FLAVIO JOSEFO – Nos habla de Jesús

FLAVIO JOSEFO es, sin dudas, el testimonio más importante de todos los documentos judíos. Nació este autor cerca del año 37 d.C. en el seno de una distinguida familia sacerdotal de Judea, y según su propio testimonio ensayó los tres movimientos religiosos de su época: saduceos, esenios y fariseos, adhiriéndose finalmente a este último. A la edad de 26 años fue a Roma formando parte de una delegación farisea; posteriormente participó en la insurrección judía del año 63 en la región de Galilea en contra del Imperio Romano. El año 67 conoció a Vespasiano, en ese entonces general romano y más tarde emperador. Interpretando varios pasajes bíblicos vio en Vespasiano al Mesías prometido a su pueblo, y se pasó al lado romano; no se sintió traidor por ello, sino que creyó que era lo mejor para su país. El resto de su vida lo pasó en Roma como huésped de la casa imperial.

Josefo escribió su obra titulada “Antigüedades Judías” a finales del reinado de Domiciano, en la cual se comprende la historia del pueblo judío desde sus orígenes hasta su tiempo, para demostrar cómo la antigüedad e importancia de tal historia era comparable con las de las naciones gentiles más renombradas.

Josefo tiene sobre todo dos citas, siendo la fundamental el llamado Testimonium Flavianum, que aparece en sus Antigüedades Judaicas 18, 3, 3. Ha habido siempre mucho debate sobre este texto y se admite hoy en día que tiene algunas interpolaciones, pero sobre la base de un párrafo escrito sin duda por él. Entre llaves estan los párrafos que se aceptan pueden estar interpolados, para que se vea que no afectan al núcleo del testimonio histórico:

a) “Por aquella época apareció Jesús, {” hombre sabio, si es que se le puede llamar hombre, fue autor de obras maravillosas, maestro para quienes reciben con gusto la verdad.”}. Atrajo a sí muchos judíos y también muchos gentiles.{“Éste era el Cristo (el Mesías)”.} Habiendo sido denunciado por los primados del pueblo, Pilato lo condenó al suplicio de la cruz; pero los que antes le habían amado le permanecieron fieles en el amor. {“Se les apareció resucitado al tercer día, como lo habían anunciado los divinos profetas que habían predicho de El ésta y otras mil cosas maravillosas”.} De él tomaron su nombre los cristianos, cuya tribu perdura hasta el día de hoy”.

Según esto, el texto original de Josefo, perfectamente asumible y comparable con su estilo y vocabulario habituales, quitándole las supuestas interpolaciones, sería:

“POR AQUELLA ÉPOCA APARECIÓ JESÚS. ATRAJO A SÍ MUCHOS JUDÍOS Y TAMBIÉN MUCHOS GENTILES. HABIENDO SIDO DENUNCIADO POR LOS PRIMADOS DEL PUEBLO, PILATO LO CONDENÓ AL SUPLICIO DE LA CRUZ ; PERO LOS QUE ANTES LE HABÍAN AMADO LE PERMANECIERON FIELES EN EL AMOR. DE ÉL TOMARON SU NOMBRE LOS CRISTIANOS, CUYA TRIBU PERDURA HASTA EL DÍA DE HOY”.

Este texto de Josefo, un punto clave para la defensa de la existencia de Jesús y por tanto también muy atacado desde la parte contraria, lo que ha producido una espectacular literatura y polémica a lo largo de siglos, vino a afianzarse definitivamente cuando en 1971 se publicó un manuscrito árabe del siglo X, en el que se recogía una referencia directa a Josefo por parte de Agapio, obispo de Hierápolis, en su Historia Universal , que tiene delante la obra en cuestión y dice:

“Josefo refiere que por aquel tiempo existió un hombre sabio que se llamaba Jesús. Su conducta era buena y era famoso por su virtud. Y muchos de entre los hebreos y de otras naciones se hicieron discípulos suyos. Pilato lo condenó a ser crucificado y a morir. Pero los que se habían hecho discípulos suyos no abandonaron su discipulado. Ellos contaron que se les había aparecido tres días después de su crucifixión y que estaba vivo; quizás, por esto, era el Mesías, del que los profetas contaron maravillas.”

b) El otro texto importante de Josefo, datable en 62-63 d.C., es Ant. Jud. XX, 9, 1, y dice: “…entre tanto subió al pontificado, según dijimos, Anás, el más joven, de índole feroz y extremadamente audaz…Dado su carácter, pensando que había llegado el momento oportuno…., convocó el consejo de jueces y, HACIENDO PRESENTAR A JUICIO A UN PARIENTE DEL QUE LLAMABAN CRISTO, POR NOMBRE SANTIAGO, y algunos otros con él, habiéndolos acusado de reos violadores de la ley, los condenó a ser apedreados”.

Tomado con permiso de: www.evidenciasdelcristianismo.com

Iglesia En Marcha.Net

31 Oct '08

Hay 6 Comentarios.

  1. Rita
    2:49 pm junio 20, 2012

    Lo bueno si breve, dos veces bueno.
    Gracias.

  2. Qué cosaaaaasss!! ´Cómo saber si eso de ´´Jesus´´ Dios´´ existe o existio jumsjumsjums

  3. Sembrador
    8:48 pm agosto 19, 2012

    Buscalo, nose sabe, a ver si te despabilás y pasás a saber

  4. marcoantonio
    12:06 am septiembre 11, 2012

    creo que josefo es una prueba extra de la existencia de nuestro señor jesucristo apesar de que an pasado 2000 años se an conservado sus escritos, me facino leer sobre el, leer sobre personajes biblicos y josefo menciona algunos es ahi donde nos muetra la veracidad de la biblia y seguiremos leyendo mas sobre josefo.

  5. que buenas respuestas sobre jesucristo me encanto

  6. victorcat
    2:28 am julio 25, 2014

    El testimonio flaviano ha sido contrastado en varias fuentes de distintos tiempos,y el analisis exegetico ke este dividia en : A FAVOR / CONTRA Y RETOCADOS demuestran que el Jesus personaje, existio, en lo personal veo un retoque en la literatura de Josefeo pero el contexto al solo mencionar el nombre de Jesus es indudable y que al interpolarlo con otros auteres sean de fuentes cristianas como no cristianas. En tal sentido; El texto seria valido

Deja un comentario

*