EL VALOR DE LA VIDA

¿Se puede determinar el valor de la vida, o acaso tiene tanto valor que el mismo es incalculable?

Al decir de Enrique Véscovi, en su libro “Educación Social y Cívica”: “el primer derecho, sino todos los demás serían ilusorios, es el de la vida…”

Es decir que el valor de la vida no debería estar en discusión, es más, la vida tiene un precio tan alto que sería imposible fijarlo; por ejemplo, sería como querer  avaluar una obra de arte sumamente costosa, sería imposible fijarle un precio, y si aún se le fijara, tal vez, no habría nadie que estuviera dispuesto a pagarlo.

Pero, la vida y mas aún una vida humana, no puede tener precio, no debería haber nada que pudiera valer mas que la vida de un niño, un adolescente, un adulto, un anciano.

En estos últimos tiempos se ha puesto como motivo de debate, a nivel mundial, el valor de la vida, es así que se habla de aborto, eutanasia, pena de muerte, guerras, suicidios, etc., pero en realidad no es algo que haya surgido ahora, en estos tiempos, sino, lamentablemente, es una discusión desde siempre, desde el comienzo de la humanidad, cuando ésta cayó de la Gracia de Dios, desde ese momento comenzó una carrera descendente. Dirán: ¿descendente?, si han aumentado los inventos, la ciencia, la tecnología. Si, humanamente ha sido así, pero paradójicamente este adelanto le ha llevado a la “deshumanización”.

Podemos ver, desde los comienzos de la historia que las personas han asesinado a otro ser humano ya no por defensa propia, lo que podría ser un atenuante, sino por codicia, celos, envidia, por tener alguna discapacidad, enfermedad, por ser mas débil, improductivo, por pensar diferente, por nacer en un mal momento, etc., etc.

Vemos que el ser humano, dentro de la creación, debe ser el único ser que le quita la vida a otro tan despreocupadamente.

No es de ahora que, tanto niños como adolescentes, ven en su entorno actos de violencia y muerte, lo que sucede es que a partir del advenimiento del cine y la televisión, sumado actualmente a la televisión por cable y el Internet, estos actos de violencia y muerte se pueden ver casi en directo y a toda hora. Esto es algo que va “cauterizando” la conciencia, ver alguien que murió víctima de una bomba, de maltrato infantil, de violencia doméstica, suicidio, homicidio, etc. es algo tan cotidiano, últimamente, que casi ya no causa asombro a la mayoría de las personas.

La capacidad de asombro no se debe perder.

Es por eso que debemos enseñar el valor que tiene la vida y que ésta es un precioso regalo que debemos cuidar y respetar.

Debemos enseñar que todos tienen derecho a la vida, esto no depende ni de condición social, económica,  intelectual, física, ni etaria, sino que TODO ser humano tiene derecho a la vida y a  una vida digna.

Pero ante toda esta cultura de muerte hay una Buena Noticia, hay alguien que si le puso valor a nuestras vidas, a la vida de TODO ser humano, El estuvo dispuesto a pagar EL PRECIO, ese fue DIOS que dio a Su Unigénito Hijo, a JESUCRISTO, para que pagara el precio en rescate de toda la humanidad. Ese fue un precio muy alto, altísimo.

A través de Su Muerte y Resurrección El le dio el VALOR  a nuestras vidas y nos dio Vida y Vida abundante y es por Gracia, un regalo no merecido.

Para nosotros es GRATUITO, solo debemos aceptarlo y disfrutarlo.

Irene Marsiglia – Promotora Social y Legal

Iglesia En Marcha. Net

4 Oct '08

Deja un comentario

*