EVANGÉLICOS DE OLEIROS


EVANGÉLICOS DE OLEIROS
Galicia – España

Los fieles evangélicos de Nueva Vida ya ven luz al final del túnel.  Se reunieron con el alcalde García Seoane para intentar encontrar solución al tema del cierre del local de la iglesia por “contaminación acústica”, quien se mostró muy interesado en lograr un acuerdo y les transmitió su intención de hacer odo lo que estuviese a su alcance para que la iglesia vuelva a abrir sus puertas en el polígono de Icaria.
En representación de la iglesia asistieron los pastores Roberto Reed y David Zapata, su asesora jurídica Lidia Méndez, y el secretario del Consejo Evangélico, David Rego. Por parte del Ayuntamiento de Oleiros estaban presentes el alcalde, Ángel García Seoane, una concejal y una jurista del ayuntamiento.
En la reunion alcanzaron un posible entendimiento, aclarando varios puntos. El más importante refiere a que la música que usa la iglesia no es una actuación sino que es parte de su liturgia.
En base a esto, el pastor de la iglesia protestante Nueva Vida Roberto Reed le preguntó al alcalde si se podía retirar ya el precinto del templo y otorgar la licencia definitiva de apertura del local de culto.
García Seoane se comprometió a cumplir los deseos de los evangélicos, siempre y cuando la iglesia respete los 82 decibeles de volumen que establecen las ordenanzas.
En cuanto al ruido que produce la música del servicio religioso, los representantes de la iglesia manifestaron que llegaron a contratar los servicios de una empresa de mediciones de sonido, firma elegida de una lista de empresas facilitadas en su momento por el Ayuntamiento oleirense, en la que se corrobora a través de un estudio elaborado por la mencionada empresa que nunca se superaron los decibelios exigidos en las normativas municipales. De hecho, los pastores se presentaron a la reunión con el informe de ruidos, que confirma que no se sobrepasan los decibelios permitidos.
“La intención de la iglesia fue siempre la de respetar las obligaciones de la ley y a la vez disfrutar de la libertad religiosa que la Constitución Española contempla”, según aseguró Roberto Reed al término de la reunión. El pastor le pide al Ayuntamiento “que al igual que existen radares que detectan el exceso de velocidad, que haga en cualquier momento las oportunas mediciones de sonido y con datos objetivos y que demuestre si se incumple la normativa acústica”.
Sin esperar más tiempo, hoy mismo se va a presentar un escrito en el ayuntamiento en el que se pedirá la licencia definitiva de apertura con el compromiso por parte de la iglesia de seguir la normativa acústica.
 
La comunidad evangélica de Nueva Vida solicitará también en dicho escrito, que un técnico del Ayuntamiento inspeccione el local de la Nueva Vida esta misma semana, que el Ayuntamiento le otorgue licencia definitiva y que se saque el precinto antes del próximo domingo,para poder celebrar la reunión dentro del templo y no afuera cómo lo han tenido que hacer las últimas semanas.
En la entrevista celebrada en el Ayuntamiento, el alcalde García Seoane retiró la prohibición de tener aparatos de amplificación: “No se puede prohibir tener aparatos de amplificación pero lo que podemos hacer es exigir que se respeten las normativas de protección contra la contaminación acústica”, dijo el regidor.
 
Un poco de historia
El templo de Vida Nueva abrió sus puertas hace tres años. Nunca tuvieron problemas hasta principios de octubre de este año, cuando el Concello Oleirense lo cerró al carecer de licencia de apertura. El pastor Roberto Reed declaró que “los papeles están en orden” y consideró “exageradas” las medidas que se han tomado en contra de su iglesia basándose en la denuncia de un supuesto vecino y un informe sanitario desfavorable. En este momento cuentan con 150 miembros, de los cuales tan sólo la mitad son gallegos.
 
Fuemte: Agencias/Redacción: Iglesia En Marcha. Net

29 Oct '07

Deja un comentario

*