ANTE LA AMENAZA A LOS CRISTIANOS PERSEGUIDOS

ANTE LA AMENAZA A LOS CRISTIANOS PERSEGUIDOS

Por: Miguel Ángel Gallardo

Ante el anuncio, hecho por el ministro de Asuntos Exteriores Español Miguel Ángel Moratinos, de celebrar en Córdoba un congreso para debatir el problema de los islamitas perseguidos, creemos que parece importante el mensaje sencillo aparecido en algunos grandes medios de comunicación y del que han hecho eco muchos digitales. “Los datos son contundentes: 250 millones de cristianos sufrirán persecución este año en diversos países del mundo, en particular, en la gran mayoría de los países islámicos”. No se trata sólo de violencia física, sino también de coacciones, restricciones y otras múltiples vías indirectas para impedir la práctica personal de la fe cristiana o su expresión en el ámbito público, dice el mensaje.

Ante estos datos sorprende la mala conciencia de algunos sectores del mundo occidental que reniegan de sí mismos y aceptan en cambio la más sangrienta tiranía cuando se practica en nombre de otras civilizaciones. Y es que parece que el buenísimo en política internacional, las ocurrencias al estilo de la Alianza de Civilizaciones o las dudas infundadas sobre los principios que inspiran nuestra convivencia en libertad son fiel reflejo de la enajenación moral que afecta a muchos políticos e intelectuales occidentales.

No olvidemos que en el mundo islámico ser cristiano exige una actitud heroica, con grave riesgo a veces para la propia vida. Un observador imparcial podría determinar muy claramente de qué lado se sitúa la justicia. Es curioso que, sin embargo, algunos contemplen la situación con una óptica sesgada, dispuestos a asumir los más graves atentados a los derechos humanos en nombre de una falsa conciencia multicultural.

Es así que ante este grave hecho nos preguntemos: ¿Donde los buenos oficios de Rodríguez Zapatero en pro de la paz? ¿Para que sirve la Alianza de Civilizaciones? ¿Quien es el perseguido? ¿Donde está la Alianza de Civilizaciones ante la amenaza a los cristianos perseguidos? Preguntas que cabe hacerse a uno mismo, ya que nuestros políticos no sabemos si se las hacen.
 
Este analisis nos lo hacemos a partir de un análisis publicado por el Denver Post y elaborado por los profesores Jonathan Adelman y Agota Kuperman, dos expertos en Islam, revela el dramático proceso por el cual los cristianos del Medio Oriente, cuya historia se remonta a los orígenes mismos del cristianismo, vienen desapareciendo bajo la presión del fundamentalismo islámico.
 
“En la siguiente década, más o menos en ese periodo de tiempo de acuerdo a lo que se da en el presente, habrá, si es que hay, muy pocos cristianos viviendo en Belén, lugar donde nació Jesús. Lo mismo en Nazaret, donde Jesús creció, y hasta en Jerusalén, donde cerca de 600 iglesias históricas existen todavía”, afirma el estudio y explica que “los cristianos en el territorio palestino han caído del 15 por ciento de la población árabe en 1950, a tan solo 2 por ciento de hoy. Belén y Nazaret, que han sido pueblos abrumadoramente cristianos, tienen ahora una fuerte mayoría musulmana”.
 
El análisis explica que “hoy, tres cuartos del total de los cristianos de Belén viven fuera, y más aún de los cristianos de Jerusalén viven en Sydney, Australia, que en el lugar de su nacimiento. Hoy, los cristianos comprenden sólo el 2.5% de Jerusalén, aunque en ellos todavía se incluye a algunos de los que nacieron en la vieja ciudad cuando los cristianos todavía constituían una mayoría”.
 
“¿Qué ha sucedido? ¿Por qué han habido tantos, y tan pocos reportados cristianos exiliados del Medio Oriente, con alrededor de 2 millones huyendo en los últimos 20 años? ¿Por qué es que de repente la mitad de todos los cristianos iraquíes emigraron clandestinamente en los últimos 10 años?”, se preguntan los autores.
 
El informe responde que “la única gran causa es la presión de los radicales musulmanes. Para estar seguros, también ha habido otras razones para estos exilios. Los cristianos educados del medio oriente algunas veces se han ido por razones económicas, otros para evitar el inicio de violentos conflictos”.
 
Sin embargo, “un grupo entero de cristianos no abandona la tierra en donde sus ancestros han vivido cerca de 2000 años simplemente por buscar una sociedad más próspera. Esa gente ha tenido que ser presionada para salir. Y eso es precisamente lo que los radicales islámicos tratan de hacer”.
 
El estudio desarrolla algunos de los casos más importantes:
“En Egipto, muchas leyes o costumbres favorecen a los musulmanes y su constitución proclama al Islam como la religión del estado. Es casi imposible construir o restaurar iglesias al tiempo que muchos miles de nuevos edificios musulmanes han sido aprobados por el estado. Las leyes prohíben las conversiones de musulmanes al cristianismo.

En Arabia Saudita, todos los ciudadanos deben ser musulmanes, es ilegal importar, fabricar o poseer materiales cristianos o no musulmanes, y los cristianos son encarcelados y deportados por esa causa

Sudán ha seguido los códigos islámicos desde 1983 y se declaró a si mismo como país islámico en 1991.
Una brutal guerra civil emprendida por los musulmanes de Arabia del norte contra los cristianos y los africanos negros animistas del sur ha matado más de 2 millones de personas.

En Afganistán la aplicación rigurosa de las leyes islámicas ha sembrado tal odio hacia los cristianos que no tuvieron más iglesias abiertas ni un número significativos de cristianos reunidos en el país. 

En Irán, los cristianos forman el 0.4 por ciento de la población. La pequeña población cristiana es tratada como una “segunda clase”. La literatura cristiana es ilegal, los conversos del Islam a otra religión son perseguidos de muerte y la mayoría de la iglesias evangélicas son subterráneas”. 

Fuente: C.i / www.iglesiaenmarcha.net
26 Ene '07

Deja un comentario

*