“PARE DE SUFRIR”


“PARE DE SUFRIR”
 
El presidente del Consejo de Unidades Pastorales de la Iglesia Evangélica de Chile, obispo Emiliano Soto, denunció a la Iglesia Universal del Reino de Dios, reconocida por la frase “Pare de sufrir”, por la venta de objetos presuntamente milagrosos entre los estratos sociales más bajos. El representante dijo que los delegados de lo que calificó como “secta brasileña” solicitan dinero a sus fieles en forma insistente, cuentan con un “verdadero souvenir de la fe” y con su eslogan empatizan con personas generalmente de escasos recursos que requieren ayuda.

Soto señaló que desde su fundación en 1977, la organización se ha hecho famosa por apuntar a personas de condición humilde para ofrecerle “objetos milagrosos”, los que tendrían la capacidad mediante la fe o la bendición que ellos le infieren de sanar enfermedades incurables o traer ganancias económicas. Rosas milagrosas del Medio Oriente, aguas benditas o aceites especiales para ungir son parte del subvenir de la fe que personas humildes son algunos de los elementos que distribuye la entidad, recordó.
“Categóricamente afirmamos que este grupo religioso no es evangélico. Por doctrina, conducta y expresión de fe, se aleja abiertamente de la tradicional forma de expresar de la fe las iglesias evangélicas chilenas”, indicó. Para el obispo Soto, “no hay forma de comprobar que los ‘objetos milagrosos’ realmente procedan de Tierra Santa, menos de demostrar sus resultados, por lo que de la mayor gravedad nos parecen las afirmaciones de curar enfermedades, ya que en la mayoría de los casos las personas dejan los tratamientos en función de esta nueva medicina”.
Por lo mismo, anunció que pondrá en conocimiento de las autoridades antecedentes y casos particulares a fin de solicitar una investigación, formalización y eventual cierre de la organización. “La forma en que solicitan dinero a la gente, no se relaciona para nada con la acción racional de dar el diezmo u ofrendar característica de los evangélicos y fruto de la adopción de un principio doctrinario en donde todos conocen los destinos de los recursos reunidos”, explicó.
El presidente del Consejo de Unidades Pastorales de la Iglesia Evangélica aseguró que los brasileños enfrentan en otros países denuncias similares y otras más graves, como violencia hacia sus fieles o personas que pretenden dejar la organización, censura a medios de comunicación y negación absoluta a conversar con la prensa.
“Existe un potencial riesgo que miles de personas humildes estén siendo despojadas de sus recursos en virtud de promesas de milagros, estableciendo detrás de esto un lucrativo negocio de fe”, puntualizó.
Para el pastor Alberto Quezada, presidente del Consejo de Pastores de Talcahuano, quien recibió las primeras denuncias contra la Iglesia Universal del Reino de Dios sobre despojo y abuso contra personas de escasos recursos. Eso motivó la reacción de los obispos evangélicos. “¿A quién le gusta sufrir“… Si eligieron hasta el título apropiado”, dice con ironía.
Para Quezada estas personas manipulan los sentimientos de la gente, aprovechándose de su necesidad. “Cuando una persona sufre está dispuesta a cualquier cosa, incluso a pagar. Son mercaderes de la fe”, sentencia Quezada. “Son especialistas en sacar dinero a la gente de una manera insistente”.
El abogado Raúl Romero asegura que “no cuestionamos teológicamente a esa entidad, aunque es importante dejar claro que no son evangélicos. Las acciones contra esa iglesia tienen que ver con el mercantilismo de la fe, el uso y abuso de los elementos de culto y de la actividad religiosa con un fin comercial”. El profesional explica que la ley establece que las entidades religiosas no tienen fines de lucro, pero, según el, “la misma iglesia expone la comercialización de elementos de naturaleza mágica para sanidad y alivio de malos espíritus, elementos que supuestamente son traídos de Tierra Santa”.
Romero explica que la ofensiva contra la secta religiosa Pare de Sufrir tendrá tres frentes. La próxima semana presentará una querella para que se investigue la eventual comisión de delitos de dicha entidad y la existencia de una asociación ilícita. Paralelamente, pedirá al Ministerio de Justicia que investigue si persigue fines de lucro. Por último, se solicitará al Parlamento que estudie modificaciones a la ley de culto “para prevenir la proliferación de sectas”.
Fuente: Orbita
 
 

25 Ago '06

Deja un comentario

*