REIKI

REIKI


P. Miguel Carvallo Campos

 


El Rei-ki es una técnica de curación promovida por la corriente del new age. Es una disciplina oriental, que –según dicen– ayuda a utilizar la capacidad escondida en cada ser humano de aprovechar la “energía vital del universo” para acabar con las dolencias del cuerpo y del alma.
Reiki es un término de origen japonés que se refiere a la “energía vital universal” que fluye a través de un discípulo que ha sido “activado” por ella.

“Rei” describe el ente universal, omnisciente, que otorga vida, como los rayos de sol a los seres vivos. “Ki” es lo que emana del “rei”, es la energía o fuerza vital que pasa a través de todo lo que vive.
El Rei-ki afirma que las enfermedades son siempre ocasionadas por un “desequilibrio” en la energía y su técnica, busca encontrar “la armonía”, “el equilibrio” de la energía existente en los diferentes centros energéticos del cuerpo (chakras), mediante la imposición de manos. Los que la utilizan, prometen un gran alivio al que lo recibe, en el plano físico y espiritual, una gran relajación y una plena sensación de paz interior.

Historia del Rei ki

El reiki surgió a principios del siglo XX con Mikao Usui, decano de una pequeña universidad cristiana en Kyoto: cuentan que tuvo que dejar su puesto de decano porque sus alumnos le pidieron que les enseñara la técnica que utilizaba Jesucristo para curar con las manos y él no supo contestar. Decidido a investigarlo, se matriculó en el doctorado en Teología en la Universidad de Chicago. Al no encontrar ahí la “receta” para hacer curaciones como Jesucristo, viajó al norte de la India y al Tibet, pues “sospechaba” que ahí había estudiado Jesucristo. Ahí estudió los Sutras del loto tibetano y cuenta que en ellos encontró la respuesta intelectual a su inquietud. Viajó a Japón y estudió al Buda, pues sabía que él también había realizado curaciones. Al final, llegó a un monasterio zen en donde después de ventiún días de ayuno, cuenta que tuvo una “visión” en la que se le reveló el secreto del Rei ki para hacer curaciones corporales. Más adelante, cuenta que en otra visión se le revelaron los cinco principios filosóficos del Reiki y entonces fue cuando descubrió que toda enfermedad física tiene un origen espiritual.

Relación entre enfermedades físicas y espirituales

Parece increíble que en este siglo científico, existan personas que se llaman cristianas y son “aparentemente cultas”, que puedan “tragarse” los cuentos del Rei-Ki. Por poner algunos ejemplos, ellos afirman que un dolor de garganta, no tiene nada que ver con la presencia de los estafilococos, sino que se debe a una furia contenida, una incapacidad de hablar bien de uno mismo, una creatividad ahogada y un rechazo al cambio. Como esto, tienen mil cosas: la esterilidad es señal de rechazo a la vida; la gripe es señal de miedo; la diarrea es señal de rechazo al sustento; las várices, señal de una sensación de sobrecarga de trabajo; los problemas de las rodillas son causados por la inflexibilidad de carácter…
El Rei-Ki contradice a todos los adelantos científicos en materia médica. Se necesita ser bastante ciego para contradecir a los científicos que han gastado su vida entera estudiando los procesos del cuerpo humano y sus reacciones ante la invasión de virus y bacterias.

Los principios espirituales del Rei-Ki

La filosofía Rei Ki es bastante pobre. Tienen cinco principios que son:
1. Al menos por hoy, dejaré de lado la ira.
2. Al menos por hoy, dejaré de lado las preocupaciones.
3. Hoy valoraré todo lo que poseo.
4. Hoy haré mi trabajo en forma honrada.
5. Hoy seré bondadoso con todo ser viviente.

Al parecer, estos cinco principios no son nocivos para la persona, aunque se conocen innumerables historias de personas que por “dejar de lado la ira”, han entrado en un proceso de depresión en el que ya nada les importa; otras, que “por dejar de lado las preocupaciones”, han abandonado a su familia porque ésta significaba una preocupación constante para ellos; otras, que “por valorar lo que poseen”, se han convertido en seres avaros e insoportables y muchos más, que “por amar a todo ser viviente”, pasan gran parte de su vida abrazados a un árbol o acariciando a una planta.

¿Qué más se puede decir? Para acabar rápido: hay cuatro grados o niveles de acceso al reiki.
En el primer nivel se abren los cuatro chakras inferiores, que funcionan como canales receptivos de energía, mediante unas ceremonias establecidas y se aprende a usar las manos para a curación; en el segundo grado se canaliza la energía con la mente, se pueden hacer curaciones a distancia; en el tercero se alcanza la maduración y se recibe una misteriosa bendición en la que ya la persona no es ella, pues sólo vive para ser reiki; en el cuarto grado se alcanza la posición de maestro reiki.

¿Son compatibles el Rei Ki y el cristianismo?

Al morir Usui, lo sucedió una mujer: Hawayo Takata, que expandió el Rei Ki rápidamente por occidente, diciendo que era compatible con la fe cristiana.

Al respecto de este crecimiento, un ejemplo nada más: en el norte de Italia, país de mayoría católica, está plagado de centros reiki… ¡A los señores que promueven el New Age les encanta afirmar que todo es compatible con el cristianismo!

El Rei Ki, como ellos lo definen, es un camino de sanación, mediante una técnica que te relaciona con la Energía, que es la divinidad del new age.

Desaparece el Dios de la Biblia, que es una Persona que nos conoce y nos ama y entra en escena el dios Energético, que no es persona, sino sólo “una fuerza sobrenatural”. ¡Así que, menuda compatibilidad con el cristianismo! Porque, ¿qué queda de cristiano en la religión si desaparece Dios Padre? No queda nada, ¡nada!

Que Mikao Usui diga lo que quiera, pero esto del reiki no es compatible con la fe cristiana.

Ciertamente el reiki es compatible con el bolsillo de los instructores (¡hay cursos reiki que cuestan dos mil dólares!), pero ¿con la fe cristiana? Con la fe cristiana no.

Los cristianos creemos en las curaciones por la imposición de las manos y en la unción de los enfermos, pero no necesitamos energía ni conocimiento de los chakras, sino solamente fe. Los cristianos creemos en Cristo Rey, no en el Rei ki…
Fuente: Bienaventuranzas

 
 
9 Sep '06

Deja un comentario

*