USO Y ABUSO DEL MINISTERIO PROFÉTICO

Vivimos la  época del avivamiento y restauración del ministerio profético como lo dicen Las Escrituras: “ Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán…Y de cierto, sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu y profetizarán” (Hechos 2: 17-18). ¡Alabamos al Señor por dicho avivamiento!. Pero aún así, cuando algo bueno es restaurado en la Iglesia, inevitablemente vienen los excesos y abusos en el uso de estos dones dados por el Espíritu Santo, me remito a las cartas de los Corintios y a los montanistas; grupo sectario que apareció en la iglesia en la mitad del segundo siglo (156-160 D. C.) y que sostenía la idea que era posible agregar algo a la revelación escrita dada por Dios y buscaban las formas más sensacionales de profecías, éxtasis, sueños y predicciones del futuro; enseñaban que la revelación que daban era una nueva revelación de algunas cosas que la Iglesia antes no podía recibir.
Los excesos y abusos en el uso de los dones a veces lastima y aleja a le gente de la Iglesia; algunos lo son tan seriamente que se convierten en amargado o caen en la incredulidad. Por ejemplo cuando alguien cree en lo que le han profetizado es una palabra que viene del mismo Señor y no se cumple, pueden ser presa fácil de la desilusión; otros emocionados por las palabras que han recibido, comienzan a seguir a aquellos con dones proféticos, en ocasiones más que a Cristo mismo.
En mis 28 años de vida cristiana en el ámbito pentecostal  he sido bendecido y animado por las profecías que he recibido de parte de algunos siervos y siervas de Dios. Pero cada día veo con preocupación los abusos que están ocurriendo dentro de la Iglesia de Cristo. Muchos ministerios venden profecías a cambio de donaciones de cierta cantidad de dinero. Cuanto más grande es la donación más grande y profunda es la profecía. Hago un llamado a los que creemos en el Bautismo del Espíritu santo y en sus dones espirituales en el día de hoy a levantar la voz para darle a la Iglesia un verdadero entendimiento del ministerio profético y librar a los creyentes de aquellos dan “palabras proféticas” a la ligera con un “así dice el Señor”, cuando en realidad se tratan de opiniones personales y no oráculos de Dios.; debemos estar igualmente atentos que los ministerios proféticos estén sometidos a la Palabra de Dios escrita. Quizás este artículo incomode o traiga condena, pero es mi sincero deseo poder enfocar y avivar desde el punto de vista bíblico a los que están en el ministerio profético sin caer en el abuso de este precioso y delicado ministerio (Deuteronomio 13).
Un profeta es un portavoz de Dios, es escogido por Dios y no por sí mismo (Efesios 4: 11, 1 Corintios 12: 28,) para  presentar el mensaje de Dios para un individuo, grupo, nación o generación. Puede traer dirección, corrección, advertencia, ánimo, instrucción, edificación,  exhortación y consolación ( 1 Corintios 14:3). Siempre conducirá al receptor del mensaje hacia el corazón y camino de Dios. Un profeta es bueno y verdadero mientras es fiel a Dios quien representa. Su mensaje no contradice las Escrituras No se representa así mismo o a sus opiniones, sino a Dios, el profeta no determina o inventa lo que habla, es solo un portavoz de Dios (Deuteronomio 18:18-19, 2 Reyes 17:13, ). Necesitamos la profecía en la Iglesia y somos advertidos a no menospreciarla: “No apaguéis al Espíritu; no menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5: 19-21); pero también somos llamados a examinar y juzgar  todo, para reconocer o discernir lo verdadero de lo falso: “Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y lo demás juzguen” (1 Corintios 14:29). Jesús nos advirtió : “Mirad que nadie os engañe” (Mateo 24:4), nos amonesta que tengamos cuidado con el engaño. Para caminar rectamente debemos obedecer y aplicar todo el consejo de la Palabra de Dios.
