ONU


ONU
 

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, creará un equipo de trabajo para contrarrestar la crisis global de alimentos básicos.
Ban indicó que el mundo se expone a una “hambruna generalizada, malnutrición y tensiones sociales en una escala sin precedentes”, debido al incremento en los precios de la comida.
El secretario general de la ONU dijo que la prioridad era alimentar a los que padecen de hambre a través de la reducción de un déficit de fondos que, por el orden de los US$755 millones, enfrenta el Programa Mundial de Alimentos (PMA) este año.
El alto funcionario instó a los países donantes a que aportaran fondos que puedan estar disponibles de manera inmediata.
El PMA calcula que actualmente 100 millones de personas no tienen suficientes alimentos para comer.
De acuerdo con el organismo adscrito a la ONU, sólo se cuenta con el 62% de los US$755 millones que se necesitan para alimentar a los más pobres, y de ese porcentaje apenas US$18 millones han sido recibidos hasta ahora. 
 
“Consideramos que la dramática escalada de los precios de los alimentos en todo el mundo nos ha llevado hacía un desafío sin precedentes de proporciones globales, que se ha convertido en una crisis para los más vulnerables del planeta, incluyendo a los pobres de las ciudades”, dijo Ban.
“El desafío está produciendo múltiples efectos con su impacto más serio extendiéndose como una crisis para los más vulnerables”, añadió.
Los precios de los alimentos básicos -entre ellos el arroz, los cereales, el aceite y el azúcar- se ubican al menos 50% más altos que el año pasado.
Agricultores
El grupo de trabajo, encabezado por el propio Ban Ki-moon, estará integrado por los directores de los organismos adscritos a la ONU así como el Banco Mundial.
Ban indicó que era imprescindible respaldar económicamente a los agricultores en los países pobres.
“Además del incremento del precio de los alimentos, observamos que al mismo tiempo los agricultores en los países en vías de desarrollo están sembrando menos, produciendo menos, debido a los altos costos de la energía y de los fertilizantes”. 
 
“Debemos hacer todo el esfuerzo posible para dar una mano a los agricultores para que el año que viene no veamos una escasez de alimentos aún más severa”.
A mediano plazo, la ONU ofrecerá US$200 millones a los agricultores en los países más afectados con el fin de incentivar la producción de alimentos.
Asimismo el organismo internacional exhortó a los países donantes para que aporten US$1.700 millones adicionales y de esta forma, las naciones que registren déficit de alimentos puedan comprar semillas.
Eliminar subsidios
La corresponsal de la BBC en Berna, Imogen Foulkes, indicó que a largo plazo la ONU busca el fin de lo que denomina los subsidios agrícolas que distorsionan el comercio, así como medidas para hacer frente al daño de la producción alimentaria causada por el cambio climático.
El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, quien también asistió a la reunión en Berna, hizo un llamado a los países para que no implementen prohibiciones de exportación con el fin de proteger sus existencias de alimentos.
“Este tipo de controles incentivan el acaparamiento, conducen al aumento de los precios y afectan a los más pobres que están luchando por alimentarse”, agregó.
En un comunicado dado a conocer después de la reunión, el Banco Mundial anunció que en 2009 doblará los importes de sus préstamos para la agricultura en África.
Se informó que también se estudia dar financiamiento más rápido y flexible a los países más pobres.
 
Fuente: BBC Mundo/ Iglesia En Marcha. Net
29 Abr '08

Deja un comentario

*