EL 78 % DE LOS ADULTOS EJERCIÓ VIOLENCIA CONTRA UN NIÑO


En área metropolitana 14% maltrataron físicamente

Ocho de cada diez adultos del área metropolitana reconoce que ejerció alguna vez violencia hacia un niño o adolescente bajo su cuidado. De ellos, uno lo castigó severamente de forma física. Además, 63% realizó maltratos reiterados.

Esas son las principales conclusiones del estudio Prácticas de crianza y resolución de conflictos familiares. Prevalencia de Maltrato intrafamiliar contra niños, niñas y adolescentes realizado por la consultora Radar para el Programa Infancia y Familia (Infamilia) del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) presentado ayer. “Estos datos son un mínimo. Hay tendencia a la subdeclaración”, dijo el director de Infamilia, Julio Bango.

El estudio reveló además que los sacudones y los golpes en la cola con la palma des- cubierta constituyen prácticas muy extendidas entre la población adulta. Dentro del maltrato físico severo la cachetada es lo más frecuente.

“Quienes son víctimas de maltrato en las primeras etapas de su vida no sólo sufren un daño presente, sino que ven afectadas sus posibilidades de llevar una vida saludable en el futuro”, señala el informe.

El estudio constató además que las situaciones de maltrato infantil se producen en todos los sectores sociales. Al discriminar los tipos de violencia, se encontró que hay mayor nivel de prevalencia general de maltrato psicológico en los hogares de nivel socioeconómico alto (43,1% frente a 27,3% en el nivel medio y 17,4% en el bajo). En contraposición, se registró más prevalencia general de violencia física en los hogares más desfavorecidos socialmente (15,7% de violencia física severa frente a 13,6% en hogares medios y 9,2% en hogares de nivel socioeconómico alto).

Los hallazgos del sondeo fueron calificados como “impactantes” por el presidente del Instituto del Niño y del Adolescente del Uruguay, Víctor Giorgi. “Son muy fuertes. Presentan una marcada violencia en la vida cotidiana. El 80% resuelve de manera violenta los problemas con sus hijos”, sostuvo.

Un informe más ampliado -que no fue difundido a los medios de comunicación- será discutido en la próxima semana por técnicos de Infamilia y Organizaciones No Gubernamentales, quienes, a su vez, analizarán posibles políticas a realizar. “Tenemos un problema: el 50% es identificarlo y eso se hizo”, resumió Bango.

convivencia. La encuesta implicó interrogar a adultos sobre sus conductas en el hogar hacia niños y adolescentes. En concreto, se realizó un cuestionario a 1.100 personas mayores de 18 años residentes en el área metropolitana, que integran un hogar con presencia de uno o más niños o adolescentes.

El estudio distinguió tres tipos de maltrato infantil: violencia psicológica, maltrato físico moderado y maltrato físico severo. Para cada conducta el adulto debía responder la frecuencia con que había ocurrido: “una, dos, tres o más veces”; “no en lo que va del año pero había sucedido antes”; o “nunca”. Así se diferenciaron dos tipos de maltrato: general (al menos una vez) y crónica (dos a más oportunidades).

La violencia psicológica o emocional puede resultar “tanto o más perjudicial que algunas formas de maltrato físico”, señala el informe. Ello implica hablar fuerte, gritar, insultar, maldecir, amenazar con echarlo de la casa, pegarle o llamarlo estúpido o haragán. El estudio reveló una prevalencia general del 74,4% y una prevalencia crónica de 58,5%. Esa cifra aumenta a 63,3% cuando se toman sólo los niños en edad escolar (entre 6 y 11 años).

También se consultó sobre si habían ejercido violencia física moderada. Eso implica sacudir al niño, golpearlo en la cola con un objeto duro o con la mano descubierta, pegarle con la mano o pellizcarlo.

El 53,7% de los encuestados declaró haber agredido con algunos de esos modos al niño o adolescente con el que convive.

Los datos revelaron además que los sacudones y los golpes en la cola con la palma descubierta constituyen prácticas muy extendidas entre la población adulta entrevistada. La mayor proporción de casos se da en niños de edad escolar.

Los golpes de puño, con objetos en algún lugar que no sea la cola, cachetadas, tirar al niño al piso constituyen maltrato físico severo. El “muy severo”, en tanto, es catalogado como las conductas que ponen en riesgo la vida del niño como palizas, quemaduras y amenazas con arma de fuego o cuchillos.

El sondeo, que consideró juntos el maltrato físico severo y muy severo, indicó una prevalencia general de 13,8% y crónica del 8%.

Las cifras

41,4% De los adultos reconocen haber maltratado física pero moderadamente a un niño a su cargo. Es el tipo más frecuente de castigo.

7,8% De los adultos admiten que en más de una oportunidad castigaron física y severamente a un niño con el que conviven.

Gobierno realizará campaña de valores

El gobierno se apresta a lanzar una campaña que fomente los valores en medios de comunicación masivos y a través de folletos que serán distribuidos cuando se realicen programas de vacunación o cobros ante el Banco de Previsión Social, anunció ayer la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi.

“Es sobre ese ser uruguayo que todos creemos que somos. Miremos cuáles son los estereotipos que tenemos sobre nosotros mismos”, dijo Arismendi. Agregó que la década de los 90 desarrollaron el “hacé la tuya”, “pisá al otro”, “no quiero ver a un niño pobre en la esquina”. El mensaje de la campaña es que “todos” tenemos derechos, indicó Arismendi.

La discapacidad es el primer tema que tratará la campaña, centrándose en tres ejes: invisibilidad, accesibilidad y problemas para acceder al trabajo.

En la campaña está previsto que uno de los temas sea el de prácticas de crianza, señaló la ministra, quien se mostró “impactada” por el resultado del sondeo.

Denuncias u orientación – Línea Azul de INAU: 0800-5050

Por Deborah Friedmann – El País – / Iglesia En Marcha. Net

14 Sep '08

Deja un comentario

*