PREMATURO QUE CABÍA EN UNA MANO

Pesaba tan sólo 640 gramos

Denis nació el 9 de mayo en el Hospital de Tacuarembó. Con 24 semanas de gestación, pesaba 640 gramos. El miércoles lo operaron del corazón, del tamaño de una nuez, y pasó a ser el bebé más pequeño intervenido allí por una cardiopatía.
Como todo recién nacido, Denis llegó al mundo con un conducto que conecta a la arteria pulmonar con la aorta. El feto obtiene el oxígeno de la madre a través de la placenta y del cordón umbilical, por lo que su corazón no tiene la necesidad de bombear sangre a sus pulmones.
Pero, cuando el bebé nace y comienza a respirar, el conducto se cierra. De lo contrario, los pulmones empiezan a recibir más sangre de la que deberían y pueden estallar.
Esto le podría haber sucedido a Denis, sin el procedimiento de cierre del llamado “ductus arteriovenoso persistente” que realizaron hace dos días.
“Los doctores me habían explicado todo, pero por más confianza que les tengas, te tira abajo verlo ahí, tan chiquitito”, contó María José Loza, mamá de Denis, a El País. Tanto ella como su pareja, Marcos Ramos, tienen 21 años y son de la zona rural de Villa Ansina. Denis es su primer hijo.
Previo a la intervención quirúrgica, los médicos intentaron cerrar el conducto dos veces por vía farmacológica, un mecanismo menos agresivo para un cuerpo tan pequeño.
Pero tras 19 días sin resultados, un equipo del Instituto de Cardiología Infantil a cargo de Jorge Tambasco, se trasladó desde Montevideo hacia Tacuarembó para operarlo. Ciro Ferreira, director del Hospital de Tacuarembó explicó que “era un pretérmino (o prematuro) que por la gravedad no se podía trasladar. Hubiera muerto en el camino”.
Hace 10 años, contó Ferreira, cada mes fallecían ocho niños en las rutas, cuando eran trasladados desde Tacuarembó hacia otros centros hospitalarios para recibir un tratamiento que en el departamento no podían brindarle.
Desde que comenzó a funcionar el CTI de niños, que atiende hasta los 14 años, “se abrió un campo muy bueno para realizar procedimientos altamente complejos y sofisticados, que puedan dar soluciones a pacientes de esta región del Interior que antes morían por falta de estabilización en el traslado”, dijo el doctor.
María José todavía no sabe qué provocó que su hijo naciera de apenas 24 semanas, casi en el límite de viabilidad para que un bebé viva.
Después de superar los nervios de la operación, la joven resaltó: “Lo bueno es que me dijeron que ahora hay que esperar a que madure y se desarrolle, pero que no tiene por qué surgir otro problema”.
Es la tercera vez que se hace una intervención del estilo en el Hospital de Tacuarembó, pero Denis fue el más chico sobre la mesa del quirófano.
Según los médicos, el bebé era del tamaño de la mano de un hombre adulto y el conducto que cerraron tenía el mismo grosor de un pelo.
En este momento Denis está estable, con asistencia respiratoria mecánica. Recién pesa 680 gramos, por lo que los médicos ya le dijeron a los padres que tendrán que esperar por lo menos dos meses para llevarlo a su casa.
“Está en una salita aparte. Yo voy, lo veo, lo toco y él abre los ojos. Gracias a dios todo salió bien”, dijo María José.
Ferreira dijo que gracias a la atención primaria que se brinda en el hospital y al CTI de niños, donde el 70% de los pacientes son de otros departamentos, la tasa de mortalidad infantil es de las más bajas del país.
El director del hospital departamental afirmó que a pesar de la pobreza, en Tacuarembó fallecen 7,1 bebés por cada 1.000 que nacen. En Uruguay la media es de 11,9 por 1.000.

A menos peso, más incidencia
Según datos del Hospital Universitario Materno-Infantil de Canarias, el 28% de los bebés que nacen con un peso menor a los 1.500 gramos, presentan ductus arterioso persistente. La incidencia aumenta al 60% para los que pesan menos de 1.000 gramos, y es todavía superior en los pequeños que nacen antes de las 28 semanas de gestación. Estudios internacionales estiman que constituye entre el 10% y 15% del total de las cardiopatías congénitas.
Fuente: El País – Ana / Iglesia En Marcha.Net
30 May '08

Hay 3 Comentarios.

  1. nnniry
    8:03 pm noviembre 27, 2010

    no sean tan mentirosos eso solo es una fota de un bebe hecho de jabón y aunque sea increible es cierto y no es un bebe verdadero

  2. Fede
    8:55 pm noviembre 27, 2010

    nnniry, nadie dijo que la foto fuera del bebé prematuro. La foto es de dominio público, la podés encontrar en internet y la usamos porque venía al caso. No es importante si es de jabón o de otro material, la ilustración es lo que nos hizo usarla.

    Por otra parte… la información de esta noticia es real, lo creas o no, LO ES.

    Equipo de Iglesia En Marcha.Net

  3. alfredo
    9:59 pm enero 5, 2012

    no conoci al bebe . si a la mama y al papa lamento mucho lo q les sucedio

Deja un comentario

*