mitad del precio de la nafta es IMESI, que el azúcar tiene un 14% de impuestos, que la mitad del precio de los autos son impuestos (IVA, IMESI y recargos a la importación) y así muchos otros ejemplos.

“La mayor o menor cantidad de días que un país dedique a trabajar para pagar impuestos depende de lo que el Estado le devuelva al contribuyente como contrapartida de los impuestos que pagó”, señala Varela. “Todo depende de lo que el contribuyente perciba como beneficio recibido. Y esa percepción estará influenciada por su concepción política respecto de la función del Estado”, apuntó.

El tributarista observó que “la carga fiscal se percibe más elevada cuando se evalúa que lo pagado no se vuelca efectivamente a la sociedad. En esto influye en forma principal la eficiencia con la que el Estado cumple su función”.

Más plumas del ganso; menos graznidos

El Tax Free Day y su método de medición de la carga impositiva de un país “sirve para que la gente tome conciencia del precio que paga por vivir en Uruguay” y “permite compararse con otros países, porque el procedimiento es uniforme para todos ellos”, señala Alberto Varela.

“Identificar los impuestos ocultos en los consumos no es tarea fácil y por eso nadie se toma el trabajo de hacerlo. Cuando pagamos impuestos sin darnos cuenta (por estar ocultos en nuestros consumos) el Fisco practica el `arte de cobrar impuestos` entendido como la habilidad de desplumar al ganso obteniendo el mayor número de plumas con la menor cantidad de graznidos, según lo entendía en 1665 Jean B. Colbert, Ministro de finanzas de Luis XIV”, remató.

El experto señala que “a todos llama la atención que los automóviles cuesten en Estados Unidos o en Europa la mitad que en Uruguay”. Y responde: “La razón es que esos países obtienen sus recursos fundamentalmente del impuesto a la renta y no de los impuestos al gasto como en Uruguay. El problema es que después de la reforma tributaria el precio de los autos no bajó. Y no bajó por la sencilla razón de que no bajaron los impuestos al consumo”.

Por ello sostiene que “después de la reforma estamos en el peor de los mundos. Seguimos con los mismos impuestos al consumo pero ahora le sumamos el `maravilloso` impuesto a la renta que nos hace jugar en la categoría de los países desarrollados, sin serlo”.

Suecia, la primera

La primera posición mundial en el “Día Libre de Impuestos” la sigue encabezando Suecia y es el 8 de agosto. Pero en Suecia los contribuyentes reciben del Estado muchos servicios y de alta calidad que en otros países se deben adquirir a privados.

En Uruguay se trabajan más días para pagar los impuestos que en Estados Unidos, Australia y Sudáfrica y también más días que Argentina e India. El país tiene una presión tributaria similar a la de Irlanda, donde también los servicios públicos son más eficientes.

Medir los tributos en función de la gente

Desde 1948 existe un método registrado internacionalmente para medir en forma gráfica y elocuente el peso de los impuestos en la vida de la gente.

El método determina cuantos días al año una sociedad debe trabajar para pagar los impuestos de un país. Se parte de la ficción de que la sociedad comienza a trabajar desde el 1° de enero exclusivamente para pagar impuestos. Cuando la sociedad generó el dinero necesario para pagar los impuestos de ese año, llegó al “Día libre de impuestos” (“Tax Freedom Day”).

En Uruguay este método es aplicado en exclusiva por el Estudio Ferrere, que es quien hace los cálculos de la presión tributaria del país.

Este cálculo puede ser realizado a escala nacional, pero también puede adecuarse, apartándose de los parámetros macro, para calcular los impuestos que paga una determinada familia de acuerdo a sus ingresos y a los tributos que abona en sus transacciones.

El “Día libre de impuestos” es una forma de visualizar la presión fiscal en vez de compararla simplemente con el PIB.

El método de cálculo del “Día libre de impuestos” fue creado y registrado en 1948 por Dallas Hostetler, un destacado empresario de Florida, EE.UU. y gozó de gran reconocimiento público. Se consolidó aún más a partir de 1974, cuando su autor cedió sus derechos a la “Tax Foundation”, una de las organizaciones más respetadas de los EE.UU. en la protección los derechos de los contribuyentes. Esta entidad, con sede en Washington, es presidida actualmente por Scott Hodge, un destacado experto en temas presupuestales y tributarios que también integró la Heritage Foundation.

Fuente: El País – Uruguay / Iglesia En Marcha.Net
11 Oct '08

Deja un comentario

*