DIVORCIO – ¿Puede ser pastor una persona que se ha divorciado?


El matrimonio es la forma que Dios estableció para dar continuidad a la raza humana. El matrimonio es sagrado para Dios.
“¿Acaso no hizo el Señor un solo ser, que es cuerpo y espíritu? Y ¿por qué es uno solo? Porque busca descendencia dada por Dios.[3] Así que cuídense ustedes en su propio espíritu, y no traicionen a la esposa de su juventud. 16 «Yo aborrezco el divorcio dice el Señor, Dios de Israel, y al que cubre[4] de violencia sus vestiduras», dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense en su espíritu, y no sean traicioneros.
Malaquías 2:15-16
Pero aunque a Dios nunca le agrada el divorcio, la Biblia nos establece dos razones por las que el divorcio sería aceptable (no agradable, pero aceptable) ante Dios.
Estos casos son extremos e idealmente deberían ser extremadamente raros.
1. Adulterio: Cuando ha ocurrido adulterio, el divorcio se puede obtener, porque el adulterio ya ha roto la relación matrimonial sagrada y el divorcio entonces no viene más que a ser un reconocimiento formal de lo que ya ha ocurrido.
“También fue dicho: “Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio”. Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere, y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.”
Mateo 5:31
2. “Privilegio Paulino”. El Apóstol Pablo agregó una segunda razón a las enseñanzas de Jesús que se conoce en medios teológicos como el “Privilegio Paulino”. Este concepto establece que si un esposo o esposa abandona al esposo o esposa que es un o una creyente, el creyente que es abandonado no está atado a la relación matrimonial y es “libre” de casarse otra vez.
“Sin embargo, si el cónyuge no creyente decide separarse, no se lo impidan. En tales circunstancias, el cónyuge creyente queda sin obligación; Dios nos ha llamado a vivir en paz.
1 Corintios 7:15
Existe una tercera razón que en mi opinión podría justificar un divorcio. Es lo que técnicamente se conoce como “defección constructiva.” Esto se da en los casos en los que una esposa o un esposo creyente está casado con una persona que abusa de él o ella de manera tal que el matrimonio se convierte en una misión imposible.
Ejemplo, usted está casada con un esposo que se va a tomar con sus “amigos”, y cuando regresa hay que llevarla al hospital como resultado de los golpes que este hombre le da. O una esposa que esté casada con un marido que la ate a un poste dentro de la casa porque está celoso (por más sádico e increíble que esto parezca, son casos que se dan), o un marido que se dé a las drogas y se encuentre en una situación tal que no proporcione dinero para la comida, la escuela, la ropa, la vivienda, etc. de la familia. Existen otros casos extremadamente raros y ampliamente subjetivos que, en mi humilde opinión, justificarían que un creyente tenga que abandonar a su esposo o esposa.
La realidad es que se dan casos tan extraordinarios que es imposible creer que un líder religioso se atreva a insinuarle a una esposa o esposo que continúe viviendo bajo el mismo techo que el esposo o la esposa abusiva. Existen casos en los que la maldad de una persona puede llegar a extremos tales, que el infierno que se vive estando casado, es peor que quedarse sin marido para el resto de la vida.
En los casos en los que existe abuso desenfrenado como los que hemos descrito y otros casos extremos, las esposas o esposos víctimas han optado por nunca más casarse de nuevo y simplemente quedarse solos, por temor a no cometer adulterio con el nuevo compañero o compañera. Esto es algo que deberá decidir cada persona de manera particular.
¿Puede una persona que se divorció ser Pastor?
Si el divorcio se debió a cualquiera de los dos primeros casos, sí.
Si el divorcio se debió al último caso, sin importar lo extremo que haya sido el abuso, no creo que se le deba dar el puesto a esta persona de Pastor. Esta persona puede ser un voluntario para trabajos varios en la iglesia, pero no se le debería dar la posición de Pastor, diácono u otras posiciones de liderazgo más prominentes.
¿Qué me dice del Divorcio por “incompatibilidad de caracteres”?


