LAOS


LAOS

Luego de que en el mes de julio hubiera una brutal acción gubernamental contra insurgentes sospechosos, en medio de la cual entendieron que estaban incluídos cristianos, una iglesia evangélica en la aldea de Ban Sai Jarern, provincia de Bokeo en el noroeste de Laos, de casi 2.000 miembros se ha reducido por temor, a unas 20 o 30 personas, quienes se atreven a seguir reuniéndose. La mayoría de sus líderes permanecen en prisión o bajo arresto domiciliario. Según fuentes cristianas, son unos 200 los arrestados, aunque no es posible asegurarlo porque no se puede acceder a la lista de detenidos. La mayoría de los que siguen asistiendo a la iglesia son mujeres y niños. “Los hombres o siguen en la clandestinidad por temor de ser arrestados, o siguen encarcelados o bajo arresto domiciliario, y muchos todavía temen salir de sus casas para adorar en la iglesia,” dijo una fuente. Miembros de la iglesia Ban Sai Jarern reportaron que nadie de su congregación ha tenido ningún contacto o cualquier comunicación con rebeldes separatistas.
Fuente: Compass Direct / Redacción: Iglesia En Marcha.Net

20 Oct '07

Deja un comentario

*