PIDEN INVESTIGAR


PIDEN INVESTIGAR

Según algunas informaciones publicadas en las últimas semanas, un grupo de congresistas norteamericanos, al iniciar su nueva legislatura, solicitó al ejecutivo de Estados Unidos investigar los vínculos del nuevo Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el coreano Ban Ki-Moon, con la Iglesia de la Unificación, conocida también popularmente como la “secta Moon”.
Para estos congresistas, por la información que recoge Aci, el sucesor de Kofi Annan en el puesto más importante del organismo internacional, sería miembro de la secta fundada por su compatriota, el también coreano Sun Myung Moon. La afiliación religiosa de Ban Ki-Moon sería irrelevante, señalan los congresistas norteamericanos, si no fuera porque esta secta, fundada por Moon –que se declara el verdadero “mesías” enviado por Dios– requiere de sus miembros que el coreano se convierta en la lengua más importante del mundo, y que la ONU se convierta en una organización religiosa mundial bajo el control de la secta. Ban Ki-Moon se ha negado a responder preguntas referidas a su afiliación religiosa, señalando que ésta es “irrelevante” para su nuevo puesto a la cabeza de la ONU.
El periodista Daniel Estulín ha ido más allá, apuntando otros datos. Según Estulín, se han podido establecer vínculos entre el ensayo nuclear de Corea del Norte a principios de octubre y la nominación de Ban Ki-Moon para el sillón del Secretario General de la ONU. Muchos analistas entendieron el ensayo nuclear como un error estratégico debido a que ayudaría a Bush en las elecciones americanas, pero la fecha podría haber estado muy bien pensada, de hecho horas antes de la votación del nuevo Secretario general de la ONU. El ensayo consiguió que todos los miembros permanentes de la ONU le votaron a Ban Ki-Moon teniendo en cuenta su nacionalidad y su conocido papel como intermediario con Corea del Norte. Y, con la votación de Ban Ki-Moon, añade Estulín, el reverendo de la secta probablemente ha conseguido el control de la ONU.
El informativo digital Wayne Madsen Report ha dado muchos detalles acerca de esta noticia, y parece haber sido el primer medio de comunicación en difundir la posible vinculación del nuevo secretario general de la ONU con la secta Moon. Por ejemplo, ofrece la noticia de que Ban no contestó a un periodista que le preguntó en una rueda de prensa sobre si creía o no en Dios. Ban, que indica en su biografía que es miembro de un grupo “cristiano coreano no denominacional”, tuvo una respuesta que según el informativo sería propia de un miembro de la Iglesia de la Unificación.
La pregunta fue la siguiente: “¿Cree usted en Dios? ¿Y en qué grado Dios o esa creencia religiosa influye en sus decisiones?”. La respuesta: “Ahora, como Secretario General, no será apropiado hablar en este momento acerca de mi propia creencia en alguna religión particular o en Dios. Así que quizá tendremos algún otro momento para hablar acerca de asuntos personales. Gracias”.
Sin embargo, le hicieron otra pregunta sobre el tema religioso, en concreto sobre el resurgimiento de lo religioso de maneras extremistas después de la modernidad, y su visión concreta sobre la religión y la política en la actualidad. Su respuesta: “Ahora tenemos todas las diferencias de religiones e ideologías. Pienso que es deseable, por lo tanto, para entrar en diálogo. Necesitamos tener una comprensión apreciación más profundas para la cultura y la historia y para la ideología del otro, las culturas diferentes y el otro lado. Por eso la ONU ha organizado muchas conferencias y reuniones especiales entre las diferentes culturas y el diálogo interreligioso. Y, como el Secretario General, yo trataré de siempre alentar esa clase del diálogo entre las diferentes culturas”.
El hecho que el Secretario General de la ONU afirme que esta entidad internacional ha de organizar eventos de diálogo interreligioso, a la vez que se niegue a decir si cree en Dios es, para el medio digital, un signo inquietante. El diálogo interreligioso, recuerda Wayne Madsen Report acertadamente, es un asunto que han de amparar y organizar las mismas entidades religiosas: la Conferencia Islámica, la Santa Sede, el Consejo Mundial de Iglesias, etc.
También se recuerda que el reverendo Moon ya ha tenido algunos éxitos en su estrategia de infiltración en la ONU, logrando la concesión del reconocimiento como ONG y con status consultivo para algunas de sus organizaciones pantalla: la Federación de Mujeres para la Paz Mundial (reconocimiento del Consejo Económico y Social, ECOSOC), la Federación de Familias para la Paz Mundial, y la Asociación Mundial de Organizaciones No Gubernamentales. En 2001 el mismo Moon presidió una boda colectiva en una sala de reuniones de la ONU, y declaró entonces que “nuestro movimiento y las Naciones Unidas están completamente conectadas”. Y en 1999 abogó por la creación de un nuevo cuerpo de la ONU que se concentrara en el diálogo interreligioso para producir “la paz mundial”.
Ya en el pasado mes de octubre este mismo medio había alertado sobre el riesgo de que el reverendo Moon intentara controlar la ONU tras la salida de Annan. Además, la Secretaria de Estado de los EE.UU. Condoleezza Rice y el embajador de Naciones Unidas John Bolton han intentado que el antiguo editor del Washington Times Josette Sheeran se convierta en el próximo director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos. Recordamos que el citado diario conservador es propiedad de la Iglesia de la Unificación.
Material Facilitado a www.iglesiaenmarcha.net, por Ries
7 Ene '07

Deja un comentario

*