MUERE PASTOR EN COBIJA


El estado de sitio no se acata en Cobija. La presencia de militares en el aeropuerto Aníbal Arab no ha desmovilizado a la capital pandina y muchos ciudadanos se han armado para tratar de repeler el ingreso de los uniformados a la ciudad. Hay indignación por la muerte de Luis Antonio Rivero, un pastor evangélico, de 54 años, que cayó en el aeropuerto, víctima de los disparos de los militares. El hombre estaba desarmado, con la Biblia en la mano, tratando de bajar los ánimos de la población y los militares. Como estaba en medio de los dos bandos, fue el primero en caer cuando los militares comenzaron a disparar.
“Desde que empezaron los  problemas en Cobija lo llamamos para que viniera  y no se exponga al peligro”, cuenta Martha Shiguekuni, su madre. “Él me dijo que ya se estaba viniendo, pero lo mataron. Según me cuentan, mi hijo aún estaba vivo y algunas personas trataron de ayudarlo y llamar una ambulancia. En eso dice que vinieron en una camioneta roja los militares, y lo subieron y de ahí ya no se supo más. Como nosotros somos gente antigua de Guayaramerín, inmediatamente nos llamaron y nosotros reclamamos de un lado a otro. No lo hallaban ni en hospitales ni en clínicas, ni siquiera en la morgue. No sabemos exactamente dónde murió”, dijo.
Según las versiones, la demora en la atención a Rivero agravó su situación y lo dejaron desangrarse.
En los militares también hay pesar, ya que un conscripto fue alcanzado por las balas calibre 22 y falleció en la retoma del aeropuerto. Ramiro Tañini Alvarado, falleció cuando la bala le atravesó el pulmón derecho y el corazón. Otro conscripto tiene una herida de bala en el brazo.
Del lado de los pandinos, hay nueve heridos con balas militares.
Esto provocó la ira del pueblo, que saqueó dos negocios de armas para armarse y resistir el ataque. Según fuentes de Cobija, hay unas 150 personas munidas de revólveres, escopetas y salones 22 en la zona del Km 3, cerca del aeropuerto.
También molestó a la población la presencia del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, que llegó a Cobija la madrugada de ayer en uno de los cinco vuelos militares que aterrizaron en el aeropuerto. En cada aterrizaje se escuchaba una ráfaga de disparos.
Quintana anunció el arresto del prefecto Fernández, ya que considera que provocó ‘una masacre de campesinos’ y desacató el estado de sitio.
Por su parte, Fernández envió una carta a la Organización de Naciones Unidas y la Unión Europea para que envíen un cuerpo de observadores a Pando. También criticó el estado de sitio y aseguró que es sólo un pretexto para ejercer más violencia en su departamento.
Gente consultada por EL DEBER en Cobija confirma que el estado de sitio no se ha acatado. Los militares sólo controlan un perímetro de 200 metros alrededor del aeropuerto y no han ingresado a la ciudad. “Anoche no se acató el estado de sitio, la gente seguía circulando y cerró la avenida principal que entra al aeropuerto para evitar que salgan. Estamos asustadísimos”, dice Érica.
Los comerciantes han cerrado sus negocios y se han encerrado en ellos para cuidar que no los saqueen. Otros han trasladado su mercadería a su casa. Con ello, la única forma de abastecerse de alimentos es comprándoles a los brasileños. Sin embargo, la frontera está cerrada y deben pagar precios más altos para que brasileños les hagan las compras.
Además, una treintena de familias ya cruzó el puente hacia Brasilea, por temor a lo que pueda suceder durante la noche. Esta vez, las Fuerzas Armadas no llevarán a conscriptos, ya que han trasladado tropa de élite a la región. Se teme que el baño de sangre sea mayor que el registrado el jueves pasado.  

Fuente: El Deber – Por Pablo Ortíz  


Martha Shiguekuni Caceres, madre del pastor Luis Antonio declaró en medio del dolor: “Mi hijo no merecía la muerte, era un hombre de Dios, sólo estaba intentando mediar para pacificar a la gente. Era un hombre bueno, visitaba a los enfermos, brindaba asistencia social a los necesitados. Yo soy evangélica, lo dejo todo en las manos del Señor, él nos hara justicia y nos dara la fuerza para seguir adelante. Aqui en COBIJA toda la población esta conmovida por la muerte de mi hijo. Lo han nombrado Martir de la lucha autonómica y de la democrática”
Fuente: Agencias/ Iglesia En Marcha.Net

21 Sep '08

Deja un comentario

*