LLEGA NAVIDAD


LLEGA NAVIDAD

 

Hace pocos días se estrenó la película “The nativity story”, que recrea la narración bíblica de los primeros años de vida de Jesús, junto a María y José. Aunque no es un documental sino una película de ficción, “Natividad, La historia” nos quiere recordar el verdadero origen de esta celebración, una de las más importantes en el calendario anual, sin importar si usted es o no es cristiano.

Pero debemos reconocer que para algunos, este día sigue siendo una fiesta religiosa donde se celebra el nacimiento de Jesús, aunque también sabemos que otros la consideran solamente un pretexto para reunirse con la familia, con quienes tal vez no se han visto desde la Navidad pasada.
 
Lo cierto es que entre estas dos opciones está el hecho de que esta celebración se ha convertido en un negocio millonario. Por doquier hay cientos de ofertas navideñas, regalos para los más pequeños y también para los grandes.
Todo el negocio de la decoración, desde un sencillo árbol de navidad, hasta el más sofisticado diseño que nos puede cantar villancicos al tiempo que nos encandila con sus luces multicolores. También tenemos los pesebres, las estrellas, los muñecos de Papá Noel, angelitos, velas, tarjetas navideñas, etc.
 
Comemos, hasta que ya no podemos más, todo lo que “se debe comer” en estas fechas: pan dulce, budín ingles, nueces, turrón, lechón, cordero, asados diversos, ensaladas, frutas, etc. Se llega a un consumo de bebidas alcohólicas altísimo que se vuelve en contra de la “diversión”, cuando ocurren muertes por accidentes de tránsito ó por discusiones familiares ó entre amigos…
 
En la ciudad de Montevideo los grandes comercios, y los no tanto, se visten de Navidad ya en el mes de noviembre. Nos recuerdan de esa forma que se acerca este festejo y que se nos va otro año. Es un negocio millonario del cual, aun sin quererlo, todos participamos. ¿Se ha comercializado la Navidad a tal punto que hemos olvidado que en realidad celebramos el nacimiento de Jesús, el Salvador?.

Cada año los cristianos reflexionamos en este tema, pero sentimos que poco podemos hacer, ya que las personas quieren celebrar, no importando cuál es la razón primaria, muchas veces ni nos permiten mencionarla, sólo es una “excusa” para la diversión, una “fiesta de la familia”. Aún así insistimos y llevamos el mensaje de Salvación con alegría y seguridad.
Nunca dejemos de cumplir con nuestra misión, a pesar de todo.
 
 
14 Dic '06

Deja un comentario

*