Esta excusa es una forma irresponsable de no afrontar lo sagrado de haber acordado en los votos matrimoniales. ¡No existe una coma de evidencia en la Palabra de Dios de que Dios justifique que usted se divorcie de su compañero o compañera! Tampoco se puede usar la excusa de falta de amor, diferencias en las metas, por que su esposa se puso gorda, porque su esposo se ha vuelto impotente, etc.
Siéndoles completamente sincero, yo no sabría qué pensar de una pareja “cristiana” que me diga a mí que se quiere divorciar por cualquiera de estas últimas excusas. Una pareja que se encuentre sirviéndole al Cristo de la Gloria no tiene alternativa que amarse más cada día.
¿Acaso no estaré cometiendo adulterio si me caso de nuevo?
Cuando una persona se divorcia por alguna de las dos causas establecidas al principio, el que rompió automáticamente el matrimonio fue el primero en engañar. Una vez usted se casa de nuevo, usted no está incurriendo en pecado alguno.
Ahora bien, si usted abandona a su esposo o esposa por cualquiera de las razones subsiguientes, es un hecho que usted está cometiendo adulterio. En estos casos, usted se divorció para evitar el abuso, no para casarse de nuevo. Es por eso que existen tantos consejeros matrimoniales cristianos que aconsejamos a las parejas que están pasando por crisis grandes que esperen y trabajen en arreglar las diferencias antes de llegar al extremo del divorcio, porque una vez lo hagan, ya no se podrán casar de nuevo sin cometer adulterio, que es un pecado de muerte.
Este es un tema extremadamente complicado, multifacético y ampliamente subjetivo. Aunque terminaré de escribir aquí, eso no significa que no existan decenas de otros casos particulares que habría que analizar conforme a sus propios méritos. Sin embargo, las únicas excusas explícitas por las que nos podemos divorciar y casar de nuevo, es por infidelidad matrimonial o por el “Privilegio Paulino”.
Lic. Dawlin A. Ureña
Pastor, y miembro de la Asociación Científica – CRS – Creation Research Society
Tomado de Ministerios Antes del Fin
Iglesia En Marcha.Net

Etiquetas: , ,

11 comentarios para “DIVORCIO – ¿Puede ser pastor una persona que se ha divorciado?”

  1. EILING dice:

    MI ESPOSO TOMA CON DEMASIADA FRECUENCIA LICOR, Y APARTE ES MUJERIEGO VIVO EN SU CASA Y TENEMOS UNA HIJA Y CADA VEZ QUE SE MOLESTA CUANDO PELEAMOS ME SACA EN CARA QUE ES SU CASA Y QUE NO QUIERE VIVIR MAS CONMIGO YO TRATA DE PERDONARLO UNA VEZ MAS E INTENTAR DE NUEVO POR MI BEBE Y MI SITUACION INTENTAMOS IR A UN TALLER DE MATRIMONIO DE PAREJA EN LA IGLESIA Y SE MOLESTO UN DIA Y ME DIJO QUE NO IBA IR MAS X PORQUE YO NO IBA A CAMBIAR QUE PUEDO HACER. YO NO TENGO A DONDE MUDARME Y YA HE AGOTADO TODAS LAS HERRAMIENTAS CON EL.

  2. Luis dice:

    Querida hermana, con el mayor respeto me permito opinar en esta situación que estás pasando, me atrevo a pensar que tu esposo está sufriendo de falta de amor y aunque sé que para ti es muy doloroso el momento que vives, te sugiero que trates de entregar tu vida al Señor y confiar en que El hará el trabajo de restauración en sus mentes y en sus corazones, se valiente a lucha por tu matrimonio que al mismo tiempo significa luchar por el futuro de tu familia y por tu descendencia.
    Para el caso de abuso y de violencia intrafamiliar existen instancias legales que te pueden ayudar, pero ten mucho cuidado al usarlas para no generar mayores y más resentimientos en tu esposo, te aconsejo que no permitas el abuso y la violencia y que busques ayuda para afrontar este mal; es posible que con una citación a la comisaría se arregle este problema, si tu esposo ve que hay una autoridad que lo sancionará si procede en mala forma, tal vez desista de intentar una actitud agresiva.
    Lo más importante es que al parecer él si está dispuesto a salvar el hogar, ya que según comentas el acudió a un taller matrimonial y si él ve una entrega completa tuya al Señor, él sabrá que tu tienes un Padre Todopoderoso que te ama y te protege y tendrá temor de tratarte mal; mucho ayudará tu comportamiento, no olvides que los hombre necesitamos sulzura, cariño y comprensión para sentirnos motivados y a lo mejor a tu esposo le está faltando algo de esto. Pregúntale que desea tener de ti y entrégate para complacerlo convencida honéstamente de que lo merece y tendrás un mejor hambiente para hacerle saber lo que tu necesitas de él.
    Recuerda que el matrimonio no debe estar basado en sentimientos, sino en un compromiso consciente e ineludible de permanecer con él en la alegría y en el dolor, en la pobreza y en la riqueza, en la salud y en la enfermedad, hazta que la muerte los separe. COMPROMISO ES LA PALABRA CLAVE. Siempre debemos honrar nuestros compromisos si queremos que los demás honren sus compromisos con nosotros.
    Con amor del Señor, muchas bendiciones para tu hogar y familia.

