CHILE


CHILE


Las iglesias requieren de una reorientación de sus cargos, oficios y jerarquías, para que sean ministerios de servicio especialmente para los más necesitados, sostuvo el pastor bautista Víctor Rey, coordinador de Compromiso Cristiano de Visión Mundial de Chile.
Rey dijo que aún se discute mucho en el seno de las iglesias cuál es el ministerio más importante, si el de la predicación del evangelio o el de ayuda al que necesita.  “El Nuevo Testamento no presenta esta dicotomía; al contrario, ve al ministerio de la Iglesia como un todo, donde los dos se deben cumplir al mismo tiempo”, indicó.

El pastor bautista participó con otros líderes cristianos en una reunión que abordó el tema “Ministerio, Carisma y Poder”, organizada por la Comunidad de Reflexión y Espiritualidad Evangélica (CREE), que se llevó a cabo el pasado 30 de junio en esta ciudad, con los auspicios del Consejo Latinoamericano de Iglesias, La Fraternidad Teológica Latinoamericana y Visión Mundial.
El rector del Seminario Teológico Bautista, Oscar Pereira, destacó que “el carisma se debe dar con poder”, argumentando que ambos son necesarios para la misión y quehacer de la iglesia cristiana, como organismo operante de Jesús en el mundo.
El sociólogo metodista Arturo Chacón y consejero del CREE, advirtió que al establecer sólo el carisma como fuente de poder, se corre el peligro de dejar fuera importantes aspectos que se relacionan con el ministerio, pues el carisma aparece flanqueado por otras fuentes de poder, como son la legal y la tradición..
Explicó que la fuente legal da origen a la configuración de la institución, válido tanto al interior como fuera del ministerio, mientras la tradición, corresponde al desarrollo y la implantación de una cultura, en la cual se encuentra el ministerio evangélico.
Carlos Cardoza, estudiante de Teología de la Alianza Cristiana y Misionera, expresó sus inquietudes con respecto al poder. “¿Cuán dispuesto estamos a democratizar el poder en nuestras iglesias?, preguntó, tras agregar que el tema no sólo implica generar instancias  de democratización de la labor teológica, sino también respecto a la administración de los bienes y toma de decisiones.
Fuente: ALC
 

15 Jul '06

Deja un comentario

*