LA FIEBRE

LA FIEBRE

CONSIDERACIONES GENERALES DE LA FIEBRE

 

  • La fiebre en sí no es una enfermedad sino el signo de algún padecimiento e indica que algo le está pasando al organismo.
  • Se recomienda siempre tener en casa un termómetro.
  • Siempre se deberá considerar a la fiebre como un signo de alarma, hay que recordar que el grado de fiebre no corresponde siempre al grado de intensidad de una enfermedad.
  • La respuesta febril en general siempre es mayor en niños que en adultos.
  • Acuda siempre con su médico sí con medidas generales no se corrige este trastorno, si la temperatura es mayor de 38.5 grados C; si la fiebre es de 38.0 grados C, o más, en un bebé menor de 3 meses; si la fiebre es de 38.0 grados C por más de 3 días ,que no se soluciones con medidas en casa y que no tenga causa aparente.
USTED puede tratar la fiebre, lo que el Doctor trata es la causa que la produce.

MANEJO DE LA FIEBRE EN NIÑOS

Una de las mayores preocupaciones de los padres de familia es la fiebre en sus hijos. Crea mucha ansiedad y es uno de los principales motivos de consulta al pediatra.
Se considera como normal una temperatura de 37ºC con rangos de más o menos 0.5 a 1ºC.

La fiebre es una elevación de la temperatura corporal mediado por alguna alteración en el centro termorregulador ( hipotálamo). Es una manifestación de una respuesta inflamatoria producida por mecanismos de defensa del individuo.
Usualmente la fiebre manifiesta la presencia de alguna enfermedad. En la edad pediátrica la principal causa de las enfermedades es viral.
Se debe procurar ser objetivo en la toma de la temperatura corporal (utilizando el termómetro) y no solo mediante el uso de métodos subjetivos como lo es el tacto. Es importante cuantificar la temperatura.

¿CUÁNDO DEBO SOSPECHAR QUE EL NIÑO TIENE FIEBRE?

  • Cuando se le siente caliente al tacto (especialmente el cuello y la cabeza), mientras las manos y pies están fríos.
  • Cuando pierde súbitamente el apetito.
  • Cuando vomita la ultima comida habitual (un niño que usualmente come bien).
  • Cuando pasa mala noche (un niño que usualmente duerme bien).
  • Cuando un niño usualmente activo, deja de moverse y jugar.
  • Cuando inexplicablemente esta decaído somnoliento de día.

¿CÓMO PUEDO CONFIRMAR QUE EL NIÑO TIENE FIEBRE?

Es muy importante que toda madre sepa tomar la temperatura y leer el termómetro.
El método para tomar la temperatura varía de acuerdo a la edad del paciente:
En el caso de los Lactantes:

  • Pida a alguna persona que le ayude a sujetar al niño.
  • Utilice un termómetro rectal (punta abultada)
  • Aplique un lubricante en la punta (vaselina o crema).
  • Acueste al niño boca abajo. Los niños mayores pueden acostarse de lado, con las piernas flexionadas.
  • Con una mano separe sus glúteos, hasta que visualice el ano e introduzca unos 2 centímetros de la extremidad abultada del termómetro, con mucho cuidado.
  • Manténgalo en el recto por 2 minutos.
  • Retírelo y observe el punto donde se detiene la marca de lectura. Esa será su temperatura rectal. Se considera fiebre una temperatura rectal mayor a 38ºC
En el caso de Pre-escolares (2 – 5 años):
  • La temperatura puede ser tomada axilar por cuatro minutos.
  • Se debe secar el hueco de la axila y allí se coloca el extremo plateado del termómetro.
  • Se considera fiebre una temperatura axilar mayor a 37.5ºC.
En el caso de Niños mayores de 5 años:

  • La temperatura puede ser tomada oral, ya que el niño es más cooperador (por cuatro minutos).
  • Se considera fiebre una temperatura oral mayor a 37.8ºC.
Gracias a la tecnología existen termómetros digitales (orales, axilares, los que se colocan en el oído), con los que se puede obtener una temperatura bastante próxima a la real, de una manera más efectiva y sin el inconveniente de que se quiebre el termómetro o que no se sepa leer.

TRATAMIENTO

En general se debe bajar la fiebre cuando la temperatura es mayor o igual a 38.5ºC., no debemos abocarnos por tratar de bajar una temperatura de 38ºC, ya que como mencionamos se trata de un mecanismo de defensa con el que cuenta el niño para defenderse de algún agente adverso.
En niños normales los antipiréticos proveen alivio de los síntomas pero no alteran el curso de enfermedades infecciosas comunes.

