CONDUCTA CORRECTA


CONDUCTA CORRECTA

Cáp. 2: 1 – 15.

Volvemos a ampliar un poco más este tema que nos ha ocupado en los últimos Heraldos sobre cuáles son las conductas bíblicas correctas para los cristianos en una sociedad materialista, consumista y que busca el placer como fin de la existencia.

Esta carta y las que envió a Timoteo tratan del gobierno de la iglesia, de la doctrina sana y de una vida consecuente a los valores cristianos. En la carta a Tito el mayor énfasis recae sobre ese último aspecto de la conducta. Pablo urge a Tito no solo a que enseñe la Sana Doctrina, sino a que la aplique en todas las circunstancias de su vida. El fin de enseñar la sana doctrina es que produce cristianos saludables, lo contrario produce raquitismo espiritual y otras diversas enfermedades espirituales.

En cualquier congregación hay diferentes grupos que deben ser enseñados.
Están los varones de edad avanzada (2:2). Aquí no se refiere a la responsabilidad ministerial sino a la edad avanzada. Note lo que se pide de ellos. El segundo grupo lo constituyen las mujeres de edad avanzada (2:3 – 5). La meta final es, “para que la Palabra de Dios no sea blasfemada” (5). Es ésta una gran responsabilidad.
El tercer grupo son los varones jóvenes (2: 6-8). Se destacan dos cosas: la virtud y la forma en que desarrollan sus vidas. Prudencia y virtud van juntas. Vea usted el fin doble de este estilo de vida para los hombres jóvenes: verso 8. Hay otros grupos mencionados por Pablo y usted los puede encontrar en esta sección de la carta.

La sana Doctrina hermosea la vida de cualquier persona de cualquier estilo de vida. La Doctrina cristiana nos limpia de errores adquiridos por contagio, costumbres culturales o pecados propios. Todo aquel que se precie de cristiano/a hará inevitablemente una de dos cosas: ADORNARÁ la doctrina que profesa o bien será motivo de que ésta sea BLASFEMADA.

¿Según su edad actual, puede usted afirmar con seriedad y sinceridad que está viviendo la Sana Doctrina? Analice este pasaje y luego a usted mismo para poder contestar correctamente delante de Dios. Luego haga los cambios que necesite hacer bajo la Gracia de Dios (2:11-15).

Pr. Lemuel Larrosa
PIEBU – Montevideo
 
Iglesia En Marcha.Net
6 Jul '07

Deja un comentario

*