ABORTO


ABORTO

 
Luego de informarle a su madre que el bebé podría nacer con una malformación, decidió practicarse un aborto, pero el bebé de 22 semanas de gestación estaba completamente sano, falleciendo luego de varios días de agonía, luchando por sobrevivir.
Ocurrió en el Hospital Meyer de Florencia – Italia.
 
El bebé pesaba tan sólo 500 gramos y luchó por sobrevivir desde el aborto practicado el viernes pasado. Según fuentes médicas,
la gestante se sometió, en el Hospital Careggi, a ecografías al llegar a las 20 y 21 semanas de gestación, que mostraban el riesgo de que su bebé sufriera una “atresia del esófago”, malformación que afecta a 1 de cada 3.500 niños, existiendo la posibilidad de que sea corregida con cirugía en más del 90 por ciento de los casos.
 
Eldirector del departamento de ginecología del Careggi, Gianfranco Scarselli, dijo al diario La Reppubblica que tras tener sospechas de malformaciones en el feto, los médicos recomendaron a la mujer que se realizara una resonancia nuclear magnética para despejar las dudas, pero, según Scarselli, la mujer “estaba convencida de abortar” y desestimó nuevos exámenes.
Practicaron el aborto, pero al ver que el corazón del niño latía y comprobar que no presentaba malformación alguna, decidieron reanimarlo. El pequeñísimo bebé se aferró a la vida por varios días, hasta que falleció por una falla cardiorrespiratoria y su extremo estado prematuro. Los médicos no han dado a conocer el método empleado en el aborto,pero las autoridades están estudiando y determinando las responsabilidades de los involucrados.
En Italia, durante los tres primeros meses de embarazo el aborto es legal sin importar el motivo, después de este plazo sólo en caso de peligro para la mujer o de malformaciones en el feto que pongan en riesgo la salud física o psíquica de la madre.

Nos preguntamos qué sentirá la madre de este pequeño, el aborto es dificilmente olvidado por quienes se lo practican, pero en este caso ha de ser mucho más difícil hacerlo.

Este caso ocurre a pocas semanas de conocerse la historia de Amillia Taylor, la niña estadounidense que se convirtió en la bebé más prematura del mundo al sobrevivir a un parto temprano ocurrido a las 22 semanas gestación.

Fuente: Aci . Redacción: Iglesia En Marcha.Net

10 Mar '07

Deja un comentario

*