PASTOR RAÚL CABALLERO YOCCOU


PASTOR RAÚL CABALLERO YOCCOU

Prolífico escritor, autor de numerosos títulos que han sido importante guía para líderes cristianos de Latinoamérica, Don Raúl Caballero Yaccou, partió a la presencia de Dios a la edad de 85 años.
 
Sus restos fueron despedidos e inhumados el día jueves, en el Cementerio de Disidentes de Quilmes. Allí se reunieron fieles, pastores, amigos para rendir un último adiós a este gran siervo de Dios.
 
Se desempeñó también como ministro de la Iglesia del Encuentro de Quilmes, donde ejerció el pastorado durante 40 años.
Caballero Yoccou fue un teólogo reconocido a nivel nacional e internacional, maestro, pastor de pastores y conferencista. Entre sus obras literarias podemos mencionar: Dios está formando un pueblo propio; Tengo un gran Maestro (EG); Comunicación del Evangelio (FCE); Épocas cruciales (FCE); Humanidad sin Dios (DIME); El líder conforme al corazón de Dios (Unilit); Sobre esta roca edificaré mi Iglesia (Unilit); Efesios; Comentario Bíblico Continente Nuevo (Unilit); Dios aplastará pronto a Satanás; 1ª Pedro (Unilit); El carácter de un discípulo a la manera del Señor Jesús; Revolución ética: un estudio del Sermón del Monte (SBA), entre otros.
Casado con su amada esposa Carmen Somoza, a quien despidió hace ya varios años, fue ordenado en diciembre de 1958. El matrimonio tuvo tres hijos: Raúl David, Alicia y Clelia.
 
Impartió clases en diversos seminarios internacionales. Hasta su partida, fue pastor maestro de la Iglesia del Encuentro en Quilmes y profesor en varios seminarios nacionales e internacionales. Además fue miembro de la Junta Honoraria de ACIERA.
Fuente: Aciera / www.iglesiaenmarcha.net
1 Ene '07

Hay 4 Comentarios.

  1. Tony Tejada
    1:49 pm marzo 15, 2010

    Dar la Gloria a Dios; por haberme permitido conocer y ser ministrado por este gran siervo de Dios.
    Lo disfruté, todo el tiempo que estaba con nosotros; en la Iglesia Evangélica Misionera Argentina; esa simpleza y unción queda plasmada y emitida por el Canal de la Bendición; Canal Luz.
    Cómo no darle la Gloria a Dios.
    Pastor Misionero de la IEMA en el NOA
    Tony Tejada.

  2. roque daniel
    6:50 pm abril 19, 2011

    hola yo fui un segudor en los ceminario de don raul ? tendrian videos de sus nensajes¿ y como los podria conseguir gracia y bendiciones . roque pierotti siervo del señor.

  3. José
    2:27 pm septiembre 16, 2014

    Queridos Hermanos: estoy pasando por un momento muy difícil de mi vida, descubrí hace cuatro días que mi esposa y ella misma me lo confesó luego, que me había engañado con otro hombre… Le exigí me muestre su facebook y leí sus diálogos amorosos, fue muy cruel haberlos leído… Ahora ella manifiesta haberse arrepentido, yo la perdoné (porque siento que todavía la amo y además tenemos tres hijos en común)pero me asaltan constantemente sus palabras de amor y de lujuria para con su amante, que según ella, ya terminó. No sé qué hacer…por más que la perdoné, y que intento poner paños fríos a la cuestión y poner todo de mí en comenzar todo de nuevo como si nada hubiese pasado…no puedo. Por favor, necesito alguna palabra de aliento, algún consejo para mi vida cristiana. Por supuesto, sé que el Señor todo lo restaura, por ello estoy en sus manos.
    Desde ya gracias y espero sepan comprender mi situación.
    Los saludo con amor en Cristo.
    José

  4. Sembrador
    8:35 pm septiembre 20, 2014

    Hermano José, indudablemente estás pasando por una situación sumamente dolorosa. Es poco lo que puedo decirte, más allá de citar lo que está escrito en la Biblia.
    Es verdad que las Escrituras dicen “cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera” (Mateo 19:9), pero también dicen que “el amor cubrirá multitud de pecados” (1 Pedro 4:8). Jesús le dijo a la mujer adúltera: “Ni yo te condeno; vete y no peques más” (Juan 8:), y el apóstol Pablo afirmó que “el cumplimiento de la ley es el amor” (Romanos 13:10).
    Hermano, nadie puede decirte qué hacer; eso lo tendrás que decidir sólo, en oración con el Señor. Cuándo pasará el dolor, sólo Dios lo sabe. Pero eso sí, por encima de, y más importante que el dolor, el orgullo masculino herido y la humillación, es el amor y el perdón. Si Dios hubiera procedido con nosotros de acuerdo a nuestros pecados, estaríamos todos ardiendo en el infierno. Pero Dios, por amor, perdona en Cristo al pecador arrepentido. Así hemos de proceder nosotros, aunque nos arda el alma por el sufrimiento.
    En fin, hermano, contás con mi oración. Un abrazo, y que el Señor te bendiga, te ilumine y te fortalezca.

Deja un comentario

*