EN ESPAÑA


EN ESPAÑA

Uno de cada cuatro alumnos es víctima de algún tipo de acoso y violencia en las aulas, sin que se detecten diferencias entre centros públicos, privados y concertados, según el estudio «Violencia y Acoso Escolar en España», presentado ayer.
Los datos del estudio -dirigido por Araceli Oñate, directora del Instituto de Innovación Educativa, e Iñaki Piñuel, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares- proceden del muestreo realizado a 25.000 alumnos de Segundo de Educación Primaria a Primero de Bachillerato (de 7 a 17 años) de centros públicos, privados y concertados escolarizados en 1.150 aulas de 14 comunidades autónomas. No aparecen datos de La Rioja, Baleares y Comunidad Valenciana, en este caso por problemas técnicos a la hora de aplicar el test a los escolares, ni de Ceuta y Melilla.
El trabajo de campo fue realizado entre mayo y junio pasados y de acuerdo con las conclusiones obtenidas, el 23,2% de los niños que se sometieron al test AVE (Acoso y Violencia Escolar) han sido víctimas alguna vez de algún tipo de acoso o violencia en las aulas.
No obstante, los autores del informe indicaron que sólo la cuarta parte de los que confiesan haber sufrido alguna de estas agresiones se encuentra en una situación límite. Es decir, es población con riesgo de caer en estados de ansiedad, depresión o baja autoestima e incluso de mayor gravedad.

Multiplicar por cuatro

Asimismo, el estudio revela que el riesgo de sufrir acoso escolar se multiplica por cuatro en niños con 7 u 8 años y disminuye progresivamente hasta el Bachillerato (16-18 años), etapa esta última en la que el porcentaje de acoso en las aulas (en torno al 11 por ciento) coincide con el acoso que se produce en otros ámbitos, como el doméstico o laboral.
Piñuel rebatió la teoría de que Secundaria (ESO y Bachillerato) es la etapa en la que se produce más acoso. En su opinión y en contra de lo que suele pensarse, hay muchos más casos de acoso en la etapa de Primaria que en la de Secundaria. Según sus estimaciones, el mayor incremento de la violencia escolar, se da en Tercero de Primaria (43,60% de los casos).
Sobre los efectos del acoso, el 54% de las víctimas sufren estrés postraumático, el 54,8% depresión, el 57,2% pérdida de autoestima, el 38% autodesprecio, el 43% ansiedad y el 15% incluso llega a plantearse el suicidio como posibilidad, aunque sea de una forma muy remota y pasajera, afirmó Piñuel.
Para los redactores del informe, el concepto de acoso escolar incluye tanto las agresiones y el daño físico, que representa el 10% de los casos, como la violencia psicológica, en la que incluyeron el hostigamiento verbal, las amenazas, la intimidación o las coacciones. Resaltaron que el daño psíquico provoca mayores secuelas que el físico en la personalidad del alumno e incluso tiene consecuencias más graves.

Más vulnerables

El resultado de las encuestas les lleva a deducir que un cuarto de millón de alumnos de los tramos de edad analizados sufren un acoso o una violencia «muy intensa», y que la mitad de ellos presentan consecuencias psicopatológicas, pueden padecer un daño crónico y ser más vulnerables ante otras formas de acoso.
Piñuel aseguró también que, aunque no se desprende de sus datos, «pero si de otros informes internacionales», el 60% de los acosadores acabará delinquiendo antes de los 24 años.
El acoso es mayor entre niños (24,4%) que entre las niñas (21,6), y las mayores tasas entre los varones se han detectado en Andalucía (un 27,7%), País Vasco y Navarra (25,6%), y las más bajas en Canarias (19,1%) y Aragón (18%). En conjunto, el informe atribuye la tasa más alta de acoso y violencia a Asturias y Cantabria (23,6%), seguidas de Madrid (23,4%), Castilla y León (22,7%), Cataluña (22,6%), Galicia(22,4%), Murcia (21,50%) y Extremadura y Castilla-La Mancha (20%).
En el capítulo dedicado a los autores del acoso y la violencia en la escuela, el estudio depara que tanto víctimas como agresores son, con mayor frecuencia, chicos que chicas. En el 18,65% de los casos, los acosadores son compañeros de clase, y en el 8,03% son compañeras. Además, en el 13,42% de los casos son alumnos de otros cursos o clases, y en el 3,74% el acosador es el propio profesor. «Hay profesores -dijo Piñuel- que estigmatizan a un alumno, desencadenando así el fenómeno».

 


Esperanzas de solución

Pese a la crudeza de los datos suministrados, Araceli Oñate manifestó que «hay razones para la esperanza». Basó está afirmación en que «tres de cada cuatro niños acosados no responden con violencia» y en que el 19% de los casos son los propios compañeros, «los que detienen las conductas de maltrato». Ayer también el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Nuñez Morgades, terció en el debate y limitó a un 4% el índice de acoso y violencia en las aulas.
Fuente: ABC/ Por M.Asenjo
 
19 Sep '06

Deja un comentario

*