VINCULACIÓN ENTRE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD Y LA NUEVA ERA

VINCULACIÓN ENTRE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD Y LA NUEVA ERA
Escrito por Isabel Pérez de Pio
 
Ofrecemos a continuación, como exclusiva, el artículo sobre los vínculos entre la Nueva Era y el nuevo paradigma propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Su autora es una buena conocedora de este tema concreto: Isabel Pérez de Pio. Es abogada y actualmente es profesora de bioética en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad FASTA de Mar del Plata (Argentina), miembro del Instituto de Bioética dependiente de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, y delegada para América Latina de SIDA Information Suisse, Federación de Médicos Suizos que se dedican a prevención del VIH/SIDA.
 
Coincidencias entre New Age, ética mundial y el nuevo paradigma de la OMS

 


Marilyn Ferguson ubica al Nuevo Paradigma Mundial dentro de una visión, a la vez científica y mística (tradiciones milenaristas). Utiliza el modelo de Thomas Kuhn y las técnicas de expansión de la conciencia. Presenta al movimiento New Age como una verdadera conspiración mundial introducida en todos los ámbitos de la sociedad. Los promotores que – serían una legión – irían desde políticos célebres, hombres de ciencia, educadores, industriales, médicos, organismos financieros, e incluso el hombre de la calle. Una verdadera revolución dentro de la política, la educación, la ciencia y la religión. Sintetizando, sus ideales y propuestas serían las siguientes:
a) Toma de conciencia espiritual del Planeta.

b) Nueva visión holística de la humanidad.

c) Sincretismo religioso.

d) Revolución planetaria que lleva a un cambio radical en todos los ámbitos de la sociedad.

e) Para lograr ese cambio es necesario un Nuevo Paradigma. El modelo elegido es el propuesto por Thomas Kuhn para las Ciencias Físicas en su obra: La structure des révolutions scientifiques.

f) Aventura espiritual que lleva al fin de las religiones tradicionales.

g) La religión del New Age será de inspiración gnóstica, reivindicando los ideales universalistas que reconciliarán a todas las religiones del mundo en base a la identidad de su origen y a los fines de establecer una religión universal y una moral común.
Es interesante comprobar que las orientaciones ideológicas y el plan de acción del Nuevo Paradigma de la OMS presentan similitudes sorprendentes con el movimiento New Age y la Nueva Ética Mundial:

a) Necesidad de un cambio de Paradigma en el que el modelo elegido fue el propuesto por Thomas Kuhn.

b) Este cambio de Paradigma no se limita al sector de la salud sino que abarca todos los órdenes de la sociedad.

c) Dicho cambio debe de ser de carácter holístico.

d) La Ética Monoteísta no será de aplicación, (tampoco lo será el Juramento Hipocrático).

e) Interés en una Nueva Ética adecuada a estas estrategias, en relación con la influencia que las grandes religiones mundiales ejercen sobre el desarrollo sanitario.

f) Conveniencia de una dimensión espiritual en relación con Salud para Todos.

g) Nuevos modelos de asociación para la salud que posibilitarán la puesta en ejecución de estas estrategias. Entre ellos se mencionan las grandes agencias de Naciones Unidas, el Banco Mundial y la sociedad civil.

Orientaciones ideológicas del nazismo y los planes de Hitler para conquistar el mundo

 


Las raíces profundas del nacionalsocialismo están íntimamente ligadas a un conjunto de sociedades secretas en las que el origen no es solo alemán sino inglés, hindú, tibetano y chino. Ellas aportarían al nazismo su fundamento mágico. La doctrina nazi, más que un partido político, constituyó una verdadera religión estructurada en base a esoterismo, ocultismo y gnosis. Ella tenía por finalidad un proyecto destinado a la creación de una raza perfecta que remplazaría a la humanidad actual. Una de las figuras claves en estos planes fue el General Karl Haushofer quien frecuentemente aparece mencionado en esos planes, por sus teorías de geopolítica y su profundo conocimiento de los problemas orientales, tanto en el plan político como espiritual. La teoría del espacio vital – tan cara a Hitler como a Haushofer – determina que la intervención del hombre en el mundo debe de ser regulada de acuerdo al espacio en el que vive; y que existen pueblos mejor dotados que otros para ejercer el poder. El espacio no es solo el vehículo del poder sino el poder mismo.

