CHINA


 
El activista cristiano y pastor de casa culto Hua Huiqi, fue detenido cuando estaba en camino al culto que se celebraría en la Iglesia Protestante Kuanjie, aprobada por el gobierno en Pekín, a la cual estaba previsto que asistiera el presidente de USA George Bush, quien asistió al culto antes de que se reuniera con el presidente chino Hu Jintao, para hablar de los derechos humanos, incluyendo la libertad religiosa. A pesar de su detención, Hua logró escapar de su cautiverio. Según The Associated Press, las autoridades han arrestado y golpeado a Hua varias veces en los últimos años a causa de sus actividades religiosas y de su lucha contra un proyecto de urbanización que terminó en la demolición de su casa en el año 2001. Durante los últimos meses, como parte de la operación de “limpieza” en Pekín, las autoridades lo obligaron a asistir a los cultos de la iglesia Kuanjie, registrada con el  Movimiento Patriótico de Tres Personas, que es oficialista.
El 10 de agosto escribió una carta al presidente de Estados Unidos, pidiendo oración por su seguridad y por la libertad religiosa para todos los chinos. Esta carta fue publicada por la Asociación de Ayuda a China (China Aid Association), y en ella describía cómo fue detenido y golpeado por la policía, junto a su hermano.
Escribió: “Me amenazaron diciendo: -Nosotros simplemente no le permitiremos a usted asistir hoy a la Iglesia Kuanjie. Si usted dice nuevamente que asistirá allí, le romperemos las piernas.”
Fuente: Compass Direct/ Redacción: Iglesia En Marcha. Net
25 Ago '08

Deja un comentario

*