ORACION POR RODOLFO GALIZIA

Sigamos orando por nuestro hermano Rodolfo Galizia, quien dirige la Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo.

En el último informe les dije que el tumor en el páncreas se había reducido a la mitad. Sin embargo, los nódulos en el hígado, si bien muchos habían desaparecido, los que quedaban habian aumentado su tamaño. Fue así que le ordenaron tres sesiones más de quimioterapia, la última de las cuales se llevó a cabo el día primero de marzo.
 
Generalmente, el día seis después de la quimioterapia se encontraba recuperando energía, pero esta vez no fue así sino que, los días siguientes a la última sesión (la número dieciseis) sufrió un gran decaimiento físico. Tal es así que tuvimos que llamar a la Emergencia Médica cuatro veces, en una de las cuales lo internaron en observación. En el hospital descubrieron que su páncreas estaba funcionando en forma descontrolada y había sufrido una hipoglicemia. Posteriormente tuvo análisis de sangre y una consulta con el oncólogo. El análisis reveló que el valor de la sustancia que genera el tumor se había elevado considerablemente, aún más que el valor que tenía cuando fue diagnosticada la enfermedad. Ahora el oncólogo está considerando agregar otra droga a la quimioterapia, pero previamente le dió pase al diabetólogo para controlar el problema del páncreas.
 
En este momento Rodolfo se encuentra en un régimen de Internación domiciliaria; ha sido sometido a otros exámenes y la opinión del médico internista es que probablemente haya contraído un virus debido a la baja de defensas durante el tratamiento.
 
A pesar de todas estas pruebas, continuamos firmes esperando en el Señor Todopoderoso. Nuestro ánimo a veces tiende a decaer pero nos anima saber que ustedes, queridos hermanos, están intercediendo por nosotros.
 
“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruídos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.” II Cor. 4:7-10
 
En el amor de Cristo,
 
Lina de Galizia
19 Mar '06

Deja un comentario

*