PELÍCULA GENERA POLÉMICA

En la película “Jesus Camp”, los niños derraman lágrimas y se caen al suelo tras experimentar lo que los pentecostales creen es un contacto con el Espíritu Santo.

Los directores del “Jesus Camp” un documental que está generando rumores acerca de niños cristianos evangélicos que están siendo entrenados para ser soldados de Dios, proclama que no tiene ninguna otra agenda que empezar una conversación acerca de sus creencias, política y las guerras culturales.

Pero el evangélico más prominente que aparece en la película, el reverendo Ted Haggard de Colorado Springs, la ha repudiado en vísperas de su limitado estreno, diciendo que las personas que hicieron la película caracterizaron al elenco con un enfoque siniestro y que ha distorsionado el evangelismo.

Es un golpe para los directores de Nueva York, Heidi Swing y Rachel Grady, una católica retirada y un judío con grandes esperanzas de que los seculares liberales citadinos y los evangélicos del centro encontraran algo que les gustara.
La película persigue a tres chicos de Missouri quienes hablan en lenguas, oran por jueces para que prohíban el aborto e imponen las manos sobre una figura de cartón con la foto del presidente Bush.


Ewin y Grady trajeron la película a Colorado Springs para una proyección el miércoles por la noche, con el fin de pasar la voz; pero estuvieron decepcionados cuando solamente 40 personas asistieron al acto, incluyendo el descontento representante de la asociación de campamentos cristianos.

Haggard, presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos, dijo que el “puede aprender mucho acerca de la Iglesia Católica del Nacho Libre´” -una comedia sobre un campamento de lucha libre, con el actor Jack Black- así como un no-evangélico podría aprender algo sobre el evangelismo del “Jesus Camp.”

Luego de recibir premios en los festivales de cine, Magnolia Pictures está proyectando la película en Colorado Springs el día de hoy y en algunas ciudades de Missouri, Texas, Kansas y Oklahoma, buscando audiencia en algún estado rojo antes de lanzarse a nivel nacional. Se ha programado la proyección del “Jesus Camp” para el 6 de octubre en Denver.

Ewin y Grady dijeron que ellas decidieron hacer una película acerca de niños y la fe; este deseo se acentuó luego de encontrarse con Becky Fisher, la hija de un pastor pentecostal que d irige un campamento de verano en North Dakota.
La película describe los primeros intentos de una niña por evangelizar a una adolescente en una bolera, chicos contando historias de fantasmas con una linterna en la mano hasta que un adulto les advierte que eso no glorifica a Dios e intensas escenas de chicos jóvenes temblando en el piso con lágrimas en sus rostros.

Ewing y Grady dijeron que la política no entró en la narrativa sino hasta que las vacancias en la Corte Suprema de Justicia entraron en las vidas de los actores y de la nación.
“Al momento hay mucho en juego en nuestro país,” dijo Ewing. “Nosotros pensamos que nuestra película y el ministerio de Becky, de alguna manera articulan todo lo que está en juego desde el punto de vista religioso e informa de la gran guerra cultural que se está dando”.

Haggard estuvo molesto con su camafeo, en el cual de manera chistosa dice “arrepiéntanse” a la cámara y declara que los evangélicos determinan las elecciones cuando ellos votan.
En un correo electrónico, el llamó a la película periodismo amarillo, con una “fuerte agenda como la de la película de Michael Moore con la cinematografía del “The Blair Witch Project”.

“Jesus Camp” presenta a niños vestidos en trajes de camuflaje y oraciones acerca de la guerra espiritual con imaginación militarista, que según Haggard dice, muchos grupos cristianos han dejado de utilizar después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

“Esto representa una pequeña porción del movimiento carismático, pero pienso que lo demoniza,” dijo Haggard un líder carismático que usualmente no habla en lenguas desde el púlpito. “Los secularistas están esperando que los cristianos evangélicos y los musulmanes radicales sean considerados esencialmente lo mismo, esa es la razón por la cual a ellos les va a encantar esta película”.

Bob Kobielush, presidente de la Asociación de Conferencias y Campamentos Cristianos localizada en Colorado Springs, dijo que el “Jesus Camp” distorsiona las experiencias típicas de un campamento cristiano, pues pone énfasis en la política y no da a conocer las experiencias al aire libre. “Fue una representación exagerada que parece que coacciona a los niños”.

Ewing dijo que los espectadores son lo suficientemente inteligentes para reconocer que no todos los campamentos cristianos son como el de Fischer. Y que los productores de la película no reclaman ningún mensaje, dejando así que los personajes hablen por si mismos. Seis minutos de metraje de un programa liberal de entrevistas de radio provee un punto de vista contrario.

En una sesión de preguntas y respuestas, después del estreno de la película en Colorado Springs, Fischer indicó que al principio ella estaba molesta por el contenido político de la película y debido a que este no representa al ministerio en su totalidad. En cuanto a la intensidad del campamento, Fischer no se disculpó.
“Deliberadamente he ido más allá de lo establecido porque pienso que estamos mentidos en una zanja al lado del camino, al no tomar la espiritualidad de nuestros niños en serio”, dijo

Fuente: Denver Post / Por Eric Gorski
Foto: Magnolia Pictures

26 Sep '06

Deja un comentario

*