MEXICO

MÉXICO
Después de cuatro meses sigue sin solución conflicto entre evangélicos y católicos de Ixmiquilpan

Después de cuatro meses que se encendió la mecha en el poblado de San Nicolás, del municipio de Ixmiquilpan, estado de Hidalgo, las brasas del conflicto religioso que amenaza echar de esa
localidad a unas 44 familias evangélicas, permanecen aún prendidas.
“Solo hace falta que alguien venga a avivar la mecha”, dijo al diario El Universal, Guillermo Cano Hernández, representante de la iglesia evangélica de San Nicolás, tras afirmar que pese al tiempo transcurrido “no se ha llegado a ninguna solución”. Mientras tanto, se teme un enfrentamiento de mayores proporciones.
Los hechos se originaron el pasado 19 de agosto, tras el fallecimiento del líder evangélico Ponciano Rodríguez Escamilla, cuando el delegado de esa comunidad, mayoritariamente católica, Pedro Beltrán Ibarra, negó a los familiares el permiso para que fuera sepultado en el panteón local.
Tras el incidente, sobrevinieron varios anuncios por parte de los católicos de desalojar a las familias evangélicas, acusadas de no cumplir con sus contribuciones a la población y la prohibición a que construyan un templo.
El pasado 28 de agosto en una asamblea general, cerca de mil 200 vecinos católicos se reunieron “en el nombre de Dios”, y acordaron desalojar del pueblo a unos 250 evangélicos bajo el argumento de que “no son bienvenidos en el pueblo” porque no cumplen con las faenas ni pagan cuotas.
Estos actos de intolerancia provocaron la movilización de la Iglesia Evangélica a nivel nacional, mediante jornadas de oración y manifestaciones ante los gobiernos federal y estatal.
Para Cano Hernández, las costumbres del valle del Mezquital son parte del problema, ya que la comunidad que es católica por herencia “no acepta la llegada de nuevas iglesias y mucho menos que se construya un templo evangélico de oración”.
Dijo que los evangélicos cuentan con los permisos de las autoridades estatales y federales. “La incomodidad del delegado (Pedro Beltrán) fue porque no se le solicitó permiso a él, indicó.
Los evangélicos han sido tomados como “carne de cañón” desde 1940 por los católicos de San Nicolás, explicó Cano Hernández, utilizándolos para exigir beneficios personales y de la comunidad.
Por su parte, el delegado de la comunidad, Pedro Beltrán, aseguró que “en San Nicolás no hay conflicto”. Como prueba de ello, indicó, hace un par de semanas se permitió que un evangélico sea sepultado en el panteón local, después de que sus familiares presentaron los recibos de las contribuciones para el pueblo.
“Los católicos sólo piden lo justo, que los evangélicos cooperen para la fiesta religiosa del santo patrono San Nicolás y para las obras de la comunidad, precisó, haciendo la salvedad de que “claro, que no haya ningún templo”.

Fuente: ALC
1 Ene '06

Deja un comentario

*