ERITREA

                                                               
                                                                                                                                                                      Foto: Lugar de encarcelamiento


ERITREA                                                                  

 


Éstas palabras fueron informadas por un comandante militar Eritreo a Helen Berhane, una muy conocida cantante de música gospel de la Iglesia Evangelical Rhema Church, quien ha estado incomunicada y retenida en el campamento militar Mai Serwa desde el 13 de mayo del 2004.

 
Unos 1.750 creyentes entre hombres, mujeres y niños, incluyendo al menos a 26 pastores, tres sacerdotes Ortodoxos y musulmanes, han sido encarcelados en Eritrea en los últimos tres años por simplemente practicar su religión.
Muchos son mantenidos en condiciones inhumanas incluyendo celdas subterráneas y contenedores de metal de embarque los cuales son a menudo sofocantes y muy calientes durante el día y muy fríos en la noche, sin ninguna facilidad sanitaria. Los detenidos reciben una comida muy pobre y poco o ningún cuidado médico.

 
En mayo de 2002, el gobierno ordenó que no siendo las 4 religiones permitidas: catóica, ortodoxa, Luterana e islámicos, las demás deberían cerrar sus puertas y dejar de practicar su religión. A partir de ese momento las autoridades pusieron en práctica medidas extremas y comenzaron a irrumpir, particularmente en las diferentes servicios religiosos de 35 o más iglesias evangélicas practicados en hogares, llevándose a hombres, mujeres y niños detenidos sin presentar órdenes de arresto y dejándolos incomunicados por tiempo indefinido.
 
Por ejemplo en Asmara, el 28 de mayo de 2005 detuvieron en medio de una ceremonia religiosa de matrimonio, a los novios, al pastor de la Meseret Kristos Church, al cantante gospel y a 200 invitados.
Al menos 70 de los detenidos, incluyendo la pareja de novios, permanecieron detenidos en el Mai Serwa army camp. Muchos de ellos fueron torturados, siendo colgados por horas de la forma conocida comunmente como “helicóptero”. También recibiendo golpizas.
 
No hay en el código penal de Eritrea leyes que condenen la práctica religiosa, por lo que las detenciones son arbitrarias y sin posibilidad de respaldo legal. Aunque deja ver la intolerancia del gobierno en cuanto a libertad de expresión, sea política o religiosa.
Fuente: Amnesty International
 
30 Jul '06

Deja un comentario

*