 


¿ Cuando se debe combatir la fiebre?

 

  • En los casos de temperaturas elevadas, mayores de 38,5 grados.
  • En los casos en que la fiebre cause malestar al niño.
  • En aquellos niños que sufren enfermedades neurológicas o convulsiones.
  • Cuando existan antecedentes familiares de convulsiones febriles
  • Grupo de alto riesgo
Hay un grupo de niños de riesgo que por su condición patológica de fondo o por su edad, en ellos la fiebre es potencialmente peligrosa:

  • Enfermedades cardíacas
  • Anemia crónica (ejemplo anemia falciforme)
  • Desórdenes metabólicos (ejemplo diabetes)
  • Enfermedades neurológicas
  • Pacientes en riesgo de convulsión febril (entre seis meses y cinco años de edad)
  • Neonato (menor de un mes de edad)
Consejos para dar los medicamentos

  • No de más de 5 dosis en un día.
  • No le dé remedios a un bebe menor de 4 meses de edad a menos que su doctor se lo indique.
  • Lea las etiquetas cuidadosamente. Asegúrese que le está dando la dosis correcta a su niño.
Para el líquido, use un medidor de líquido para asegurarse de la dosis correcta. Obtenga una en la farmacia.

¿Oral o supositorios?



Si nuestro niño presenta fiebre, antes de consultar con el pediatra podemos realizar algunas acciones que pueden mejorar su estado general. El tratamiento de elección es el acetaminofén a la dosis prescrita por su médico. Recordar que no se debe administrar en intervalos inferiores a cuatro horas entre una dosis y otra, ya que se puede correr el riesgo de una intoxicación.
El uso de supositorios es controversial, ya que puede ser molesto para el niño. Puede utilizarse en niños pequeños con fiebre elevada e intolerancia a la vía oral.

Medidas adicionales

 


Si la temperatura es mayor o igual a 39ºC y el niño es menor de cinco años o está muy irritable, además de la administración de paracetamol se puede recurrir a medidas físicas anti térmicas con el objeto de moderar la fiebre y disminuir el malestar en el niño:

  • Desabrigar al niño
  • Paños con agua tibia por veinte minutos
  • Fomentar la ingesta de líquidos
  • No debe realizarse baños con agua fría, hielo ni alcohol, ya que es peligroso.
  • No debe automedicarse con antibióticos, ya que solo el médico es la persona idónea para indicarlos.
  • Luego de mejorar el estado general del niño, de inmediato se debe consultar al pediatra, quien luego del examen físico y evaluación hará el diagnóstico y establecerá el manejo correspondiente.
¿CUANDO DEBO PREOCUPARME?

¿Cuándo debo consultar por el niño febril, inmediatamente o llevándolo a un servicio de urgencias?
  • Si el niño es menor de 2 meses.
  • Si la fiebre es superior a 40ºC
  • Si el niño llora inconsolablemente.
  • Si es difícil de despertar.
  • Si esta confuso o delirante.
  • Si presenta una confusión.
  • Si tiene la nuca rígida.
  • Si tiene manchas como de sangre en la piel.
  • Si a pesar de destaparle la nariz, la respiración es difícil (se le hunden los espacios entre las costillas o le aletea la nariz) o se queja o puja rítmicamente con la respiración.
  • Si se trata de un niño francamente desnutrido o se conoce que tiene una enfermedad importante del corazón, los pulmones los riñones, diabetes, etc.

¿Cuándo debo consultar, no de urgencia sino en horas regulares?
  • Si el niño con fiebre tiene entre 2 y 4 meses.
  • Si la fiebre es entre 39.5ºC y 40ºC, especialmente si el niño es menor de 2 años.
  • Si se queja de dolor o de ardor para dormir.
  • Si tiene dolor de oído persistente.
  • Si se le ven placas blancas en la garganta.
  • Si a pesar de destaparle la nariz con solución salina, respira rápido (mas de 50 veces por minuto).
  • Si la fiebre persiste por mas de 24 horas sin que se tenga noción acerca de a que es debida, o sea, ausencia de diarrea, ni gripa, ni tos, etc.
  • Si aun sospecha las causas, la fiebre persiste mas de 3 días.
  • Si la fiebre se va por un día y retorna.
  • Si el niño ha tenido convulsión en una fiebre anterior
En pocas palabras, cuando Usted no se sienta tranquila, siempre debe consultar con su médico.

 


Dr. Pedro Barreda
Pedriatría al día
 
Iglesia En Marcha. Net

1 May '08

Deja un comentario

*