  3. Laura Flores dice:

    Mi pregunta es, que existe una persona que no esta casada por la ley y que esta iniciando una iglesia cristiana y no tiene regstro de pastor ni una licencia, entonces yo me entere por una hermana que tanto ella como su hijo le obedecen al pie de la letra todo lo que el les dice, y me parese muy mal ya que si dice van a tal lugar y les da permiso lo hasen si no no, ademas de que el “pastor” vive con una persona que no ha sido divorciada y ya tenia un hijo el cual crio este senor pero ya tienen dos hijos mas y el esta pastoreando asi y me pregunto si ya saben estas personas es correcto que sigan con esa falcedad o el pastor tiene que decirle a las personas que el no esta casado y pormi parte me congregare en otra iglecia y quiero saber si esto lo permite DIOS o yo estoy mal, ya que no se quiere juntar con ninguna iglesia que porque todos lo quieren mandar y eso no esta bien segun el yo veo que dice muchas mentiras este senor y ademas la gente que lo sigue le dice que el no unge con aceite porque eso ya paso de moda y cosas asi y pues me preocupa esto por la hermana que sabe todo y muchas cosas mas y no quiere apartarse de el ya que esta como esclaba que por su hijo que le gusta estar ahi, si pueden escribirme algo para darselo a esta hermana urge, gracias y que DIOS le bendiga mucho yo orare por todo esto que esta pasando, gracias.

  4. raul dice:

    Primeramente bendiciones para todos
    Quisiera que me aclaren esto
    todo lo que las escrituras dicen acerca de el comportamiento que se debe de llevar, lo que es agradable y desagradable a Dios ¿es para los convertidos? o en general para tos? porque como dice en el antiguo testamento que su un extrangero queria formar parte de el pueblo elegido tenia que someterse a las reglas y si no, no podia formar parte de todos los requerimientos del pueblo elegido
    entonces mi pregunta es que si solo los convertidos debemos de cumplir con lo que Dios dice, y de ser asi esto de que lo que Dios une no lo separe el hombre aplica para los creyentes o para todos en general. Porque yo entiendo que esto: Lo que Dios une necesita requisitos para que sea Dios quien lo une, porque si es un matrimonio inconverso lleno de pecados entonces como Dios puede unirlo si el matrimonio es santificado por Dios al momento de llevarse a cabo. Porque por ello y solo asi las relaciones sexuales dejan de ser pecado.

  5. JUAN SANCHEZ dice:

    vendiciones. megusto mucho el consejo de la palabra que espresas estoy de acuerdo con usted te ngo miembro en mi iglesia que encontro a su esposa con otro y algunos me an dicho que el no se puede volver a casar y yo le aconceje lo mismo que usted dice en su consejo Dios lo vendiga

  6. doctor robert dice:

    Hola a todos. Yo soy pastor y estoy pasando por un proceso de divorcio. Los motivos son porque mi esposa no es creyente y decidio separarse de mi, ademas de que habia un daño emocional que casi me lleva a la depresion. Muchas veces, para bien o para mal, los conceptos y excepciones aqui mencionadas no lo toman en cuenta los hermanos y hermanas de las iglesias y juzgan a las personas divorciadas sin importarles el contexto real de la situacion. Todo pastor y lider debe darse cuenta de que cada divorcio debe tratarse con sumu cuidado, pero sobre todo inculcar y enseñar a la iglesia correctamente lo que dice la Palabra de Dios con respecto a este delicado tema. Saludos.

  7. Helio dice:

    1Co 7:12 Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene esposa no creyente, y ella consiente en habitar con él, no la despida.

    1Co 7:13 Y la mujer que tiene marido no creyente, y él consiente en habitar con ella, no lo deje.

    1Co 7:14 Porque el marido no creyente es santificado en la esposa, y la esposa no creyente en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; mas ahora son santos.

    1Co 7:15 Pero si el no creyente se separa, sepárese. En tales casos el hermano o la hermana no están sujetos a servidumbre; antes a paz nos llamó Dios.

    1Co 7:16 Porque ¿de dónde sabes, oh esposa, si harás salvo a tu marido? ¿O de dónde sabes, oh marido, si quizá harás salva a tu esposa?

