BUENOS PENSAMIENTOS

BUENOS PENSAMIENTOS
Pronto leerán nuestra mente…

Además de la proliferación de cámaras y otros dispositivos tecnológicos que nos controlan externamente, tenemos que empezar a preocuparnos por resguardar lo que pensamos. Porque pronto será posible leer los pensamientos.

La revista Newsweek informa que la idea de decodificar los pensamientos de una persona a partir de los patrones de su actividad neuronal ya no es descabellada. De acuerdo a estudios realizados en el Instituto Max Planck (Leipzig, Alemania) y la Universidad de Carnegie Mellon (Pittsburgh, Estados Unidos), los científicos dicen que superaron la barrera de “contenido”. Hace tres años, se dio el primer gran paso: investigadores del Max Planck pudieron determinar qué rejilla de todas estaban mirando los voluntarios a partir de las mediciones neuronales. El año pasado, el mismo equipo del instituto, liderado por John-Dylan Haynes, descubrió que también las intenciones de alguien dejan una estela en el cerebro.

Ahora, científicos de la Carnegie Mellon llevaron a cabo un estudio en el cual le mostraron a un panel de voluntarios 10 dibujos -cinco de herramientas (martillo, taladro, clavo) y cinco de construcciones edilicias (castillo, iglú, choza)- y les pidieron que pensaran en las propiedades y usos de cada uno de los objetos. La conclusión, consignada en la publicación científica PLoS One, fue que el patrón de actividades neuronales que cada objeto evocaba era tan particular que una computadora podía determinar, con una precisión de un 78%, cuándo alguien pensaba en un martillo y no en otra herramienta. Es la primera vez que se alcanza este grado de precisión en estudios neuronales.

“Esto establece, como nunca antes, que existe un terreno común en el cual distintos cerebros representan distintos objetos de la misma manera”, dice Tom Mitchell, de la Carnegie Mellon. Pero el mismo Mitchell hace una salvedad: “Cuanto más detallado es el pensamiento, más diferencias hay entre los patrones neuronales, porque distintas personas hacen distintas asociaciones para un objeto, o una idea”. Esto abre enormes posibilidades, pero también enormes peligros. Según el experto en leyes Hank Greely de la Universidad de Stanford, se está desarrollando un medidor de actividad cerebral infrarrojo portátil y barato. “Parece inevitable que esto se use para investigaciones criminales y como medida antiterrorista. Pero dónde terminaremos… no lo sabemos”.

Fuente: El País (Montevideo)/ Iglesia En Marcha. Net

17 Feb '08

Deja un comentario

*