INVESTIGACIÓN


Montevideo y Canelones tienen la mayor cantidad de asentamientos
Flores es el único departamento del país que no tiene, según el estudio realizado por Un Techo para mi País
En Uruguay existen 566 asentamientos donde habitan  un total de 63.275 familias en condiciones de irregularidad con respecto a la propiedad de la tierra y acceso a, al menos, un servicio básico regularizado, según los resultados del primer Catastro Nacional de Asentamientos que realizó el Centro de Investigación Social de Un Techo para mi País durante el 1 de mayo y el 31 de agosto y que se presenta esta mañana.

Montevideo y Canelones albergan la mayor cantidad de asentamientos con un 61,1% y un 13,6% respectivamente.
La capital del país alberga más de 100 asentamiento; Canelones más de 50. La gran excepción es el departamento de Flores, ya que según el estudio no alberga asentamiento de ningún tipo en todo su  territorio.

Otra cifra relevante es que la mayoría de las viviendas son construidas con materiales.

Aunque son 63.275 las familias la cantidad de viviendas llega a 58.695, por lo que también se revela un número importante de núcleos familiares que viven como allegados en esa casa familiar, concretamente un total de 4.580 personas.

HACINAMIENTO Este último dato revela que una gran cantidad de personas viven en pequeños espacios con los problemas que eso conlleva. El estudio analizó este aspecto y concluyó que el potencial de que dichas familias aumenten el número de viviendas en los asentamientos en que aún existe terreno donde construir o bien que pasen a formar nuevos asentamientos irregulares en los próximos años.
Cynthia Pérez, integrante de Un Techo para mi país manifestó a EL PAÍS digital que la principal razón para el relevo que se realizó son las familias. “Siempre intentamos luchar contra la realidad de pobreza que hay en el Uruguay. Queremos que los niños que nacen en estos asentamientos logren tener lo mejor posible y no tengan que vivir en lugares similares en un futuro”.

“Estamos convencidos de que para trabajar y luchar contra la pobreza debemos ser expertos en la materia. Debemos profesionalizarnos al máximo porque es lo que las familias merecen. Éstas familias siempre están condenadas a vivir donde les tocó y Un Techo le quiere dar lo máximo, no lo que les tocó” dijo Pérez.

Principales conclusiones
La situación en que viven esas más de 63 mil familias demuestra la incertidumbre que gira en torno a la irregularidad de sus condiciones de vida, afirma el estudio. Principalmente en lo que refiere a vivienda y acceso efectivo a servicios básicos.

Por otro lado la certeza de no tener en un horizonte cercano diferentes caminos para llegar a soluciones reales, mientras la situación prosigue generación tras generación. La investigación advierte que esta realidad se sigue dando en el marco de una sociedad que  percibe al problema como pasajero.

Además se concluye que la importante concentración de asentamientos en la capital y Canelones es congruente con la histórica concentración de población en el sur del país.

Si bien hay un mayor número de asentamientos de hasta 100 familias, los macroasentamientos concentran la mayor población con casos extremos donde llegan a habitar hasta 12.000 personas.
Fuente: El País

Iglesia En Marcha.Net

2 Oct '08

Deja un comentario

*