INFORME MISIONERO


INFORME MISIONERO
 
Cristianos irakíes arrestados

La policía arrestó a siete miembros de una iglesia clandestina en Jordania, la cual fue establecida para los refugiados irakíes. Cuatro hombres y tres mujeres estaban llevando a cabo una escuela bíblica de verano para niños de 10 años en una ciudad cuando varios vecinos informaron de esta actividad a la policía. Los siete refugiados irakíes fueron llevados a la estación de policía para ser interrogados.

Luego de cancelar sus visas, la policía comenzó a preparar la deportación de los hombres y mujeres a Irak. Esta noticia fue devastadora para los refugiados, ya que salieron de Irak escapando de la guerra. A pesar que la policía comprendía esto, rehusaron violar la ley y no permitieron que los refugiados se quedaran.

La congregación de la iglesia clandestina comenzó a orar, al igual que hablar con varios oficiales gubernamentales. Luego de varios días, el jefe de la policía informó a la iglesia que tenia una fuerte convicción de ilegalmente liberar a los refugiados.

Los miembros de la congregación ahora están orando para poder comprar un edificio propio, disminuyendo la probabilidad de arrestos centralizando sus actividades evangelísticas. La iglesia fue fundada por un ministerio autóctono de Bagdad que envió un misionero a Jordania.

En Irak este mismo ministerio ha experimentado una severa persecución en recientes semanas. Tres coches bomba fueron detonadas a solo metros de sus iglesia. Una de las bombas mató a 40 personas e hirió a otras 35. Las otras dos bombas dañaron el edificio.

El líder de ministerio informó: “La situación en Irak es muy peligrosa, ya que hay secuestradores, terroristas, criminales, bombardeos por doquier. La gente está muy cansada y asustada”. Los misioneros ruegan sus oraciones por protección para sus congregaciones, al igual que por valor para continuar esparciendo el evangelio.

Misioneros autóctonos continúan ayudando a víctimas de terremoto en Cashimira

Al aproximarse el aniversario del terremoto que ocurrió el 8 de octubre de 2005 en Cashimira, los misioneros autóctonos continúan proveyendo asistencia a las víctimas con apoyo de Christian Aid.

Durante los meses de enero y febrero, los que perdieron sus hogares no pudieron reconstruirlos debido al clima extremadamente frío. Durante este tiempo, ministerios cristianos pakistaníes evaluaron el daño para dar prioridad a las áreas donde necesitaban concentrarse más. Inicialmente, los misioneros concentraron sus esfuerzos en reconstruir los hogares de viudas y ancianos.

En marzo y abril, los ministerios pudieron reconstruir y reparar muchas casas antes que se iniciara la temporada de lluvia. El ministerio ayudó a cristianos, luego a musulmanes e hindúes.

Un ministerio pudo reconstruir el hogar de una familia que había estado durmiendo en un rancho para vacas por varios meses. Ellos también construyeron un salón de reuniones de una casa-iglesia a la que asisten 45 cristianos.

Otro ministerio enfocó su ayuda en un pueblo muy poblado. Ellos decidieron alquilar un pequeño terreno por tres años mientras ayudan a los ciudadanos a reconstruir. Se construyó una oficina móvil como base.

Muchas personas han respondido al mensaje del evangelio a causa del continuo trabajo de este ministerio. Varias personas han pedido Biblias. Los misioneros autóctonos planifican completar la distribución de 2,000 Biblias en zonas afectadas por el terremoto.

Varias aldeas, que fueron totalmente devastadas por el terremoto, no han recibido ayuda aún. El ministerio solicita sus oraciones por estas aldeas.

3. Millones de damnificados por inundaciones en Orissa

 


Las sequías, inundaciones, hambruna y ciclones impiden que las 62 tribus de Orissa, que en un 80 por ciento dependen de la agricultura para sobrevivir, avancen económicamente. Actualmente, más de 3 millones de personas de los 30 distritos del estado están siendo afectados por severas inundaciones, a causa de lluvias torrenciales que han destruido casas, sembradíos y ganado. Según el informe de un ministerio autóctono, 37 millones de acres de terreno han sido afectados, 100,000 hogares fueron destruidos y miles han muerto.

Los ríos salidos de su cause han obligado a aproximadamente 200,000 personas a andonar sus hogares y han causado muchos daños a las carreteras. Más de 500 carreteras, 15 de las cuales son importantes, están inundadas. Muchas de las personas que perdieron sus hogares están acampando en las orillas de los ríos y carreteras. Otros se refugian en escuelas y otros edificios públicos.

Los esfuerzos de ayuda han sido estorbados ya que los niveles del agua continúan subiendo y las condiciones del tiempo, al igual que el robo de materiales. Cientos de aldeas aún esperan su ayuda, muchas completamente inaccesibles a agencias de ayuda gubernamental.

Los misioneros autóctonos patrocinados por Christian Aid pudieron proveer ayuda inmediata a desesperadas familias. Un ministerio autóctono esta preparándose para iniciar un plan de asistencia de tres fases.

La primera fase incluye distribuir a 5,000 familias en siete distritos, paquetes con alimentos de emergencia: arroz, frijoles, sal, aceite, fósforos y velas. Segundo, el ministerio piensa organizar campamentos de salud para 50 aldeas, ya que dos de las preocupaciones luego de la inundación son enfermedades a causa del agua e infecciones de la piel. Finalmente, el ministerio planea suplir a 1,000 agricultores semillas y fertilizantes para ayudarles a recuperar sus sustento.

Fuente: Primicias de Christian Aid

www.iglesiaenmarcha.net

26 Sep '06

Deja un comentario

*