PREMIO DERECHOS HUMANOS DE LA ALIANZA BAUTISTA MUNDIAL


PREMIO DERECHOS HUMANOS DE LA ALIANZA BAUTISTA MUNDIAL

Gustavo Parajón, fundador del Consejo de Iglesias Evangélicas Pro Alianza Denominacional (CEPAD) y uno de los líderesevangélicos más influyentes de Nicaragua, recibirá en julio próximo el Premio de Derechos Humanos 2006 otorgado por la Alianza Bautista Mundial (ABM).

La ABM, que reúne a 214 convenciones y asociaciones bautistas con más de 34 millones de fieles en el mundo, acordó entregar el premio de este año a Gustavo Parajón por su aporte a la reconciliación y la paz en Nicaragua, así como por el intenso trabajo pastoral y social que ha impulsado por más de 40 años.

Denton Lotz, secretario general de la ABM, anunció que a partir de 2006, el Concilio General de la Alianza ha decidido entregar el premio anualmente para reconocer a aquellos bautistas que han luchado por la libertad y la justicia en el mundo.

Entre los galardonados, en los últimos años, figuran el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter y la misionera estadounidense, Lauran Bethell. La entrega del premio se llevará a cabo en México, durante la reunion anual del Concilio de la ABM, a celebrarse del 3 al 8 de julio próximo.

Entrevistado por ALC, Gustavo Parajón, 70 años, agradeció a la ABM por la distinción y dijo que la compartía con el pueblo de Nicaragua y con los comités de pastores del CEPAD. El trabajo en el campo de los derechos humanos ha sido posible por las iglesias, pastores y líderes comunales que apoyaron las comisiones de Paz, afirmó.

Médico de profesión y pastor de la Primera Iglesia Bautista de Managua, Parajón es uno de los 16 vice-presidentes de la ABM durante el periodo 2006-2010. Además de fundar el CEPAD, a raíz del terremoto de 1972 que destruyó Managua, ha sido firme impulsor del Proyecto de Vacunación y Desarrollo Comunal de Nicaragua (PROVADENIC), organismo que trabaja en el área de atención primaria de la salud.

En la década de l980 del siglo pasado, fue nombrado por la Presidencia de la República miembro de la Comisión Nacional de Reconciliación, junto con el cardenal Miguel Obando y Bravo, ex-arzobispo católico de Managua. Es fundador de las Comisiones de Paz en Nueva Guinea, ciudad a 300 kilómetros al sureste de la capital, escenario de la guerra que se libró a mediados de los 80 entre el Ejército y la resistencia anti sandinista.

La información sobre el premio otorgado al líder bautista circuló rápidamente entre líderes de las iglesias, quienes dijeron que dicha distinción era un orgullo para el pueblo evangélico de Nicaragua y sobre todo para los bautistas

Fuente:ALC/ Por Trinidad Vásquez
 
5 May '06

Deja un comentario

*