Los falsos profetas están presentes e infiltrados dentro de la Iglesia, a veces son difíciles de reconocerlos y sin estorbo pueden engañar con señales y prodigios a los elegidos (Mateo 24:24, Deuteronomio 13 y 18:20-22, Jeremías 23: 9-40, Apocalipsis 2:20-22  ). Están entre nosotros, usando la misma Biblia, acompañados de dones sobrenaturales, pero se extravían guiando a la gente hacia ellos mismos en lugar de hacerlo hacia el corazón y reino de Dios. Los falsos profetas se asemejan a los creyentes. Pueden hablar, enseñar, cantar, predicar o actuar como uno de ellos, pero sus deseo o motivaciones son completamente diferentes. El gozo del verdadero creyente está en cumplir los deseos de su Maestro y Salvador Jesucristo. Los falsos profetas solo piensan en ellos mismos. Es por esto que Jesús dijo que solo serían identificados por sus frutos. El verdadero fruto permanece constante en medio de las circunstancias adversas, y trae salud y vida a los demás ( Mateo 7:15-20, 2 Timoteo 3:1-9, 2 pedro 2:1-22, Judas 4-19). Los falsos profetas son aquellos que todavía no han sometido sus vidas al señorío de Jesucristo. Solo obedecen cuando les conviene o no entra en conflicto con su agenda personal.  Han buscado a Dios por razones equivocadas. Lo sirven por lo que pueden obtener de Él en lugar de hacerlo por lo que Él es. En los días finales son ellos los que llamarán a Jesús Señor y profetizaran en su nombre, solo para escucharle decir: “Nunca os conocí, apartaos de mí, hacedores de maldad (Mateo 7:15-23). Estos son creyentes que sirvieron y produjeron fruto en el pasado, pero en algún lugar de su camino se extraviaron para servirse a ellos mismos. En mis años de cristiano he visto como falsas profecías han destruidos matrimonios, familias y controlado y dividido iglesias, en algunos casos el engaño se hizo evidente después que el daño fue hecho. Actualmente el ministerio profético ha puesto un énfasis en dar profecías personales y predicciones sobre el futuro,  muchos creyentes tratan a los que tienes dones proféticos como adivinos personales. Decirle a la gente lo que quieren oír, a expensa de lo que  necesita oír, debilita a la Iglesia. La misión del profeta es hacer volver el corazón del pueblo de Dios a su Señor, con frecuencia su mensaje no será con palabras agradables, su predicación golpeará las áreas endurecidas de nuestros corazones como un martillo rompiendo la roca. Hablará, reprenderá, corregirá y exhortará con toda autoridad y un corazón lleno de amor por Dios y su pueblo. Estos profetas no buscarán alabanzas o recompensas de los hombres , Solo desearán manejar fielmente la verdad de Dios que hace libre al hombre. No serán comprados. El poder, la popularidad o el dinero no influenciarán sus palabras.  Cuando leemos en el Nuevo Testamento sobre la profecía personal, con frecuencia era para traer corrección a la gente que había cambiado de curso o para traer palabra que fortalecían para las batallas y pruebas que tenían por delante (1 Timoteo 1:18), Otras veces, era para impartir dones o apartar creyentes para el ministerio. Estas palabras vinieron de líderes aprobados de la Iglesia (Hechos 13:1-4), no por profetas errantes y auto nombrados que conocen poco o nada acerca de los creyentes. En la actualidad , la mayoría de las profecías personales parecen edificar el yo y poner énfasis en el dinero, las relaciones, el matrimonio, los negocios, los hijos o el ministerio. Las palabras actuales casi siempre parecen decir cuan estimulante será el llamado, o cuán grandemente los usará Dios, o cuán importantes son o serán. Tenemos palabras dadas a individuos relacionándolos a posiciones de liderazgo, de parte de “profetas” que no conocen nada acerca de la vida individual del creyente. Muchos creyentes van a conferencias proféticas o a un profeta deseando recibir un palabra de parte de Dios; pero lo que realmente quiere tener es una vista de su futuro y no de su presente Romanos 16: 17-18). Creo que si usted examina la forma y función del profeta y los dones proféticos en base a las Escrituras, y las compara con lo que tenemos actualmente, eso lo ayudará a restaurar la pauta correcta para discernir y juzgar la profecía. Debemos hacer brillar la luz de la Palabra de Dios mientras examinamos la profecía en su contexto. “ Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenece la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén (1 Pedro4:10-11).
El Autor es Médico, Pastor de la Comunidad Cristiana Vida Abundante, Presidente y Profesor en el Seminario Teológico Alfa y Omega en Puerto Ordaz, Estado Bolívar. Venezuela.
15 Mar '08