Uno de los organismos más misteriosos del nazismo fue el llamado: Ahnenerbe (herencia de los antepasados). Este organismo fue creado en el año 1935 por Heinrich Himmler y tenía por objeto investigar y buscar la localización y el espíritu de la raza indogermánica. Todos estas investigaciones deberían hacerse con el mayor rigor científico por lo que fueron respaldadas por hombres de ciencia de importantes universidades alemanas. Aún cuando la finalidad de este organismo pareciera anodina, en realidad ocultaba una empresa a la vez misteriosa y alarmante, ya que al lado de sus actividades visibles existían otras encubiertas con el mayor secreto. Entre las investigaciones conocidas que se realizaron figuran: el estudio de la Kabalá judaica y de la sociedad secreta de los Rosa-Cruces, descubrir el significado oculto de las torrecillas de las catedrales góticas y el simbolismo del arpa en Irlanda. Ciertas secciones del Ahnenerbe efectuaron trabajos que se consideraban asunto secreto del Reich, y que consistían en investigaciones esotéricas y el estudio de todas las cosmologías. También existían secciones técnicas en donde se trabajaba para la construcción de armas nuevas como la que se conoció como el rayo de la muerte (actual rayo láser). Pero tal vez lo más inquietante fue la investigación científica relacionada con la raza, destinada a descubrir cuáles eran las razas inferiores que deberían desaparecer.

Dada la situación actual del mundo resulta revelador y preocupante a la vez, conocer cuáles fueron los planes de Hitler para conquistar al mundo. Dichos planes fueron conocidos gracias al libro escrito por Hermann Rauschning, quien en el año 1932, siendo miembro del Parlamento Alemán, tuvo la oportunidad de dialogar con Hitler y recibir sus confidencias sobre los planes que éste tenía para gobernar al mundo. Su libro tuvo por objeto alertar al pueblo alemán sobre la peligrosidad de dichos planes. En el capítulo 2: La política oriental y la nueva nobleza alemana, habla de la creación de un Nuevo Orden Social, el que debería ser extendido a toda la tierra. Como primer paso sería necesario acelerar la descomposición del antiguo sistema; la burguesía y el mundo obrero deberían desaparecer. Ello podría acarrear consecuencias espirituales, por lo que sería necesario volver a la ignorancia y al paganismo. Como la cultura y la ciencia iban a presentar ciertos problemas para la Clase de Señores, por ello el conocimiento y la ciencia deberían estar solamente en las manos de los privilegiados, lo que les proporcionaría el poder de ser dueños de la vida y la muerte. La igualdad entre los hombres debería desaparecer así como la educación pública, la que era considerada el veneno más corrosivo del liberalismo. Con cinismo Hitler decía que a la masa popular se les daría el beneficio del analfabetismo. En el capítulo cuarto trata el tema del anticristo diciendo que, todas las religiones son iguales y que el cristianismo y su moral servil de la piedad, deberían ser extirpados y remplazados por la religión pagana de los antepasados. En el capítulo 10 habla del deber de despoblar, reivindicando el derecho de aniquilar a las razas inferiores.

