LA AMEBA


LA AMEBA

Por Federico Márquez
 

¿Alguna
vez han oído hablar de las amebas?. Yo sinceramente la 1era vez que
escuché hablar de ellas y vi su comportamiento me asombré mucho. Estas
se alimentan de seres más pequeños rodeándolos con su cuerpo y
absorbiéndolos.
Como cristiano me maravillo de la creación de Dios, pero a la vez encuentro cierto paralelismo.

Lo
malo de sufrir el ataque de un parásito es que uno no puede verlo, pero
está allí alimentándose, multiplicándose y consumiendo áreas cada vez
más grandes del cuerpo de la víctima.
Consecuencias: malestar, dolor y en casos extremos la muerte.

Podrás
preguntarte en este momento, ¿cuál es el paralelismo?. Existe un
parásito que es el más peligroso del mundo y tiene efectos iguales y
hasta peores que los citados anteriormente, se llama pecado.

Al igual que una ameba, el pecado te envuelve lentamente y termina encasillándote, y cuando te atrapa… comienza a digerirte.
La
Biblia dice en Proverbios 5:22 “Al malvado lo atrapan sus malas obras;
las cuerdas de su pecado lo aprisionan.”, poco a poco el pecado te
carcome y termina por apagar la llama que hay en ti.

Pero
existe algo que nos libra de esto, en pecado fuimos concebidos, como
dice el salmo 51:5, pero Jesús al dar Su vida por nosotros nos redimió
y nos arrebató de las garras del mismo infierno, cosa imposible de
hacer nosotros mismos.
En Juan
1:29 leemos “Al día siguiente Juan vio a Jesús que se acercaba a él, y
dijo: ¡Aquí tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!”,
la ÚNICA manera de quitarte este parásito es con su ayuda.

Acude a Él, porque ya preparó el desinfectante.


——————————————
Ameba:
nombre común de diversas especies de protozoos microscópicos del tipo
sarcomastigóforos y superclase rizópodos. Están formados por una única
célula variable que se desplaza a través de seudópodos lobulados o
extensiones del cuerpo que se alargan y se contraen. Miden de 5 a 600
micras. Muchas viven libres, pero otras son parásitos y producen
enfermedades como la amebiasis, que afecta al intestino grueso y es
causante de disentería amebiana.(Diccionario Enciclopédico Santillana
1997).

12 Nov '07

Deja un comentario

*