LOS SIMPSONS


LOS SIMPSONS

Por Loida Ortiz

 


Esta semana estrenó en la mayoría de los cines de Estados Unidos la película “Los Simpsons” y fue la que más recaudó, cerca de 72 millones de dólares, en su primer fin de semana. Este resultado sorprendió incluso a la alta gerencia de la compañía 20th Century Fox, que es la dueña de la película. Chris Aronson, Vicepresidente de distribución comentó: “Ha superado aún las expectativas más optimistas”.

Muy bien lograda en términos de producción, pero irreverente como la serie del mismo nombre que lleva 19 años exhibiéndose en la televisión americana. Los Simpsons parodian a una familia americana de clase media disfuncional. La película no es la excepción. En ella se burlan de la política, de los ambientalistas y de la religión.
La película inicia con los Simpsons llegando tarde a la iglesia. Bart, hijo de Homero, lleva su juego electrónico y juega mientras se encuentra en el servicio. El abuelo (padre de Homero) se queda dormido en la banca y de momento “recibe” una visión. Tiene un momento de casi de éxtasis dando vueltas en el piso y repitiendo un mensaje advirtiendo sobre los problemas que vendrán. Cuando le piden a Homero que explique el comportamiento de su padre, éste hojea una Biblia y comenta: “Este libro no tiene ninguna respuesta”.

En otra escena, una orquesta que canta canciones a favor del medio ambiente es abucheada y le lanzan todo tipo de objetos para que se callen. Lisa, la hija de Homero, defiende el medio ambiente, pero todos los vecinos le cierran las puertas porque el tema no les interesa. Y eso es lo que sirve de base para el conflicto de la película.
Homero adopta a un cerdito como mascota y reúne todo el desperdicio del cerdito en el patio de la casa que luego lo tira en el lago de un pueblito llamado Springfield, donde viven. Esta acción provoca una catástrofe ambiental, que pone en peligro a toda la comunidad.

Cuando identifican al causante de la terrible situación, los vecinos van a buscarlo para ajusticiarlo. Ahí se ve una escena de violencia cuando Maggie, la bebé de la familia, rompe una botella para contra atacar a los que vienen a buscarlos.
Vuelve a aparecer la iglesia en escena cuando los feligreses salen para ver lo que estaba ocurriendo, al igual que los clientes del Bar que está al lado de la iglesia. Ante el temor, los feligreses se refugian en el Bar y los clientes del Bar en la iglesia.

Bart, el otro hijo de la familia mira con cierta añoranza a su vecino que representa una familia cristiana y “normal”, que hace mucho énfasis en el amor hacia los demás. Pero al final de la película Bart los llama “loosers” (perdedores), un término que se usa en Estados Unidos para referirse a los cristianos. Russ Breimier, crítico de cine, dice que aunque varias veces se hace referencia al cristianismo, la burla está más dirigida a la religión que a la fe.

Qué podemos rescatar
Aunque la película muestra a los Simpsons como una familia disfuncional, hay que rescatar que al final Homero decide por la unidad de su familia y de la comunidad al salvarlos de la catástrofe que él mismo provocó.
Cuál es el peligro
Es una película familiar (menores de 13 años deben estar acompañados de un adulto). Llama mucho la atención la manera en que se trata la familia. Bart se ríe a carcajadas cuando su padre se golpea un dedo cuando está arreglando el techo de la casa. Homero en consecuencia comienza a tratar de hacer caer a su hijo desde el techo. De igual manera, reta a Bart a salir desnudo y el chico lo hace sobre una patineta por toda la ciudad. Es una de las escenas que más risas arranca en la audiencia, así como algunas palabras un tanto groseras (que dicen en español).

La edad promedio de la audiencia viendo la película es doce años. Estas películas y series son las que están educando a nuestros niños. Sabemos que estamos viviendo en una sociedad post moderna, cada vez más secularizada. Como menciono en otro artículo estamos viviendo el Momento del ateísmo, donde crece a pasos agigantados las publicaciones, películas y materiales en contra de la religión y de Dios.

Y qué de la Iglesia

Recomiendo a los líderes que vean esta película. Tiene mucho que decir a la iglesia de hoy. Permite ver lo que está llamando la atención de las nuevas generaciones. Qué información reciben y prepararnos para tener respuestas concretas.

La iglesia no debe restringirse a las cuatro paredes del templo. Nuestros hijos están expuestos a otras informaciones e innovadores métodos y tecnología. No se trata de criticar o censurar este tipo de películas. Se trata de buscar alternativas para presentar al Dios de la vida, que sigue siendo relevante para todos.
¿Tú qué harás?

 
Tomado de la página de Soc. Bíblicas Unidas
 
Iglesia En Marcha.Net
 
31 Jul '07

Deja un comentario

*