Otro de la capítulos del libro habla de “El arma nueva o la guerra sin armas”. Los detalles solo fueron conocidos por los más íntimos, pero sin duda quedó claro que se trataba de una guerra sicológica mediante la manipulación mental.
Actualmente se tiene la impresión de que el nazismo es algo del pasado y completamente superado ya que aún actualmente se suele perseguir a los antiguos jerarcas nazis que aún viven. Pero el peligro no viene de la parte de estos viejos nazis que ya no tienen ningún poder, sino de la comprobación de que las ideologías que utilizó el nazismo están resurgiendo con fuerza de la mano de las estrategias que nos proponen los grandes países. Como dato interesante es curioso saber que al fin de la guerra, agentes secretos de Estados Unidos recorrieron Alemania buscando a los más eminentes científicos del Reich. Entre estos científicos se encontraban no solo miembros del partido nazi sino criminales de guerra condenados en Nuremberg. Dichos científicos trabajaron en un programa que se llamó Paperclip, y, entre los trabajos que se realizaron en este programa, figuran los de Arthur Rudolph y Wernher von Braun para la NASA.

Se conoce además otro preocupante asunto en el que estuvieron involucrados científicos japoneses. Dicho asunto remonta al año 1936, cuando aún Japón no había invadido la Manchuria. El General Shiro Ishii, brillante médico japonés, dirigió la Unidad 371 en la que trabajaron cerca de tres mil japoneses. En dicha unidad, y en nombre de la ciencia, se llevaron a cabo toda clase de experimentaciones, no solo en animales sino utilizando seres humanos, a los que les inoculaba gérmenes patógenos (tifus, tétanos, disentería, tuberculosis etc.). Dichos investigadores estaban principalmente interesados en el proceso de contagio por dichas enfermedades, a los fines de fabricar armas biológicas. Esta Unidad producía masivamente bacterias causantes de enfermedades infecciosas. Este tipo de investigaciones no solo fueron efectuadas en Japón sino también en China. Luego que Hiroshima fue desvastada en 1945 por la bomba atómica, los rusos invadieron Manchuria y Corea y descubrieron la criminalidad de estas actividades científicas. En los interrogatorios que los rusos y americanos realizaron en 1946-1947, a los responsables de esta Unidad, la criminalidad de dichas investigaciones quedó clara, pero el General Ishii propuso a los americanos que, bajo la promesa de impunidad, les entregaría toda la documentación sobre las investigaciones científicas realizadas, cosa que los americanos aceptaron. Ishii y sus colaboradores continuaron su trabajo sin ser molestados. Los americanos fueron acusados por China de haber utilizado en la guerra de Corea (1950-1953) armas bacteriológicas concebidas a partir de las revelaciones del General Ishii.

Actualmente se conoce que los grandes países, entre los que se puede mencionar a Inglaterra, Francia, Alemania, Rusia y por supuesto Estados Unidos, realizan de manera más o menos oculta, investigaciones sobre armas químicas y biológicas. Se sabe además, que Irak tiene un centro de investigaciones, (el de Al-Hakam) del que se sospecha que fabrica armas biológicas y que almacena agentes responsables de enfermedades como el tétano, botulismo, ántrax y cólera. Pero lo interesante de este asunto es que los americanos, en la época que mantenían buenas relaciones con Irak, lo ayudaron en esta empresa. En el año 1985 un centro de investigaciones americano envió en tres oportunidades a un instituto de Bassora (Irak), muestras que contenían el virus de la fiebre del Nilo, considerado como uno de los agentes más peligrosos de la guerra bacteriológica.

Si bien luego del Tratado de Ginebra de 1925 las grandes potencias no trabajan oficialmente en la fabricación de estas armas, se conoce que lo están haciendo secretamente, pese al gran número de conferencias prohibiendo las armas químicas y biológicas.
Todas estas evidencias ponen de manifiesto que la política de las grandes potencias, que en este momento nos pretenden gobernar, no solo carece de credibilidad sino que es extremadamente preocupante, teniendo en cuenta las importantes similitudes y coincidencias que existen entre las ideologías y planes del nazismo y los correspondientes al Nuevo Orden Mundial.
Material Facilitado a www.iglesiaenmarcha.net, por Ries
18 Feb '07

Deja un comentario

*