  8. Ana Julia dice:

    Hola que el señor les bendiga quisiera hacer una pregunta de un caso que escuche un pastor esta casado con una mujer divorciada ella tiene dos hijos claro eso cuando ella no servía al señor luego ellos se conocieron y empezaron a servir a Dios juntos se casaron y Dios les llamo al ministerio pastoral pero la gente se les va cuando se enteran esto está mal que ellos tengan iglesia?porque me han dicho q no es correcto

  9. Sembrador dice:

    El licenciado Ureña escribe bien, pero adolece de un poco de miopía espiritual, para mi gusto.
    Considera que hay dos situaciones escriturales en las que está justificado el divorcio, y si hay un subsiguiente matrimonio, no hay adulterio.
    Luego DA SU OPINIÓN sobre casos extremos de violencia y abuso en la pareja, en los que el cónyuge abusado debe escapar despavorido de esa relación. Considera que es justificado el divorcio en esos casos, pero que si el cónyuge abusado se casa de nuevo, comete pecado de muerte.
    O sea que el abusado, que tuvo la mala suerte de dar con un cónyuge abusador y violento, además de tener que escapar de tal infierno (con los sufrimientos que eso conlleva) está condenado a quedarse solo de por vida, no puede rehacer su vida con otra persona, so pena de estar pecando de adúltero.
    El licenciado Ureña exhibe una monumental ignorancia de la naturaleza humana, sus emociones y necesidades.
    Pero por supuesto, esta es sólo su opinión, una opinión de hombre, que él mismo no puede apoyar en la Biblia; opinión que por supuesto no comparto.
    Dios instituyó el matrimonio como marco para el amor de un hombre y una mujer, incluido el amor sexual. Eso es todo lo que se necesita: el pacto matrimonial celebrado ante Dios y los hombres.

  10. Andrés dice:

    Un hombre divorciado por cualquier causa NO puede ni debe ser pastor ni anciano ni diácono, simplemente porque la Palabra dice que debe ser IRREPRENSIBLE. Es decir, no debe haber ningún motivo para reprenderlo o amonestarlo, en otras palabras, debe ser un modelo a seguir por toda la congregación, desde los niños pasando por los jóvenes y aún adultos. Imaginen como sería el caso que un niño que de grande quiera ser como el pastor osea que se quiera divorciar!!
    Ese pastor tampoco tendría autoridad para predicar o aconsejar sobre el amor (no amó como se debe a su esposa), mucho menos sobre el matrimonio ni sobre el noviazgo, ni mucho menos sobre LA FAMILIA….. con que autoridad lo haría! Si hubiese una pareja que quiere divorciarse en la congregación tampoco podría aconsejarles! (si ya fracasó en eso).
    Por eso Dios en su sabiduría infinita ha dejado en su Palabra los requisitos para ser Pastor, presbítero o diácono, porque NO TODOS pueden serlo.
    El Señor es el Señor y hay que obedecerle sino nos irá mal. La idea que Dios tiene del divorcio es de temer: en Malaquías dice que odia al divorciado (versión DHH) y en Mateo 19:6, “lo que Dios unió no lo separe el hombre”.

  11. Sembrador dice:

    Andrés, estoy de acuerdo contigo en casi todo, pero creo que te fuiste de mambo en tu última afirmación. Decir que Dios “odia” a una persona por algo (el divorcio en este caso) es muy fuerte. Es verdad, la Versión Dios Habla Hoy dice eso; sin embargo la Versión Reina Valera, incluso en su revisión 1995, dice que el aborrece (odia) el “repudio” (divorcio).
    No es esa traducción de Malaquías 2:16 la única razón por la que la Versión Dios Habla Hoy (que no es más que una traducción hecha por hombres en los tiempos modernos) es tan cuestionada, y no ha logrado una aceptación más extensa.
    No es lo mismo decir que Dios “odia” el DIVORCIO (como odia el pecado en sus diversas formas), que decir que Dios “odia” al DIVORCIADO. Dios ama al divorciado, como ama al pecador en general, y la mejor prueba de eso es la venida de Jesucristo, su muerte y resurrección. El divorciado puede encontrar una nueva vida en Cristo, si se arrepiente de sus pecados y entrega su vida a Cristo.
    En lo demás sí estoy de acuerdo. Un divorciado no debería meterse nunca en el ministerio pastoral.
    Saludos.

Deja un comentario




RTM UruguayCLC UruguayDiseño Web CristianoDiseño Web Cristiano