VIOLENCIA

VIOLENCIA

Violencia, una palabra que hoy día, lamentablemente, la vemos como tema de análisis es todos los ámbitos, tanto a nivel educativo, como laboral, social, etc.

Esta palabra, generalmente, se asocia a actos violentos como peleas o agresiones físicas, pero si miramos la etimología de esta palabra en el diccionario, el ITER SOPENA, por ejemplo, vemos que al buscar la palabra violencia nos dice: Calidad de violento/Acción de violentar/Acción violenta/Acción de violar.
Si vemos la palabra, violentar, nos dice: Aplicar medios violentos para vencer alguna resistencia. / Dar interpretación violenta a lo dicho o escrito.

Si vemos la palabra, violento, nos dice: Que está fuera de su estado o modo natural. /Que obra impetuosamente.
Por último si vemos la palabra, violar, nos dice: Quebrantar la ley/forzar/profanar.
De ésto podemos sacar como conclusión que los actos violentos van mas allá de la interpretación que comúnmente se les da en la sociedad.

La ley de Violencia doméstica Ley No. 17514 de 19/7/02, distingue, entre varios modos de violencia: violencia física, violencia sexual, violencia sicológica, violencia patrimonial.

Por lo tanto la interpretación de la palabra violencia, abarca mucho mas del uso común, por lo tanto es mucho mas compleja su erradicación de lo que pensamos.

Para erradicar la violencia de nuestra sociedad debemos comenzar por educar, educar sobre valores de convivencia, valores éticos, morales, debemos enseñar, desde niños, que nuestros derechos terminan donde comienzan los de los demás, que cada individuo es único e irrepetible, que debemos respetarlo aunque piense diferente a nosotros, muchas veces en nombre de la libertad y la igualdad se violan los derechos de los demás.

Debemos recordar que la Justicia se siembra en paz, pero muchas veces en nombre de la justicia o de la paz se cometen actos violentos.

También, en este tiempo de antivalores, los medios de comunicación exhiben programas televisivos o radiales que hieren sensibilidades, esto lo hacen en nombre de la libertad de expresión, pero debemos respetar la libertad del otro, de consumirlos o no, por lo tanto se debería ser mas cuidadosos en los horarios en que se transmiten ciertos programas.

Esto también es violencia, decir, – bueno….yo soy así que me aguanten, o, – a mi me gusta escuchar esto, que se aguante el que no le gusta.

Llegamos a la conclusión que violencia es todo aquello que le impongo a otro sin su consentimiento, o que lo hiera en su físico, sus emociones o sus posesiones personales.

Entonces sacamos en conclusión que para erradicar la violencia, en cualquiera de sus manifestaciones, lo importante es educar, desde pequeños pues los primeros cinco años de vida del individuo, contando por supuesto desde el vientre materno, es donde se fijan los hábitos, tanto buenos como malos, normales o anormales. No pensemos, como muchos lo hacen, es pequeño lo dejo, cuando sea mas grande le enseño, no, esto es un tremendo error.

Además de la educación, otro punto importante es la información, muchas personas, de todas las edades, están soportando situaciones de violencia por no conocer sus derechos, por no conocer que se ha creado, ya hace cuatro años, una ley, Ley de Violencia Doméstica, que protege a toda persona, especialmente a niños, adolescentes, ancianos y a todos aquellos que tienen sus capacidades psicofísicas disminuidas. Esa Ley se ha instrumentado para apoyar a la víctima pero también para ayudar al victimario, el espíritu de la ley no es solo reprimir la violencia sino rehabilitar al agresor y evitar la revictimización secundaria, es decir, evitar que quien fue víctima, se convierta posteriormente en un victimario.

Hay una violencia de la cual muy poco se habla, es la violencia patrimonial, es decir, toda aquella acción violenta y con ilegitimidad manifiesta , que se realice sobre bienes, instrumentos de trabajo, documentos o recursos económicos de una persona, coartando su libertad o autodeterminación..
Uno de los ejemplos que podemos dar sobre este tipo de violencia, es en el caso de los adultos mayores, los cuales tienen apoderados de sus bienes económicos, de su jubilación o pensión y dichos apoderados, por supuesto que no sucede en todos los casos, pero lamentablemente si sucede, usufructúan para beneficio personal estos bienes y no brindan al beneficiario real los cuidados necesarios, muchas veces ni los mas básicos.

Sería muy extenso, para esta nota, enumerar todas las situaciones violentas, espero que este artículo les ayude a prestar mas atención sobre este tema.

Muchas veces, dentro de la familia, un vecino, un amigo, un compañero de trabajo, de estudio, etc. están viviendo una situación violenta, si es así lo mejor que podemos hacer es ofrecerle nuestra comprensión y ayuda brindándole el siguiente teléfono 0800.4141, al cual se puede acceder desde cualquier teléfono público o residencial, es un número gratuito, allí encontrarán personas especializadas que guiarán a quienes consulten sobre los pasos a seguir.
El horario en que funciona este teléfono es de lunes a viernes de 8 a 24 horas y sábados y domingos de 8 a 20 horas.
Pero sobretodo debemos dar a la persona que está viviendo un hecho violento, nuestra amistad, comprensión, amor, apoyo. Debemos erradicar el “no te metas, no es problema tuyo, cada casa es un mundo”
Sobretodo debemos creer a los niños cuando manifiestan el haber sido objeto de un hecho violento, no pensar que está fantaseando, debemos prestar atención a esto.
Si cada uno, desde nuestro lugar de acción, nos ponemos en las Manos de Dios y le pedimos ser Sus instrumentos, podemos evitar tanta depresión, tantos suicidios, tanta soledad, el mundo necesita escuchar una palabra de esperanza, necesita ver la Luz, el Camino que lleva a la Vida.

Irene Marsiglia – Promotora Social y Legal

 
Material facilitado a Iglesia En Marcha. Net por su autora
 

19 Jul '08

Deja un comentario

*