¿OTRA VEZ QUIEREN DESACREDITAR A LA BIBLIA?


¿OTRA VEZ QUIEREN DESACREDITAR A LA BIBLIA?

 

En estos días se está escuchando mucho acerca de los supuestos descubrimientos que intentan socavar la verdad de Jesús como hijo de Dios. Discovery Channel asociado al cineasta James Cámeron, otra vez ponen en duda la vida de Jesús. Hace un año se nos habló del “Evangelio de Judas”, luego el “El Código Da Vinci” que sostiene que Jesús se casó con María Magdalena y tuvo hijos, que no fue muerto, ni resucitado. Hoy vuelven a la carga sobre este supuesto y dicen que tienen pruebas científicas de que así fue.

Mire que es valioso EL CRISTO DE LA GLORIA, eh? Pasan los años, y no pueden dejar de ocuparse de El. Fue, es y será siempre el centro de atención del pobre humano, porque SIN EL, NADA PODEMOS HACER.

El documental “La tumba perdida de Jesús”, presentado el lunes 26 de febrero, en Nueva York, revela el supuesto hallazgo de una tumba familiar, que podría contener los restos de Jesucristo y su familia, incluida María (madre de Jesús), María Magdalena y un supuesto hijo de ambos de nombre Judas, en Jerusalén.

¿Por qué negamos, los humanos, sistemáticamente la divinidad de Jesús?

Como Iglesia debemos levantarnos con la enseñanza bíblica y elevarla al máximo exponente. Cada día más debemos aprender la verdad de Jesús. Y un buen estímulo para hacerlo, pueden ser estas modas populares contra su deidad. Estos hechos nos pueden animar más y más a enseñar la Biblia. De manera que seamos cristianos bien preparados, para dar razones de nuestra fe frente a declaraciones tan opuestas a la realidad bíblica.

La Palabra de Dios debe estar en nosotros y con nosotros de manera constante para que este tipo de noticias, o como diría el Apóstol que “cualquier viento de doctrina” no nos vapulee, ni mucho menos nos tome por sorpresa. A veces me pregunto si los hermanos en Cristo estamos tan pendientes de la Biblia como lo estamos con nuestros celulares. Los llevamos a todas partes, los cuidamos, estamos mirando que tengan buena señal, los que compran crédito se aseguran de tenerlo a la hora de salir de casa… ¿Y la Biblia? ¿Las enseñanzas? ¿Las verdades acerca de Jesús? ¿Las tenemos así de presentes?…porque cuando vienen tormentas como ésas, ¡DEBEMOS ESTAR PREPARADOS!

El discurso de estas personas que difaman al Rey de reyes y Señor de señores lo tenemos tan incorporado que es una mala señal si nos da como si nada…Hay tanto que viene contra la fe y la verdad bíblica, que corremos el peligro de estar anestesiándonos y perder la capacidad de reacción.

Como cristianos bíblicos y cristocéntricos debemos aprovechar estos discursos de gente sin Dios y amarlos de tal manera que podamos mostrarle al Dios de Jesucristo que liberta y da sentido a la existencia. Y debemos alentarnos al recordar que las Escrituras afirman que somos bienaventurados cuando mintiendo, lanzan toda clase de mal hacia los hijos del Dios Altísimo.

Pero no nos creamos que este es el fin del discurso; hay una tarea que hacer y es la de ser luz al mundo. No una luz que se esconde detrás de la montaña y no alumbra, sino la luz de Jesús que brilla más que el mismo sol. ¿Cómo? Predicando el plan de Dios de reconciliación con los hombres por medio de su hijo que vino como hombre, murió en una cruz y resucitó al tercer día para que todo aquel que en él cree tenga vida eterna.

Debemos tomar la delantera para no jugar a la defensiva. Todo esto será muy popular próximamente, estará en boca de todos. ¿Cómo se presentará un evangélico si es timorato o medio al estilo de José de Arimatea en su trabajo, en su oficina, en la universidad, en la escuela, en el barrio o en la familia? ¿Se achicará? ¿Dirá “la verdad que yo no lo puedo demostrar”? ¿Dirá que “nunca anduvo con Jesús” aunque lo confronten que por su forma de ser se ve claramente que “es de Cristo”?

Lo decimos a tiempo, para que NOS PREPAREMOS CON TODO, no a la defensiva, sino a la ofensiva. Acaso podemos ocultar: ¿El perdón de nuestros pecados? ¿La paz que inunda nuestra alma? ¿El efecto que nos produce la vida eterna? ¿Contar cada día con preciosas y grandísimas promesas que son SI y AMÉN en El? ¿Conversar diariamente con el RESUCITADO? ¿La experiencia de que El vive en Mí? ¿El cambio trascendental que hizo en nuestra vida? ¿La transformación que produjo en nuestra familia? ¿La sanidad que ostento gracias a su mano bienhechora? ¿La liberación de la que fui objeto cuando tocó mi vida? ¿El gozo que me domina frente al cuadro de apatía y depresión? ¿La libertad que gozo frente al pecado?

¡Hermanos que no nos sorprenda! El peligro del evangelio diluido está entre nosotros y de nosotros depende que no se extienda. ¡Preparémonos! ¡Hablemos de estas cosas en nuestras congregaciones! ¡Enseñemos a los más jóvenes en la fe! ¡Cuidemos a nuestros hijos y nietos de estas atrocidades! ¡Entendamos que los tiempos se acortan y la segunda venida de Jesús se apronta!

En el que resucitó, vive y vivirá por siempre

Tomado del Boletín de Aciera

 
Iglesia En Marcha.Net
5 Mar '07

Deja un comentario

*