Hay 5 Comentarios.

  1. GISELA
    9:02 pm octubre 25, 2009

    yo tengo 1 problema en contra de la iglesia ministerio profetico de lacomuna de quilicura que esta ubicada en volcan osorno 18 villa san enrique esta iglesia causa ruidos molestos hace 8 meses y tiene alos vesinos con depresion al igual que yo yo soy nacida y criada en el evangelio y esto no me enseñan en donde camino yo esta gente es muy desubicada y ademas mal educada se da el tiempo deagredirme verbalmente y eso no dise la palabra de dios porfavor ayudenme con este problema ellos se vasan ala ley de culto y no respetan el descanso delos vesinos ya que estamos hartos de su mal culto y se atreven a resfregarnos la ley de culto en la cara y no respetan las leyes que tenemos nosotros los vecinos porfavor necesito una respuesta pronto QUE DIOS LOS VENDIGA …

  2. Gisela, ignoro desde cuál país escribe usted; supongo que por ley de culto se refiere a alguna legislación a favor de la libertad de culto, y/o contra la discriminación. De todas maneras, si los ruidos que hacen en los cultos perturban la vida corriente de la comunidad, eso no solo deja un mal testimonio, sino que también constituye una infracción de aquel principio que sanciona que “mis derechos terminan donde empiezan los derechos de los demás”.
    Mire, yo creo en Jesucristo y asisto a una iglesia evangélica. Pero personalmente, creo que la predicación de evangelio debe inquietar el corazón, no perforar los tímpanos.
    En Uruguay tenemos reglamentaciones, y organismos que regulan el desarrollo de espectáculos públicos (el culto público de la iglesia es tenido como tal). Si el diálogo franco y frontal no da resultado, tal vez deba usted recurrir a la autoridad.
    Quiera Dios que eso no sea necesario, pues la Biblia recomienda no acudir en pleitos contra los hermanos frente a los incrédulos, pero… todo tiene un límite.

  3. HUGO ROD
    3:12 pm diciembre 21, 2009

    HOLA PASTOR SOY DE MEXICO Y RADICO EN CHIAPAS MEXICO SABE YO PIENSO IGUAL Y SIENTO LO MISMO QUE USTED AL REFERIRSE DE COMO SE ESTA USANDO LA PROFECIA EN ESTOS TIEMPOS DESAFORTUNADAMENTE Y AFORTUNADAMENTE EL OFICIO DEL PROFETA ES TAN FUERTE CUANDO ES EN VERDAD YA QUE LOS OYENTES SIEMPRE RECHAZARON AL PROFETA YA QUE LES MOSTRABA SU CONDICION ACTUAL PARA PODERLOS LLEVAR AL ARREPENTIMIENTO Y CASI SIEMPRE LOS APEDREBAN Y MATABAN POR HABLARLES LA VERDAD Y A MI ME TOCO SER UNO DE ELLOS, JAJAJJA ME DA RISA PORQUE ES TAN DIFICIL DECIR LA VERDAD DE DIOS QUE MUCHOS NOS DESECHAN PERO QUE QUEDE CLARO UNO NO HABLA POR SI MISMOS HEMOS SIDO CREADOS PARA DAR A CONOCER LO QUE DIOS QUIERE HACER CON UN CORAZON O CON SU PUEBLO, POR OTRA PARTE QUISIERA PODER TENER COMUNICACION CON USTED YA QUE POR EL MOMENTO ESTOY PASASNDO ALGO DESGRADABLE EN LA CONGREGACION DONDE ASISTO YA QUE EL PASTOR SE FUE CON UNA HERMANA Y ABANDONO A SU ESPOSA E HIJO Y DEJO LA CONGREGACION ASI Y PUES LA VERDAD NECESITO, ME URGE UNA PALABRA DE DIOS QUE ME DE DIRECCION… BENDICIONES

  4. primeramente Dios les bendiga bonitos comentarios,solo quiero compartirles que la biblia nos enseña que los tiempos son finales y todo acontesimiento por muy malo que paresca solo nos anuncia que la venida de cristo esta mas cerca que nunca

  5. soy de Guatemala y radico en Retalhuleu,mi comentario es q a mi en lo personal cuando una persona esta desarrollando su ministerio,muchas personas no le creen aun los miembros de su iglesia.esto hace q la persona abuse de su ministerio,cuando escribo abuse es porque juega con la gente diciendoles lo q quieran a cambio de cualquier fabor personal.

Deja un comentario

*