EN DEFENSA DE LA VIDA


EN DEFENSA DE LA VIDA

La Agencia  AICA informó este fin de semana que la Universidad Católica de La Plata (UCALP) está dispuesta a adoptar al no nacido cuya vida depende de la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, a quien se ha referido al caso de una joven discapacitada embarazada a la que su familia quiere aplicarle  un aborto eugenésico

 


En una carta dirigida a los magistrados, el Rector de la  UCALP, Ricardo de la Torre, en nombre propio y en el de todo el cuerpo de profesionales que integran los diversos Institutos de la casa de estudios, se compromete “a asistir en todas sus necesidades a la joven embarazada y a hacerme cargo del niño después de su nacimiento en el caso de que la familia de la joven no quiera o no pueda hacerlo.”

“Ofrezco asimismo, el asesoramiento gratuito de nuestro Departamento de Medicina Legal, así como el servicio médico gratuito de los profesionales de la salud de la Universidad que represento”.
“Es también voluntad de nuestra Institución -sigue la carta- proveer los medios necesarios para colaborar también en la adopción de la criatura por parte de otra familia si esa fuera la decisión de los responsables de la joven”.

Rechazo a presiones abortistas
El caso de la joven discapacitada de 19 años que quedó embarazada tras una violación, y cuyos padres han solicitado el aborto, ha suscitado una ola de presión de organizaciones feministas y autoridades locales a favor del aborto.
Recientemente la Corporación de Abogados Cat. dio a conocer una declaración pública  en la que declaran su “alarma” con respecto a los comentarios públicos hechos por el ministro de Salud y el Gobernador de la provincia de Buenos Aires favorables al aborto que presionan sobre los jueces y vulneran la independencia del Poder Judicial, y confían en que “los jueces sabrán resguardar los derechos del niño, especialmente el derecho a nacer y a vivir, que constituye el principio y el fundamento de todos los demás”.

“Hay un principio de Derecho Natural, que tiene jerarquía constitucional y que se encuentra incorporado a la Convención Americana sobre Derechos Humanos y a la Convención sobre los Derechos del Niño según el cual nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente”, señalan los abogados.
“Ese precepto fundamental -agregan-, inscripto en el corazón de todos los hombres, y que no puede ser excepcionado en circunstancia alguna, se vería vulnerado de modo flagrante si los jueces, a pesar de carecer de atribuciones para ello, autorizaran tamaño crimen”.
Fuente: ACI
 
 
30 Jul '06

Deja un comentario

*